La huel­ga de ham­bre per­fo­ra el in­de­pen­den­tis­mo

El País (Valencia) - - ESPAÑA - MI­GUEL NOGUER,

La fo­to­gra­fía re­sul­ta en­ga­ño­sa. Co­mo tan­tas de las co­sas que ocu­rren en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na des­de ha­ce me­ses, la ima­gen con la que la se­ma­na pa­sa­da los políticos in­de­pen­den­tis­tas en­car­ce­la­dos com­pa­re­cie­ron jun­tos —los sie­te hom­bres, no las dos mu­je­res, que se en­cuen­tran se­pa­ra­das en pri­sio­nes di­fe­ren­tes— ofre­cía una ima­gen de uni­dad que dis­ta mu­cho de la reali­dad. Co­mo mí­ni­mo en lo po­lí­ti­co y en lo que a es­tra­te­gia se re­fie­re pa­ra afron­tar el com­pli­ca­do jui­cio por el pro­cés que tie­ne pre­vis­to arran­car en enero.

Si el in­de­pen­den­tis­mo lle­va años ha­cien­do de una su­pues­ta uni­dad de ac­ción su prin­ci­pal ba­za, sus di­fe­ren­tes par­ti­dos —y bue­na par­te de los pre­sos— es­tán hoy más le­jos que nun­ca de es­ta lu­cha uni­ta­ria. La huel­ga de ham­bre que cua­tro de ellos em­pe­za­ron ha­ce nue­ve días no ha he­cho más que am­pliar es­ta dis­tan­cia. Las vías de co­mu­ni­ca­ción reales en­tre los dos gran­des par­ti­dos es­tán prác­ti­ca­men­te ro­tas. Y es que la pro­tes­ta de los pre­sos, una de las más drás­ti­cas que un en­car­ce­la­do pue­de lle­var a ca­bo, se en­tre­mez­cla con una lu­cha fra­tri­ci­da pa­ra li­de­rar el es­pa­cio in­de­pen­den­tis­ta que mu­chos, y par­ti­cu­lar­men­te Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lu­ña (ERC) vi­ven par­ti­cu­lar­men­te mal.

“La huel­ga de ham­bre, que res­pe­ta­mos pe­ro no com­par­ti­mos, es la úl­ti­ma es­tra­te­gia que se han sa­ca­do de la man­ga pa­ra pre­sio­nar­nos a su­mar­nos a una úni­ca can­di­da­tu­ra en las elec­cio­nes que vie­nen; no lo lo­gra­rán”. Quien lo afir­ma es un di­ri­gen­te de ERC muy pró­xi­mo al pre­si­den­te del par­ti­do, Oriol Jun­que­ras. Los que pro­ta­go­ni­zan es­ta pro­tes­tas son los miem­bros de Junts per Ca­ta­lun­ya Jor­di Sàn­chez, Jor­di Tu­rull, Jo­sep Rull y Quim Forn. En cam­bio, no la se­cun­da na­die de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, co­men­zan­do por Jun­que­ras y aca­ban­do por Car­me For­ca­dell, Do­lors Bas­sa y Raül Ro­me­va. Es­que­rra con­si­de­ra po­co más que inú­til es­ta ac­ción, y so­bre to­do la ve “ex­tem­po­rá­nea”. “Ni es el mo­men­to opor­tuno pa­ra ha­cer una ac­ción de tal ca­li­bre ni ten­drá el efec­to que bus­can so­bre el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal”, ex­pli­ca otra fuen­te de ERC, en es­te ca­so uno de los di­ri­gen­tes

El con­trol po­lí­ti­co de la ca­pi­tal ca­ta­la­na es la pró­xi­ma gran ba­ta­lla

pro­ce­sa­dos tam­bién en la cau­sa del pro­cés.

El mo­ti­vo ofi­cial que los im­pul­so­res de la huel­ga de ham­bre han da­do pa­ra lle­var­la a ca­bo es el de de­nun­ciar la de­mo­ra del Cons­ti­tu­cio­nal en re­sol­ver los di­fe­ren­tes re­cur­sos de am­pa­ro que los pre­sos for­ma­li­za­ron me­ses atrás pa­ra pe­dir su li­ber­tad. El pre­si­den­te ca­ta­lán, Quim To­rra, de la mis­ma ór­bi­ta que los cua­tro pre­sos en huel­ga lo ver­ba­li­za así: “El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol con­ti­núa di­la­tan­do el pro­ce­so de re­cur­so de los pre­sos políticos con­tra su pri­sión pre­ven­ti­va por­que sa­ben que es un pa­so pre­vio a un re­cur­so su­pe­rior an­te los tri­bu­na­les eu­ro­peos”.

El TC tie­ne en­ci­ma de la me­sa una trein­te­na de re­cur­sos de los pre­sos in­de­pen­den­tis­tas. Co­men­za­rá a de­ba­tir­los es­ta se­ma­na pe­ro no cul­mi­na­rá el tra­ba­jo has­ta en­tra­do el mes de enero, han ex­pli­ca­do fuen­tes del Al­to tri­bu­nal. De ser así, y si los pre­sos no ce­jan en su em­pe­ño, po­drían alar­gar la huel­ga un mí­ni­mo de un mes más, lo que ten­dría con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles pa­ra su salud. Los ac­ti­vis­tas ni con­fir­man ni des­mien­ten que va­ya a ser así. “Ha­ré la huel­ga el tiem­po que con­si­de­re que ten­go que ha­cer­la; no me he fi­ja­do ni un mí­ni­mo ni un má­xi­mo”, ase­gu­ró es­ta se­ma­na Jor­di Sàn­chez en una en­tre­vis­ta por es­cri­to en la emi­so­ra RAC-1. Sí de­jó cla­ra una co­sa: no la quie­re lle­var has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. “No quie­ro ser el Bobby Sands ca­ta­lán”, di­jo en re­fe­ren­cia al lí­der del Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés fa­lle­ci­do en 1981 tras una huel­ga de ham­bre de 66 días en la cár­cel.

Fue­ra de las pa­re­des de la pri­sión, es­ta pro­tes­ta ha to­ma­do un ca­riz de lu­cha po­lí­ti­ca en­tre in­de­pen­den­tis­tas. La huel­ga lle­ga en un mo­men­to de máxima de­bi­li­dad del es­pa­cio que un día ocu­pó Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca, que des­pués he­re­dó Junts per Ca­ta­lun­ya y que aho­ra el ex­pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont quie­re pa­ra La Cri­da, su em­brión de par­ti­do po­lí­ti­co que as­pi­ra a aglu­ti­nar to­do el in­de­pen­den­tis­mo. Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, que pre­ten­de lo mis­mo y a la que las en­cues­tas elec­to­ra­les le son­ríen, se re­sis­te co­mo ga­to pan­za arri­ba. Los re­pu­bli­ca­nos, a di­fe­ren­cia de Puig­de­mont, To­rra y sus fie­les quie­ren re­ple­gar el in­de­pen­den­tis­mo pa­ra co­ger fuer­zas: dar un pa­so atrás en la vía uni­la­te­ral pa­ra su­mar fuer­zas y lo­grar un re­fe­rén­dum acor­da­do con el Es­ta­do, es­ta vez sin fi­jar­se pla­zos.

La huel­ga de ham­bre tam­bién es­tá pre­sen­te en es­tas es­tra­te­gias. Un gru­po de dipu­tados fie­les a To­rra y Puig­de­mont, uni­dos ba­jo el se­llo Junts per la Re­pú­bli­ca, pu­bli­ca­ba es­ta se­ma­na un co­mu­ni­ca­do que pe­día sin am­ba­ges el so­me­ti­mien­to de to­do el in­de­pen­den­tis­mo a la es­tra­te­gia del ex­pre­si­den­te hui­do en Bru­se­las. “La ac­ción po­lí­ti­ca so­be­ra­nis­ta re­cla­ma uni­dad en­torno a La Cri­da. El re­to más im­por­tan­te de los pró­xi­mos me­ses es su­mar el má­xi­mo nú­me­ro de al­cal­días y en es­pe­cial re­cu­pe­rar Bar­ce­lo­na”, re­za la no­ta tras ex­pre­sar su apo­yo a los pre­sos que es­tán en huel­ga. En una línea pa­re­ci­da se han ex­pre­sa­do lí­de­res de opinión pró­xi­mos a Puig­de­mont, co­mo la pe­rio­dis­ta Pilar Raho­la. “La huel­ga de­be­ría ha­cer re­fle­xio­nar se­ria­men­te a los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. Bas­ta de lu­chas cai­ni­tas”.

Es­que­rra re­sis­te a la pre­sión. Al me­nos de mo­men­to. Y sus di­ri­gen­tes se mues­tran fir­mes en su re­cha­zo a re­pe­tir can­di­da­tu­ras con­jun­tas con los con­ver­gen­tes y sus he­re­de­ros. “Ya lo hi­ci­mos en su día y los re­sul­ta­dos dan pa­ra lo que dan”, re­fle­xio­na un miem­bro de la eje­cu­ti­va del par­ti­do. Aho­ra su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es, ade­más de fi­jar una es­tra­te­gia ju­rí­di­ca que ami­no­re los da­ños con­tra sus lí­de­res pro­ce­sa­dos, cre­cer por la iz­quier­da in­cor­po­ran­do a sec­to­res pró­xi­mos a los co­mu­nes, la for­ma­ción de la al­cal­de­sa Ada Co­lau. De ahí que re­cha­cen de plano su­mar­se a una lis­ta con­jun­ta in­de­pen­den­tis­ta pa­ra las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les en Bar­ce­lo­na. Con o sin huel­ga de ham­bre, el con­trol po­lí­ti­co de la ca­pi­tal ca­ta­la­na es la pró­xi­ma gran ba­ta­lla del in­de­pen­den­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.