Un fascista cual­quie­ra

El País (Valencia) - - ESPAÑA -

Car­los Gar­cía Ju­liá se fu­gó de la justicia es­pa­ño­la en 1994, cuan­do le que­da­ban por cum­plir unos diez años de cár­cel efec­ti­vos de la lar­ga con­de­na, de ca­si dos­cien­tos años, que le ha­bía caí­do por ser uno de los au­to­res ma­te­ria­les del ase­si­na­to múl­ti­ple de los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas de la ca­lle Ato­cha de Ma­drid en enero de 1977.

Gar­cía Ju­liá te­nía 24 años cuan­do lle­vó a ca­bo la “ha­za­ña” que de­jó un sal­do de cin­co muer­tos y cua­tro he­ri­dos muy gra­ves. Has­ta en­ton­ces, no ha­bía na­da des­ta­ca­ble en su es­cue­ta bio­gra­fía, sal­vo que ha­bía lle­va­do con un por­te mi­li­tar im­pe­ca­ble una ban­de­ra en un ac­to pre­si­di­do por Blas Pi­ñar, un no­ta­rio que en aquel mo­men­to di­ri­gía la or­ga­ni­za­ción Fuer­za Nue­va, de ex­tre­ma de­re­cha.

Car­los Gar­cía Ju­liá fre­cuen­ta­ba a ti­pos co­mo Jo­sé Fer­nán­dez Ce­rrá y el fun­cio­na­rio Ig­na­cio Al­ba­la­de­jo, o un an­ti­guo miem­bro de la Di­vi­sión Azul, Leo­ca­dio Ji­mé­nez Ca­ra­va­ca. Se les iban las ho­ras to­man­do ca­ñas jun­tos en las in­me­dia­cio­nes del Sin­di­ca­to del Trans­por­te, pre­si­di­do por Juan Gar­cía Ca­rrés.

Se­gún au­men­ta­ba el ni­vel al­cohó­li­co de las fran­ca­che­las, iban me­nu­dean­do los vi­vas a Es­pa­ña y las bra­va­tas que so­lían que­dar en el ai­re. Ahí so­lían que­dar­se, has­ta que se cru­zó en sus vi­das una huel­ga del Trans­por­te que los di­ri­gen­tes ma­fio­sos del Sin­di­ca­to Ver­ti­cal no po­dían con­tro­lar. Un hom­bre, mi­li­tan­te de las en­ton­ces ile­ga­les Co­mi­sio­nes Obre­ras, Joa­quín Na­va­rro, fue iden­ti­fi­ca­do por el Sin­di­ca­to co­mo el di­ri­gen­te de la pro­tes­ta. Y el si­nies­tro gru­po de ami­go­tes pa­trio­tas re­ci­bió el encargo, pa­ga­do, de es­car­men­tar­le de al­gu­na ma­ne­ra.

Eran ma­los co­mo pis­to­le­ros. To­do lo que si­guió al encargo fue una su­ce­sión de cha­pu­zas, san­grien­tas, pe­ro cha­pu­zas. Joa­quín Na­va­rro es­ca­pó, sin sa­ber­lo, del ata­que, y cua­tro abo­ga­dos y un em­plea­do del des­pa­cho, que ase­so­ra­ba a los huel­guis­tas, que­da­ron muer­tos acri­bi­lla­dos a ba­la­zos.

Los au­to­res ma­te­ria­les de los fu­si­la­mien­tos fue­ron Jo­sé Fer­nán­dez Ce­rrá y

Car­los Gar­cía Ju­liá. Los dos ac­tua­ron con gran san­gre fría y so­bre­pa­sa­ron las ins­truc­cio­nes re­ci­bi­das de es­car­men­tar a Na­va­rro. ¿Pe­ro quién po­día de­jar pa­sar sin ha­cer na­da al Es­ta­do Ma­yor de la ame­na­za co­mu­nis­ta que ora­do­res en­cen­di­dos co­mo Blas Pi­ñar y otros de­nun­cia­ban cons­tan­te­men­te?

Gar­cía Ju­liá des­cu­brió esa no­che que ma­tar no es tan di­fí­cil, si se tie­nen los in­cen­ti­vos, las ar­mas y los re­cur­sos ne­ce­sa­rios. Y él te­nía to­das esas co­sas. So­bre to­do, te­nía el su­fi­cien­te de­seo de dis­pa­rar con­tra co­mu­nis­tas de car­ne y hue­so. Que se se­pa, no ha re­pe­ti­do.

Des­pués de su con­de­na, su es­tan­cia en pri­sión y su fu­ga, su vi­da se con­vir­tió en la de un de­lin­cuen­te de po­ca mon­ta. Al­gu­nas dro­gas, al­gu­na fu­ga más, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, y un em­pleo de con­duc­tor asa­la­ria­do en São Pau­lo, co­mo el de los hom­bres a los que que­ría re­pri­mir en Es­pa­ña.

Era so­lo un fascista cual­quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.