El mo­na­gui­llo de­nun­ció el ca­so por mie­do al si­da

El País (Valencia) - - SOCIEDAD -

mas y en la fal­ta de res­pues­tas más con­tun­den­tes, y por eso pe­di­mos per­dón”.

Pa­ra Gema Va­ro­na, ex­per­ta en abu­sos de me­no­res y pre­si­den­ta de la So­cie­dad Vas­ca de Vic­ti­mo­lo­gía, ha si­do una con­duc­ta to­tal­men­te anó­ma­la y “vergonzosa”. Va­ro­na lle­va años in­ves­ti­gan­do los abu­sos en la Igle­sia ca­tó­li­ca y es­tá ela­bo­ran­do el pri­mer es­tu­dio en Es­pa­ña so­bre el te­ma. “Es una prác­ti­ca de la Igle­sia ca­tó­li­ca do­cu­men­ta­da en mu­chos paí­ses, co­mo Alemania y Bél­gi­ca. Lo per­ver­so es que es una ma­ne­ra de que los abu­sa­do­res con­ti­núen abu­san­do, por­que en es­tas per­so­nas siem­pre hay una con­ti­nui­dad, sue­len se­guir, y más aún si no ha ha­bi­do un tra­ta­mien­to y me­di­das ade­cua­das. Es­tá en­tre los erro­res más gra­ves por los que la Igle­sia de­be­rá pe­dir per­dón al­gún día”.

David con­tra Go­liat

Es­ta ex­per­ta, que ha en­tre­vis­ta­do a de­ce­nas de víctimas, se­ña­la que al saber que sus agre­so­res han si­do en­via­dos a otra par­te les due­le mu­cho, “por­que lo úni­co que le preo­cu­pa a quien lo ha su­fri­do es que no se vuel­va a re­pe­tir, pe­ro les mandan a lu­ga­res con con­di­cio­nes más pro­pi­cias pa­ra sus de­li­tos”. Sub­ra­ya que, en los paí­ses de des­tino, la Igle­sia sue­le te­ner un po­der aún ma­yor, los pe­de­ras­tas tie­nen ac­ce­so a fa­mi­lias con ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad y la justicia lo­cal es me­nos efi­cien­te.

Pa­ra Jo­sé Ra­món Juá­rez, psi­có­lo­go y pe­ri­to en al­gu­nos de los ca­sos de abu­sos juz­ga­dos en Chi­le, no so­lo hay que con­si­de­rar la di­fi­cul­tad de la víc­ti­ma pa­ra de­nun­ciar, sino la in­fe­rio­ri­dad del abu­sa­do fren­te a la Igle­sia. “Pa­ra la víc­ti­ma no es so­lo David con­tra Go­liat, es ca­si David con­tra el re­pre­sen­tan­te de Dios”, ex­pli­ca. Juá­rez, es­pe­cia­lis­ta en abu­sos en La­ti­noa­mé­ri­ca y miem­bro de la aso­cia­ción ca­ta­la­na Mans Pe­ti­tes, sub­ra­ya que las je­rar­quías ecle­siás­ti­cas sue­len te­ner más in­fluen­cia en es­tos paí­ses, “bien por la gran di­fe­ren­cia en­tre cla­ses so­cia­les o por la fuer­te pre­sen­cia social que po­seen por sus nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des de ca­ri­dad, lo que se tra­du­ce en una ma­yor im­pu­ni­dad”.

En 2002, cuan­do co­men­zó el es­cán­da­lo de los abu­sos en la Igle­sia, uno de los pri­me­ros li­bros pu­bli­ca­dos en Es­pa­ña so­bre el fe­nó­meno ya apun­ta­ba to­do. Pe­pe Ro­drí­guez, coor­di­na­dor de la Fa­cul­tad de Cien­cias de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, es­cri­bía en Pe­de­ras­tia en la Igle­sia ca­tó­li­ca (Edi­cio­nes B): “A un cu­ra que abu­sa se­xual­men­te de me­no­res se le sue­le tras­la­dar a pa­rro­quias ca­da vez más hu­mil­des —ba­jo la creen­cia de que la gen­te con es­ca­sos me­dios eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les so­por­ta me­jor los abu­sos y no tie­ne re­cur­sos ni cre­di­bi­li­dad pa­ra en­fren­tar­se a la Igle­sia—, aun­que, cuan­do el es­cán­da­lo co­mien­za a es­ta­llar, o ame­na­za con ha­cer­lo, es muy co­mún en­viar al clé­ri­go a otro país. El des­tino más ha­bi­tual del cle­ro pe­dó­fi­lo es­pa­ñol es La­ti­noa­mé­ri­ca”.

Si co­no­ce al­gún ca­so de abu­sos, es­crí­ba­nos con su de­nun­cia a Jor­di Ignasi Se­na­bre, pá­rro­co de Po­lin­yà, en Bar­ce­lo­na, des­apa­re­ció tras ser acu­sa­do de abu­sar de un me­nor de 13 años en 1988, con una pe­ti­ción de cin­co años de cár­cel, y nun­ca más se ha vuel­to a saber de él. La Au­dien­cia ca­ta­la­na le lla­mó a de­cla­rar en oc­tu­bre de 1991 y no se pre­sen­tó. El ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na ar­gu­men­tó que ha­bía sa­li­do del país “de mi­sio­nes”, pe­ro no acla­ró na­da más. No hu­bo más no­ti­cias de su pa­ra­de­ro has­ta que Se­na­bre fue arres­ta­do en enero de 1994 en Uru­guay, don­de ha­bía en­tra­do con un vi­sa­do tu­rís­ti­co. Es­pa­ña pi­dió su ex­tra­di­ción el 4 de mar­zo de ese año, pe­ro fue de­ne­ga­da en ju­nio. El país sud­ame­ri­cano no lle­gó ni a con­tes­tar, se­gún el Mi­nis­te­rio de Justicia. El cu­ra que­dó li­bre y se per­dió su pis­ta. Has­ta hoy. EL PAÍS lo ha lo­ca­li­za­do en la dió­ce­sis de San­to Do­min­go de los Co­lo­ra­dos, en Ecua­dor. Siem­pre es­tu­vo allí, y el ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na siem­pre lo su­po: lo man­dó la pro­pia dió­ce­sis en 1990 tras en­viar una so­li­ci­tud por car­ta, se­gún con­fir­ma el vi­ca­rio ge­ne­ral de San­to Do­min­go, Ga­lo Ro­ba­lino. Con­tac­ta­do te­le­fó­ni­ca­men­te por es­te pe­rió­di­co, Se­na­bre cuel­ga al saber que se tra­ta de un pe­rio­dis­ta es­pa­ñol: “Se equi­vo­ca us­ted”.

El vi­ca­rio de la dió­ce­sis ecua­to­ria­na, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, mues­tra su cons­ter­na­ción y sor­pre­sa por los antecedentes de Se­na­bre, que en al­gu­nos do­cu­men­tos apa­re­ce co­mo “Sa­na­bre”. Es­tá ju­bi­la­do des­de ha­ce cin­co años y ha ejer­ci­do co­mo cu­ra en es­ta lo­ca­li­dad, a 150 ki­ló­me­tros de Qui­to. “Es­ta no­ti­cia me cae de sor­pre­sa, me en­te­ro por us­ted, du­do mu­cho de que nos in­for­ma­ran de su si­tua­ción, no creo que el obis­po de en­ton­ces, don Emi­lio Steh­le, lo hu­bie­ra per­mi­ti­do, pe­ro va­mos a mi­rar la car­pe­ta de es­te sa­cer­do­te a ver qué hay”, ex­pli­ca. Al con­tra­rio que la ma­yo­ría de las dió­ce­sis es­pa­ño­las con­tac­ta­das an­te ca­sos de abu­sos, es­te vi­ca­rio co­la­bo­ra sin ti­tu­beos en acla­rar lo ocu­rri­do. Abre la car­pe­ta del ex­pe­dien­te de Se­na­bre y en­cuen­tra la car­ta en­via­da por el obis­pa­do de Bar­ce­lo­na, fe­cha­da en 1990: “Le con­fir­mo que aquí no di­ce na­da, na­da, de la de­nun­cia con­tra él en Es­pa­ña, so­lo es la so­li­ci­tud de que le aco­ja­mos”.

Bar­ce­lo­na cam­bió de ar­zo­bis­po jus­to ese año, en mar­zo de 1990, con la mar­cha de Nar­cís Ju­bany y la lle­ga­da de Ri­card Ma­ria Car­les. Por tan­to, al me­nos tres obis­pos de la ciu­dad des­de 1990, to­dos ellos car­de­na­les —Car­les, Lluis Mar­tí­nez Sis­tach y el ac­tual, Juan Jo­sé Ome­lla—, han sa­bi­do del pa­ra­de­ro de es­te sa­cer­do­te. El ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na se ha ne­ga­do a acla­rar a es­te pe­rió­di­co cuá­les fue­ron las cir­cuns­tan­cias de la fu­ga de Se­na­bre

Lo­ca­li­za­do en Ecua­dor el sa­cer­do­te, que fue en­via­do de mi­sio­nes pa­ra evi­tar un jui­cio por abu­sos y ha es­ta­do 28 años ocul­to. La ar­chi­dió­ce­sis sa­bía de su pa­ra­de­ro

El ni­ño de 13 años que acu­só de abu­sos a Jor­di Ignasi Se­na­bre en 1988 lo hi­zo an­te el te­mor de ha­ber con­traí­do el si­da. Es­cu­chó una char­la en el co­le­gio so­bre la en­fer­me­dad, vio que te­nía unos gra­nos en la es­pal­da y en­ton­ces de­ci­dió con­tar a sus pa­dres lo ocu­rri­do, se­gún re­ve­ló el su­ma­rio del ca­so. La fa­mi­lia de­ci­dió en­ton­ces pre­sen­tar una de­nun­cia con­tra el sa­cer­do­te, que te­nía unos 40 años, por más de una de­ce­na de agre­sio­nes.

Se­gún cuen­ta el coor­di­na­dor de la Fa­cul­tad de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, Pe­pe Ro­drí­guez, en su li­bro de 2002 Pe­de­ras­tia en la Igle­sia ca­tó­li­ca, el ca­so hi­zo que el ar­zo­bis­pa­do ce­rra­ra fi­las en de­fen­sa del cu­ra y la víc­ti­ma “tu­vo que so­por­tar un sin­fín de agre­sio­nes mo­ra­les, ins­ti­ga­das des­de el cle­ro”. Dos miem­bros de la aso­cia­ción de pa­dres del co­le­gio don­de es­tu­dia­ba el ni­ño sa­lie­ron in­clu­so en de­fen­sa del sa­cer­do­te con un do­cu­men­to en el que ata­ca­ban al me­nor y le des­acre­di­ta­ban: “Es un mu­cha­cho con­flic­ti­vo, de­bi­do a su ca­rác­ter dís­co­lo, ines­ta­ble y vio­len­to, sien­do mo­ti­vo de que­ja por par­te del pro­fe­so­ra­do por es­tas cau­sas y por su ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar”. Por el con­tra­rio, la di­rec­to­ra del co­le­gio, una mon­ja car­me­li­ta, de­fen­dió al ni­ño co­mo “el más inocen­te de la cla­se”. “El mo­sén ya sa­bía lo que se ha­cía; es­co­gió al más dé­bil pa­ra dar rien­da suel­ta a sus miserias”, sen­ten­ció. y su ac­tua­ción en es­te ca­so. Hay mu­chas pre­gun­tas por res­pon­der: por qué se le per­mi­tió sa­lir del país con un pro­ce­so abier­to, dón­de ha es­ta­do has­ta aho­ra, por qué no se ha in­for­ma­do a las au­to­ri­da­des de su pa­ra­de­ro, por qué no le ha abier­to un pro­ce­so ca­nó­ni­co... El ar­zo­bis­pa­do se ha li­mi­ta­do a res­pon­der con una fra­se: “El ex­mi­sio­ne­ro Jor­di Se­na­bre tie­ne un pro­ce­so en cur­so en Ro­ma reabier­to el 16 de ju­nio de 2016, en la línea de to­le­ran­cia ce­ro ma­ni­fes­ta­da por la San­ta Se­de”.

Reaper­tu­ra del ca­so Fuen­tes de ór­ga­nos de Tu­te­la de Me­no­res va­ti­ca­nos con­fir­man que la San­ta Se­de ha re­vi­sa­do en los úl­ti­mos años mu­chos ca­sos an­ti­guos que no ha­bían si­do ges­tio­na­dos co­rrec­ta­men­te por los obis­pos, que no ha­bían avan­za­do por fal­ta de tes­ti­mo­nios o que se ce­rra­ron en fal­so. El de Se­na­bre es uno de ellos. Pe­ro vis­to el es­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción, se ha he­cho ca­so omi­so de la in­sis­ten­cia del Va­ti­cano pa­ra abor­dar­lo des­de 2016.

Por su par­te, la dió­ce­sis de San­to Do­min­go, en Ecua­dor, con­fir­ma que en 2016 re­ci­bió una co­mu­ni­ca­ción del Va­ti­cano pa­ra que in­for­ma­ra so­bre Se­na­bre. El obis­po con­sul­tó a tres ve­te­ra­nos sa­cer­do­tes del lu­gar, cu­ya opinión fue po­si­ti­va, y en­vió la res­pues­ta a Ro­ma. “Pe­ro en es­tos años no he­mos te­ni­do ni un so­lo con­tac­to de la ar­chi­dió­ce­sis de Bar­ce­lo­na”, ase­gu­ra el vi­ca­rio.

Se­na­bre fue en­via­do en 1990 en mi­sión fi­dei do­num, fór­mu­la de las dió­ce­sis pa­ra pres­tar sa­cer­do­tes a otros paí­ses de for­ma tem­po­ral. Aun­que siem­pre per­ma­ne­cen in­car­di­na­dos en su obis­pa­do de ori­gen, que sa­be en to­do mo­men­to dón­de es­tán.

Fuen­tes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior se­ña­lan que ac­tual­men­te no hay una or­den de arres­to vi­gen­te con­tra es­te cu­ra, por­que pro­ba­ble­men­te el pro­ce­so no se ha man­te­ni­do abier­to. La Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na es­tá tra­tan­do de con­fir­mar­lo, pe­ro al tra­tar­se de un ca­so tan an­ti­guo la bús­que­da de in­for­ma­ción re­quie­re tiem­po. En to­do ca­so, lo más pro­ba­ble es que el de­li­to ha­ya pres­cri­to.

El arres­to en Uru­guay de Se­na­bre y su pos­te­rior pues­ta en li­ber­tad son bas­tan­te mis­te­rio­sos. La pren­sa lo­cal pu­bli­có en aquel mo­men­to que el en­ton­ces ar­zo­bis­po de Mon­te­vi­deo, Jo­sé Got­tar­di, ha­bía in­ter­ve­ni­do pa­ra ayu­dar­le e in­clu­so la dió­ce­sis pa­gó la fian­za pa­ra su li­ber­tad pro­vi­sio­nal. Por­ta­vo­ces de la dió­ce­sis de Mon­te­vi­deo ase­gu­ran que en sus ar­chi­vos no cons­ta nin­gu­na in­for­ma­ción, y no pue­den con­fir­mar ni des­men­tir na­da. Úni­ca­men­te se­ña­lan que el ca­so pu­do ges­tio­nar­se en otra dió­ce­sis, la de Ca­ne­lo­nes, pe­ro es­te obis­pa­do no ha da­do res­pues­ta a es­te pe­rió­di­co.

/ FRAN­CO ORIGLIA (GETTY)

Juan Jo­sé Ome­lla, ac­tual ar­zo­bis­po de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.