Mu­ñe­co con­ver­ti­do en Na­po­león

MAR­CE­LO GA­LLAR­DO

El País (Valencia) - - DEPORTES - JUAN I. IRI­GO­YEN,

Ayer, Mu­ñe­co; hoy Na­po­león. Ayer, ju­ga­dor de re­fe­ren­cia; hoy, en el po­dio de los en­tre­na­do­res más im­por­tan­tes de la his­to­ria de Ri­ver Pla­te. Siem­pre, Mar­ce­lo Ga­llar­do, ídolo de la hin­cha­da mi­llo­na­ria. “El mo­te de Mu­ñe­co sur­gió en un ron­do cuan­do re­cién em­pe­za­ba a en­tre­nar con el pri­mer equi­po. Te­nía ca­ra de ne­ne, ni un grano y me de­cían ‘ahí va el mu­ñe­qui­to’. Me que­dó pa­ra siem­pre”, re­cor­da­ba Ga­llar­do en El Grá­fi­co, an­tes de lle­gar al ban­qui­llo del Mo­nu­men­tal, an­tes de mu­tar en Na­po­león. “¿Por qué le di­cen Na­po­león?”, di­ce Ro­dol­fo D’Ono­frio, pre­si­den­te del club mi­llo­na­rio: “Es muy sim­ple. Era un mi­li­tar que con­ven­cía a sus tro­pas de la es­tra­te­gia de com­ba­te que te­nían que lle­var. Y así es Mar­ce­lo. Los ju­ga­do­res sa­len a la can­cha con­ven­ci­dos del plan. Des­pués pue­de sa­lir o no, pe­ro le creen”.

For­ma­do en la can­te­ra de Ri­ver, fue uno de los ni­ños mi­ma­dos de Da­niel Pas­sa­re­lla, jun­to a Or­te­ga, Al­mey­da y Cres­po, en­tre otros. Sal­tó rá­pi­do del Mo­nu­men­tal al pre­dio de Ezei­za y, an­tes lle­var su fút­bol ele­gan­te al Mó­na­co, ga­nó ocho tí­tu­los con el club mi­llo­na­rio, Li­ber­ta­do­res in­clui­da. Ju­gó dos Mun­dia­les (1998 y 2002). Y, ade­más de con Pas­sa­re­lla, tra­ba­jó ba­jo las ór­de­nes de Ra­món Díaz, Biel­sa, Sa­be­lla, Pe­lle­gri­ni y Des­champs.

“De los que más apren­dí fue de Sa­be­lla y Biel­sa. A Mar­ce­lo me hu­bie­se gus­ta­do ha­ber­lo te­ni­do de gran­de”, sue­le ex­pli­car el téc­ni­co de Ri­ver. Col­gó las bo­tas en Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo y, tras es­tre­nar­se co­mo téc­ni­co en el cua­dro cha­rrúa, en 2014 vol­vió al Mo­nu­men­tal.

Ya na­da se­ría igual en Ri­ver. Con el es­tig­ma del des­cen­so fres­co en la me­mo­ria, en el ba­rrio de Nú­ñez en­ton­ces me­ro­dea­ba cier­ta pe­sa­dum­bre, le­jos de la ima­gen del club po­ten­te, má­xi­mo ga­na­dor en Ar­gen­ti­na. “Ha­bía ju­ga­do con él, es mi ami­go. Te­nía la cer­te­za de que era el en­tre­na­dor in­di­ca­do pa­ra nues­tro pro­yec­to”, ex­pli­ca En­zo Fran­ces­co­li, di­rec­tor de­por­ti­vo. No se equi­vo­có. Ga­llar­do bus­ca­rá hoy igua­lar a Ra­món Díaz co­mo el téc­ni­co más ga­na­dor de la his­to­ria de Ri­ver, nue­ve tí­tu­los. “No me gus­ta ha­cer com­pa­ra­cio­nes, ca­da uno tie­ne su lu­gar. De­ja­rá mar­ca co­mo en­tre­na­dor. Es muy in­te­li­gen­te y tra­ba­ja­dor”, sub­ra­ya Fran­ces­co­li.

A Ga­llar­do le bas­ta­ron cua­tro años pa­ra re­cons­truir el or­gu­llo he­ri­do del Ri­ver. Su pre­sen­cia es trans­ver­sal, ca­paz de di­bu­jar en una ser­vi­lle­ta có­mo tie­ne que re­di­se­ñar­se la Ciu­dad De­por­ti­va co­mo de ma­ne­jar la agen­da de co­mu­ni­ca­ción. An­tes de ju­gar la vuel­ta de las se­mi­fi­na­les an­te el Gre­mio en Bra­sil (en la ida ca­yó 0-1), des­per­tó a la hin­cha­da: “Al­go pue­de pa­sar”.

Ri­ver dio vuel­ta a la his­to­ria en Por­to Ale­gre an­te el Gre­mio (1-2). Dio la ca­ra cuan­do se sus­pen­dió el duelo en el Mo­nu­men­tal, pe­ro des­de que lle­gó a Ma­drid se que­dó en si­len­cio. “No tie­ne la obli­ga­ción de ha­blar”, di­cen en el club. ¿Y quién se atre­ve a con­tra­de­cir a Ga­llar­do? Ya na­da mu­ñe­co, Na­po­león de un Ri­ver dis­pues­to con­quis­tar el Ber­na­béu.

/ GETTY

Ga­llar­do da ins­truc­cio­nes en un par­ti­do li­gue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.