La con­tra­dic­ción de Gui­ller­mo y Gus­ta­vo

BA­RROS-SCHE­LOT­TO

El País (Valencia) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES,

Cir­cuns­tan­cias del en­re­do bu­ro­crá­ti­co de la Con­me­bol han de­ter­mi­na­do que la vuel­ta de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res que se su­po­nía re­ser­va­ba a Ri­ver la con­di­ción de lo­cal, se sus­ti­tu­ya por con­si­de­rar a Bo­ca co­mo equi­po de ca­sa por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va. El re­pe­ti­do pri­vi­le­gio su­po­ne que el vestuario de Bo­ca se­rá el lu­jo­so vestuario lo­cal del Ber­na­béu y el ban­qui­llo que ocu­pa­rán los en­tre­na­do­res xe­nei­zes, Gui­ller­mo y Gus­ta­vo Ba­rros Sche­lot­to en com­pa­ñía de Ja­vier Val­de­can­tos, su pre­pa­ra­dor fí­si­co, se­rá la mis­ma hi­le­ra de asien­tos ta­pi­za­dos que ca­len­ta­ron Zi­da­ne, An­ce­lot­ti o Mou­rin­ho.

La ca­se­ta de Bo­ca amal­ga­ma la con­tra­dic­ción na­cio­nal ar­gen­ti­na. El pri­mer en­tre­na­dor, Gui­ller­mo, es un prag­má­ti­co que pre­fie­re el vér­ti­go al jue­go ela­bo­ra­do; mien­tras que su ayu­dan­te de cam­po, Gus­ta­vo, ca­sual­men­te su her­mano me­lli­zo, se de­cla­ra me­not­tis­ta y di­se­ña prác­ti­cas di­ri­gi­das a desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad pa­ra te­ner el con­trol del ba­lón. Uno ace­le­ra, el otro pi­sa el freno.

Cul­mi­na la ex­tra­ña tri­lo­gía Ja­vier Val­de­can­tos, cu­yo mé­to­do se opo­ne a la pré­di­ca fi­lo­só­fi­ca de Gus­ta­vo. Val­de­can­tos es após­tol de las doc­tri­nas del atle­tis­mo que los en­tre­na­do­res ale­ma­nes de los años 70 in­tro­du­je­ron en el fút­bol con cal­za­dor y que en­con­tra­ron en Ar­gen­ti­na el mer­ca­do más re­cep­ti­vo. Si­guien­do la an­ti­cua­da tra­di­ción ger­má­ni­ca, Val­de­can­tos se ha pa­sa­do la vi­da for­zan­do a los ju­ga­do­res a su­bir mon­ta­ñas de are­na o a ti­rar de tri­neos co­rrien­do por la hier­ba en ago­ta­do­ras se­sio­nes en las que la pe­lo­ta se con­vier­te en una nos­tal­gia. La con­se­cuen­cia es ló­gi­ca. El jue­go de Bo­ca, en­ten­di­do co­mo or­den co­lec­ti­vo, re­sul­ta ín­ti­ma­men­te in­des­ci­fra­ble.

Gui­ller­mo se en­co­ge de hom­bros. Ad­vier­te de que sin Ga­go, en­ve­je­ci­do y con­va­le­cien­te de una le­sión, no hay ele­men­tos pa­ra eso que en Ar­gen­ti­na lla­man “te­nen­cia”, es de­cir, con­trol del jue­go me­dian­te la po­se­sión del ba­lón. “El jue­go ha ido cam­bian­do con res­pec­to a la te­nen­cia”, di­ce. “Mien­tras Ga­go se re­cu­pe­ra el equi­po se ha im­pues­to de una for­ma más agre­si­va, más rá­pi­da en el ata­que, con me­nos ela­bo­ra­ción. Nos dio re­sul­ta­dos y he­mos apos­ta­do más por eso que por la te­nen­cia”.

Club com­pra­dor por ex­ce­len­cia, Bo­ca no jue­ga co­mo quie­re sino co­mo com­pra. Pues­to que el mer­ca­do ar­gen­tino no ofre­ce cen­tro­cam­pis­tas ase­qui­bles y sí mu­chos de­lan­te­ros, su es­ti­lo se sim­pli­fi­ca. Des­de 2016 Bo­ca ha si­do el club de Su­da­mé­ri­ca que más gas­tó: 40 mi­llo­nes de eu­ros.

Los me­lli­zos lo ad­mi­nis­tran el re­ma­te con as­tu­cia en un am­bien­te mar­ca­da­men­te com­pe­ti­ti­vo. Por com­pe­tir, se ba­ten ellos des­pués de ca­da en­tre­na­mien­to. Mano a mano, ce­le­bran un ri­tual sen­ci­llo des­de la línea del bor­de del área. Con por­te­ro. El que mete más go­les de una se­rie de 10, co­bra. El que pier­de, pa­ga. Los dos, in­de­fec­ti­ble­men­te, pa­re­cen me­nos di­ver­ti­dos que an­gus­tia­dos por el de­seo de ven­cer al igual.

/ AFP

Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to, en La Bom­bo­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.