El pe­nal­ti de De­lem

Ro­ma, por­te­ro de Bo­ca, de­tu­vo una po­lé­mi­ca pe­na máxima a Ri­ver en 1962

El País (Valencia) - - DEPORTES -

Mu­chos años des­pués de re­ti­ra­do, An­to­nio Ro­ma hi­zo una gi­ra por Asia con su mu­jer. En Is­rael se le acer­có un fran­cés que cha­pu­rrea­ba el es­pa­ñol:

—¿Es us­ted An­to­nio Ro­ma, el por­te­ro ar­gen­tino?

—Sí, se­ñor.

—Y dí­ga­me, ¿es cier­to o no que se ade­lan­tó en el pe­nal­ti de De­lem?

Has­ta tan le­jos, en la dis­tan­cia y el tiem­po, se en­con­tró Ro­ma los ecos de su ju­ga­da más fa­mo­sa, el pe­nal­ti que le pa­ró a De­lem el 9 de di­ciem­bre de 1962. En Ar­gen­ti­na aún se da vuel­tas a la ju­ga­da.

Era la pe­núl­ti­ma jor­na­da y Bo­ca y Ri­ver iban em­pa­ta­dos a 39 pun­tos. Se da­ba por se­gu­ro que el que ga­na­ra se­ría cam­peón. Bo­ca no lo era des­de 1954; Ri­ver, des­de 1957. El fút­bol ar­gen­tino es­ta­ba ali­caí­do tras sus fra­ca­sos en los Mun­dia­les de 1958 y 1962, y esos años sin tí­tu­los de Ri­ver y Bo­ca con­tri­buían a de­pri­mir el am­bien­te. El des­con­cier­to fue tal que lle­ga­ron a lle­nar­se de ex­tran­je­ros. Hu­bo un Clá­si­co en el que 10 de los 22 ju­ga­do­res lo fue­ron. Ri­ver lle­gó a te­ner una de­lan­te­ra de cin­co fo­rá­neos, en­tre ellos el es­pa­ñol Pe­pi­llo.

Aho­ra la mo­da re­mi­tía. Pa­ra es­te Clá­si­co só­lo ha­bía cua­tro, to­dos bra­si­le­ños: Or­lan­do y Va­len­tim, en Bo­ca; y De­lem y Ro­ber­to en Ri­ver. Or­lan­do y De­lem eran ín­ti­mos. So­lían ce­nar jun­tos los ma­tri­mo­nios.

La AFA de­sig­nó pa­ra ar­bi­trar el par­ti­do a Nai Foino, un ve­te­rano cer­ca de la re­ti­ra­da, que cu­rio­sa­men­te nun­ca ha­bía pi­ta­do un Clá­si­co. Era gran­do­te: 1,82m y 95 ki­los.

El par­ti­do em­pie­za con tan­teo y pier­na fuer­te. En esas, en el mi­nu­to 14, Eche­ga­ray, de­fen­sa de Ri­ver, in­ter­cep­ta un pa­se lar­go y le­jano de Mar­zo­li­ni. En lu­gar de sa­lir ju­gan­do, op­ta por ce­der a Carrizo, pe­ro Va­len­tim adi­vi­na la in­ten­ción, se lle­va la pe­lo­ta y Carrizo, en su sa­li­da, le de­rri­ba. Nai Foino se­ña­la in­fle­xi­ble el punto de pe­nal­ti. La Bom­bo­ne­ra can­ta: ¡Tim. Tim, Gol de Va­len­tim…!. Na­die du­da de que mar­ca­rá el tan­to. Era fa­ma que Va­len­tim te­nía al le­gen­da­rio Carrizo de hi­jo, co­mo se di­ce allá. Le ha­cía go­les siem­pre. Es­ta vez no pu­do ser me­nos: ba­lón pa­ra un la­do y Carrizo pa­ra el otro. 1-0 pa­ra Bo­ca.

Que­da mu­cho par­ti­do y se­rá un tos­tón. Bo­ca se cie­rra, Ri­ver ata­ca con cons­tan­cia y sin gra­cia. Mu­cho cór­ner, mu­cho ba­lón al­to, que Ro­ma des­cuel­ga con fa­ci­li­dad. Al­gún re­ma­te pe­li­gro­so, ca­da tan­to, y Ro­ma siem­pre es­tá ahí.

En el mi­nu­to 80, la gra­da de Ri­ver se en­fu­re­ce, por­que Sil­ve­ro ha de­rri­ba­do a Ar­ti­me cuan­do en­tra­ba en el área de Ro­ma, y el ár­bi­tro sa­ca la fal­ta fue­ra. Se ti­ra sin con­se­cuen­cias. Pe­ro en el 84’, hay un ba­lón des­de la de­re­cha al que en­tra Ar­ti­me en plan­cha y el Cho­lo Si­meo­ne (na­da que ver con el nues­tro), sal­ta con él y le des­pla­za. Pa­re­ce me­nos pe­nal­ti que lo an­te­rior, pe­ro al­go le de­bía de es­tar ro­yen­do al de ne­gro. Qui­zá com­pen­só.

Aho­ra es De­lem con­tra Ro­ma. El me­ta es­tá en su gran tar­de. Se con­cen­tra. De­lem es­tá muy gol­pea­do (per­de­rá la amis­tad con Or­lan­do por to­do lo que le pe­gó ese día), pe­ro es el más fia­ble de Ri­ver. Ro­ma le ha es­tu­dia­do por fo­to­gra­fías. De­lem es un dies­tro que sue­le lan­zar en la suer­te na­tu­ral, a la de­re­cha del por­te­ro, por aba­jo y muy co­lo­ca­do. Ro­ma pien­sa que en un día así no arries­ga­rá, que ha­rá la su­ya.

De­lem avan­za ha­cia el ba­lón y Ro­ma de un salto vi­si­ble ha­cia de­lan­te, achi­ca dos me­tros, y ahí es­tá cuan­do De­lem dis­pa­ra… ha­cia don­de Ro­ma sa­bía. Se es­ti­ra y to­ca el ba­lón, que que­da suel­to, pe­ro an­tes de que De­lem se reha­ga, lo ma­no­tea con tal fuer­za que lo man­da ca­si has­ta el ban­de­rín de cór­ner, cer­ca del cual sa­le del cam­po.

Y se or­ga­ni­za un pan­de­mó­nium. To­do Ri­ver ro­dea a Nai Foino, exi­gién­do­le que lo ha­ga re­pe­tir: “¿No vio? ¡Se ade­lan­tó dos me­tros!”. “¡Es­cu­chá, vie­jo, no te re­ti­rés con es­ta ca­gada, rec­ti­fi­cá!”. “¡Es una lo­cu­ra! ¿Có­mo po­dés de­ci­dir así un tí­tu­lo…?”.

Em­pie­zan a sal­tar afi­cio­na­dos, al­gu­nos a abra­zar a Ro­ma, otros al hu­mo de la dis­cu­sión. Tam­bién fo­tó­gra­fos, a los que cu­rio­sa­men­te la po­li­cía sa­cu­de ol­vi­dán­do­se de los pro­pios hin­chas, que lle­gan a ser cien­tos. Uno de Ri­ver se lle­ga al co­rro de Nai Foino y és­te, que le ve las in­ten­cio­nes, le re­ci­be con un pu­ñe­ta­zo tre­men­do que le ti­ra pa­tas arri­ba.

Des­de su ta­lla y su vo­lu­men, se im­po­ne por fin a los ju­ga­do­res de Ri­ver: “¡Ai­re, ai­re!”. “Les pi­to un pe­nal en la Bom­bo­ne­ra a seis del fi­nal, lo fa­llan ¿y quie­ren que lo re­pi­ta? ¡Pe­nal bien pa­tea­do es gol! ¡Pe­nal bien pa­tea­do es gol! ¡Pe­nal bien pa­tea­do es gol…!”. Así has­ta que se los qui­tó de en­ci­ma.

Hi­cie­ron fal­ta 11 mi­nu­tos pa­ra des­pe­jar el cam­po y sa­car el cór­ner, que, co­mo tan­tos, des­col­gó Ro­ma, el hé­roe de la no­che. Se ju­ga­ron los seis mi­nu­tos res­tan­tes, sin más. Bo­ca ga­nó 1-0. El do­min­go si­guien­te se pro­cla­ma­ría cam­peón.

Ro­ma re­ci­bió mu­chí­si­mos re­ga­los. De Al­ber­to J. Ar­man­do, pre­si­den­te de Bo­ca, el me­jor: un co­che ce­ro ki­ló­me­tros. Pe­ro pa­só el res­to de su vi­da con­tes­tan­do pre­gun­tas so­bre el pe­nal­ti de De­lem.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.