Lu­cas Her­nán­dez, es­guin­ce en la ro­di­lla de­re­cha

El País (Valencia) - - DEPORTES - GOR­KA PÉ­REZ,

Si en el fút­bol los go­les de­ter­mi­nan la pro­fun­di­dad de las vic­to­rias, en la reali­dad pa­ra­le­la que ro­dea el mun­do del ba­lón la can­ti­dad siem­pre en­tra en con­tra­dic­ción con la ca­li­dad. Es por eso por lo que si el Atlé­ti­co lo­gró go­lear ayer al Ala­vés por­que el mar­ca­dor re­fle­jó una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra se­me­jan­te con­si­de­ra­ción, la reali­dad es que la ca­li­dad del en­cuen­tro no al­can­zó co­tas so­bre­sa­lien­tes. Con el pi­ja­ma del prag­ma­tis­mo pues­to en­ci­ma, los ro­ji­blan­cos fir­ma­ron una vic­to­ria tan me­re­ci­da co­mo exa­ge­ra­da, ex­pri­mi­da a par­tir de una me­jor gestión de las opor­tu­ni­da­des, del buen ha­cer de sus me­jo­res fut­bo­lis­tas y sos­te­ni­da por ese col­chón de se­gu­ri­dad so­bre el que po­cos equi­pos han apren­di­do a des­can­sar me­jor que el de Si­meo­ne.

Se aga­rra­ron los ro­ji­blan­cos a su ver­sión más efec­ti­va, re­pi­tien­do en el cen­tro del cam­po a la dupla Ro­dri­go-Tho­mas que evi­den­cia una con­cep­ción ya asi­mi­la­da por Si­meo­ne e in­terio­ri­za­da den­tro del sis­te­ma de jue­go del equi­po. Am­bos ejer­cen de ba­rre­ra de­fen­si­va, y al mis­mo tiem­po ga­ran­ti­zan una sa­li­da lim­pia de ba­lón, pri­mor­dial pa­ra que to­do lo de­más flu­ya con nor­ma­li­dad. La ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción de los vo­lan­tes es­tá di­rec­ta­men­te con­di­cio­na­da a la so­li­dez de su retaguardia, pues no hay ca­rre­ra ha­cia ade­lan­te si que­da ro­pa por guar­dar.

El Ala­vés in­ten­tó rom­per esa vía con la in­ter­me­dia­ción de fut­bo­lis­tas no di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la ba­ta­lla fí­si­ca. Ibai, po­co brio­so en el cuer­po a cuer­po, es en cam­bio un valor in­te­re­san­te a la ho­ra de ge­ne­rar du­das en­tre lí­neas. Mien­tras Ma­nu, Pi­na y Wa­ka­so tra­ta­ban de es­qui­var los pea­jes, a Ibai so­lo le in­tere­sa­ba lle­gar has­ta Ca­lle­ri, au­tén­ti­co náu­fra­go en el ata­que del Ala­vés, cus­to­dia­do por un Sa­vic po­co da­do a la con­ver­sa­ción. De he­cho, las pri­me­ras pa­la­bras que se de­di­ca­ron mu­tua­men­te las pro­nun­cia­ron a gol­pes, pues ya se sa­be que to­da afren­ta por pe­que­ña e in­sig­ni­fi­can­te que sea de­be ser ajus­ti­cia­da. Se­me­jan­te en­tu­sias­mo en mar­car te­rri­to­rio de­pa­ró cua­tro tar­je­tas en tan so­lo 20 mi­nu­tos, dan­do al par­ti­do un tono os­co, os­cu­ro, en el que ra­ra vez se ilu­mi­na­ba una luz al fi­nal del tú­nel.

Con el ba­lón vo­lan­do de un la­do al otro, el vo­lu­men de ju­ga­do­res per­ju­di­ca­dos por se­me­jan­te tác­ti­ca cre­cía ex­po­nen­cial­men­te. Que Sa­vic to­ca­se más el ba­lón que Ro­dri­go eli­mi­na­ba una fuen­te de crea­ción y per­mi­tía al Ala­vés re­ple­gar­se en su cam­po. So­lo el buen to­que de Tho­mas sir­vió pa­ra abrir de vez en cuan­do el jue­go a las ban­das, don­de Arias y Co­rrea con­ti­núan afian­zan­do su re­la­ción. Sin­to­ni­zan bien am­bos ju­ga­do­res, apor­tan­do el ar­gen­tino ese des­bor­de im­pre­vi­si­ble que se com­ple­men­ta tan bien con el aca­de­mi­cis­mo del la­te­ral co­lom­biano. No se ha­bía su­pe­ra­do la me­dia ho­ra de par­ti­do y la peor no­ti­cia pa­ra el Atlé­ti­co, que ya do­mi­na­ba en el mar­ca­dor, se pro­du­jo en uno de los po­cos cho­ques en los que no sal­ta­ron chispas. Lu­cas Her­nán­dez aca­bó ten­di­do en el cés­ped tras un en­con­tro­na­zo con Ca­lle­ri. Aun­que en un pri­mer ins­tan­te el fran­cés, que se do­lía de la ro­di­lla de­re­cha, tra­tó de con­ti­nuar, es­ca­sos mi­nu­tos des­pués fue sus­ti­tui­do por Gi­mé­nez.

Los re­sul­ta­dos de las pri­me­ras ob­ser­va­cio­nes a las que fue so­me­ti­do Lu­cas de­ri­va­ron en un par­te mé­di­co que de­ter­mi­nó un es­guin­ce en gra­do II de la ro­di­lla. Una le­sión que re­quie­re ha­bi­tual­men­te de un pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción cer­cano a las cua­tro se­ma­nas. En el cos­ta­do iz­quier­do, con Saúl ocu­pan­do de nue­ve el lu­gar de Fi­li­pe, las co­sas no pro­du­cían el mis­mo efec­to, aun­que de la mis­ma for­ma el Ala­vés no su­pie­ra có­mo des­cor­char la ban­da.

Cam­bio de in­cli­na­ción

En una pau­sa ines­pe­ra­da en me­dio de esa le­ta­nía lle­gó el gol del Atlé­ti­co. Arias, con un gran cen­tro a me­dia al­tu­ra, en­con­tró la cin­tu­ra de Kalinic, o ese mi­núscu­lo “Lu­cas ini­cia­rá de in­me­dia­to tra­ta­mien­to mé­di­co y de fi­sio­te­ra­pia”, aña­de el bre­ve in­for­me mé­di­co que dio a co­no­cer el Atlé­ti­co tras el par­ti­do. “Es­pe­re­mos que sea lo me­nos po­si­ble, es un ju­ga­dor tre­men­da­men­te im­por­tan­te pa­ra no­so­tros”, va­lo­ró Si­meo­ne.

“En la za­ga he­mos te­ni­do una ra­chi­ta com­pli­ca­da de le­sio­nes, pe­ro no hay que pen­sar más allá de que sea una sim­ple ra­cha”, in­di­có Gi­mé­nez. “Cuan­do vol­vía uno, se le­sio­na­ba otro, y así. Hay que pen­sar en re­cu­pe­rar bien y se­guir tra­ba­jan­do. Yo creo que el equi­po es­tá bien, fí­si­ca­men­te es­ta­mos bien, y son ca­sua­li­da­des”, aña­dió el de­fen­sa uru­gua­yo, que se ha per­di­do nue­ve par­ti­dos por le­sión es­ta tem­po­ra­da. es­pa­cio que se­pa­ra el es­tó­ma­go del riñón, pa­ra di­ri­gir el ba­lón al fon­do de la por­te­ría de Pa­che­co. La ju­ga­da re­sul­tó la pri­me­ra luz de un en­cuen­tro que vol­ve­ría apa­gár­se­le al Atlé­ti­co con la le­sión de ro­di­lla de Lu­cas.

Aga­rra­do al to­bi­llo de Ibai el ba­ru­llo ha­bi­tual de las ju­ga­das de ata­que del Ala­vés em­pe­zó a re­fi­nar­se. La en­tra­da de Bas­tón por Wa­ka­so ad­vir­tió una vo­lun­tad de dar un pa­so ade­lan­te y tra­tar de mo­di­fi­car la in­cli­na­ción de un par­ti­do que tendía ha­cia la ori­lla del Atlé­ti­co. Pu­do caer de­fi­ni­ti­va­men­te del la­do ro­ji­blan­co si un ca­be­za­zo de Gi­mé­nez en un sa­que de es­qui­na no se hu­bie­ra to­pa­do con el pos­te. Su re­ma­te en­con­tró la por­te­ría, no co­mo el de Ca­lle­ri mi­nu­tos des­pués, que no su­po di­ri­gir el ba­lón con to­do de ca­ra y Oblak ama­rra­do al cés­ped.

Por mo­men­tos la me­jor ma­ne­ra de ad­ver­tir de qué la­do caían los gol­pes del par­ti­do re­sul­ta­ba ob­ser­var a Si­meo­ne. Es­pe­cial­men­te cuan­do se aga­cha­ba pa­ra to­mar im­pul­so y le­van­tar el áni­mo de un equi­po con ten­den­cia al tran­trán. Pre­ci­sa­men­te esa ba­ja­da de re­vo­lu­cio­nes mo­ti­vó al Ala­vés, que se aga­rró al ba­lón pa­ra­do co­mo me­jor ar­gu­men­to, aun­que las ma­nos de Oblak y la fal­ta de pun­te­ría em­bo­rro­na­ron un di­bu­jo que Griez­mann aca­ba­ría por des­ha­cer. El fran­cés, de nue­vo en ese es­ta­do de con­ser­va que le per­mi­te man­te­ner­se fres­co has­ta el fi­nal, apro­ve­chó un mano a mano pa­ra su­pe­rar a Pa­che­co tras un rebote afor­tu­na­do, y Ro­dri­go, en una de las po­cas vi­si­tas que tu­vo al área del Ala­vés re­co­gió un re­cha­zo de Pa­che­co a re­ma­te de Co­rrea a bo­ca­ja­rro pa­ra ce­rrar el círcu­lo.

Cam­biar de piel es tan prác­ti­co co­mo efec­ti­vo en el fút­bol, y pa­ra el Atlé­ti­co nun­ca an­tes ha­bía re­sul­ta­do tan fá­cil en­con­trar qué po­ner­se en ca­da mo­men­to. Y ade­más, lu­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.