El fren­te ca­li­for­niano

El País (Valencia) - - GENTE -

sus in­ves­ti­ga­cio­nes. La es­tra­te­gia de Braf­man es mi­nar la cre­di­bi­li­dad de las acu­sa­do­ras.

De las más de 70 de­nun­cias he­chas pú­bli­cas, la Fis­ca­lía en Man­hat­tan con­si­de­ró ini­cial­men­te que so­lo tres mu­je­res eran lo su­fi­cien­te­men­te creí­bles co­mo pa­ra cons­truir un ca­so con­tra Weins­tein. En to­tal, se pre­sen­ta­ron seis car­gos, de los que el acu­sa­do se de­cla­ró no cul­pa­ble. Uno fue des­es­ti­ma­do en oc­tu­bre, el co­rres­pon­dien­te a una agre­sión se­xual a la ac­triz Lu­cia Evans, por con­si­de­rar con­tra­dic­to­rias las in­for­ma­cio­nes so­bre su re­la­to. Weins­tein se en­fren­ta aún a dos car­gos por vio­lar a una mu­jer en una ha­bi­ta­ción de ho­tel en mar­zo de 2013, y a tres más por for­zar a otra a rea­li­zar­le una fe­la­ción en su apar­ta­men­to en Man­hat­tan, en ju­lio de 2006. Si se man­tie­nen y se fi­ja fe­cha pa­ra el ini­cio del jui­cio, po­dría ser con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua.

Su abo­ga­do, pa­ra evi­tar­lo, aca­ba de pre­sen­tar una mo­ción en la que afir­ma que la mu­jer que le acu­sa de ha­ber­la vio­la­do ha­ce cin­co años pi­dió ayu­da a una ami­ga pa­ra que co­rro­bo­ra­ra su re­la­to. Braf­man cree, ade­más, que la po­li­cía ama­ñó una lla­ma­da de te­lé­fono en­tre una de las víctimas y el pro­duc­tor po­co des­pués de su arres­to. “Lo pru­den­te­men­te ra­zo­na­ble se­ría pa­rar es­te caos”, ha pe­di­do por car­ta al juez. El equi­po que di­ri­ge el fis­cal Cy­rus Van­ce ase­gu­ra, sin em­bar­go, que tie­ne “am­plias evi­den­cias” pa­ra ir a jui­cio y acu­sa a la de­fen­sa de crear un “cir­co pú­bli­co”.

La Fis­ca­lía de­ci­dió re­ti­rar el car­go pre­sen­ta­do por Lu­cia Evans al re­ve­lar­se que el de­tec­ti­ve al fren­te de la in­ves­ti­ga­ción ins­tó a una testigo a ca­llar si sur­gían du­das so­bre la ve­ra­ci­dad de las ale­ga­cio­nes de la víc­ti­ma. Tam­bién ur­gió a la víc­ti­ma de 2013 a que bo­rra­ra ma­te­rial de su te­lé­fono mó­vil. El po­li­cía fue apar­ta­do del ca­so y se aca­ba de des­ti­tuir al je­fe de la uni­dad es­pe­cial de crí­me­nes se­xua­les.

Braf­man ase­gu­ra que Weins­tein es­tá en me­dio de un fue­go cru­za­do en­tre la po­li­cía y la ofi­ci­na del fis­cal. No es un se­cre­to que la po­li­cía pre­sio­nó al fis­cal pa­ra que le impu­tara. Por eso, en me­dio del mo­vi­mien­to MeToo, so­li­ci­tó pú­bli­ca­men­te que emi­tie­ra la or­den pa­ra su arres­to.

La Po­li­cía en­tre­vis­tó a otras 14 mu­je­res du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción, Nue­va York no es el úni­co fren­te que tie­ne abier­to el pro­duc­tor Har­vey Weins­tein. La fis­ca­lía de dis­tri­to en Los Án­ge­les exa­mi­na otros seis ca­sos. Tam­bién hay va­rias de­man­das, en­tre ellas, la in­ter­pues­ta por la mo­de­lo Em­ma Lo­man, a la que se aca­ba de su­mar Paz de la Huer­ta. La ac­triz de Board­walk Em­pi­re acu­sa a Weins­tein de asal­tar­le tres ve­ces en 2010 y de for­zar su des­pi­do. Le re­cla­ma 60 mi­llo­nes de dó­la­res (53 mi­llo­nes de eu­ros) por el da­ño emo­cio­nal y a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

El abo­ga­do de Weins­tein­ha res­pon­di­do a es­tas acu­sa­cio­nes con el ar­gu­men­to de que las afir­ma­cio­nes de la ac­triz son pro­duc­to de una “per­so­na­li­dad ines­ta­ble con una ima­gi­na­ción muy ví­vi­da”.

que po­drían ser lla­ma­das pa­ra tes­ti­fi­car. Mien­tras, la de­fen­sa tra­ta de de­mos­trar que las re­la­cio­nes con­ti­nua­ron tras los su­pues­tos asal­tos. Pa­ra ello, pre­sen­tó un men­sa­je en el que la se­gun­da víc­ti­ma tra­tó de re­to­mar el con­tac­to sie­te me­ses des­pués. “Ca­da una de es­tas mu­je­res man­tu­vo una co­rres­pon­den­cia ín­ti­ma, per­so­nal y muy amis­to­sa du­ran­te años”, afir­ma.

Aun­que la aten­ción se con­cen­tra en el pro­ce­so pe­nal, no es el úni­co fren­te que tie­ne abier­to Weins­tein. A las po­cas se­ma­nas de es­ta­llar el es­cán­da­lo se agru­pa­ron en una de­man­da co­lec­ti­va las de­nun­cias de va­rias mu­je­res que bus­can una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca por da­ños. Al gru­po se aca­ba de su­mar una mo­de­lo po­la­ca, que de­nun­cia ha­ber si­do asal­ta­da cuan­do te­nía so­lo 16 años.

El De­par­ta­men­to de Justicia po­dría acu­sar tam­bién al pro­duc­tor por vio­lar la ley fe­de­ral que com­ba­te el trá­fi­co de se­xo. La Fis­ca­lía del Es­ta­do de Nue­va York de­man­dó a la com­pa­ñía de Weins­tein por en­cu­brir es­tos abu­sos y aca­ba de con­cluir, tam­bién sin ac­ción al­gu­na, la in­ves­ti­ga­ción que tra­ta­ba de de­ter­mi­nar si el acu­sa­do uti­li­zó di­ne­ro de la pro­duc­to­ra pa­ra pa­gar por el si­len­cio de las víctimas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.