El ca­so Har­vey Weins­tein se des­in­fla en los tri­bu­na­les

“He te­ni­do un año de in­fierno”, di­ce el pro­duc­tor, que con su abo­ga­do tra­ba­ja pa­ra de­bi­li­tar las de­nun­cias de sus víctimas

El País (Valencia) - - GENTE - SAN­DRO POZZI,

La cau­sa pe­nal con­tra Har­vey Weins­tein en­tra en una fa­se cru­cial. Lo que en pleno fer­vor del MeToo pa­re­cía un só­li­do ca­so que po­día lle­var al pro­duc­tor de Holly­wood di­rec­to a pri­sión, es­tá en ries­go si el ma­gis­tra­do neo­yor­quino Ja­mes Bur­ke de­ci­de que hay ga­ran­tías pa­ra un jui­cio jus­to. El ím­pe­tu que au­pó es­te mo­vi­mien­to social se en­fren­ta aho­ra a tes­ti­mo­nios con­tra­dic­to­rios y a tro­pie­zos en la in­ves­ti­ga­ción.

Ha­ce po­co más de un año que de­ce­nas de mu­je­res die­ron un pa­so al fren­te pa­ra de­nun­ciar la con­duc­ta se­xual de Weins­tein, al que acu­sa­ron de abu­sar de ellas apro­ve­chan­do su po­si­ción de au­to­ri­dad. La ima­gen del pro­duc­tor se de­rrum­bó, los ac­to­res que le ha­bían ve­ne­ra­do por su po­der pa­sa­ron en­ton­ces a re­pu­diar al mons­truo y su lu­cra­ti­vo im­pe­rio de ci­ne tu­vo que ser mal­ven­di­do pa­ra evi­tar la quie­bra.

Har­vey Weins­tein, de 66 años, ase­gu­ra es­tar vi­vien­do la “peor pesadilla” de su vi­da. “He te­ni­do un año in­fierno”, ha es­cri­to Weins­tein en un co­rreo elec­tró­ni­co que ha en­via­do es­ta se­ma­na a va­rias per­so­nas y que ha pu­bli­ca­do la web TMZ. El pro­pio abo­ga­do del pro­duc­tor con­fir­ma la au­ten­ti­ci­dad del men­sa­je, se­gún The New York Ti­mes.

Weins­tein bus­có re­fu­gio los pri­me­ros días en una clí­ni­ca de Ari­zo­na pa­ra tra­tar su adic­ción al se­xo. No re­apa­re­ció pú­bli­ca­men­te has­ta que se en­tre­gó, en­tran­do por su pro­pio pie, en una co­mi­sa­ría de po­li­cía en el ex­clu­si­vo ba­rrio neo­yor­quino de Tri­be­ca. Tu­vo la mis­ma llu­via de fla­ses que le es­pe­ra­ba en los es­tre­nos de sus pe­lí­cu­las, pe­ro es­ta vez sin al­fom­bra ro­ja. Pa­ra se­guir en li­ber­tad abo­nó una fian­za de 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Des­de en­ton­ces, es­tá con­tro­la­do en to­do mo­men­to. Lle­va to­bi­lle­ra elec­tró­ni­ca, se le re­ti­ró el pa­sa­por­te y sus mo­vi­mien­tos se li­mi­tan a Nue­va York y Con­nec­ti­cut. A ex­cep­ción de ese men­sa­je, no se sa­be na­da de su vi­da. Su voz es la de su abo­ga­do, Ben­ja­min Braf­man, el mis­mo que de­fen­dió a Do­mi­ni­que Straus­sKahn, ex di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, an­te una de­nun­cia por abu­so se­xual.

El juez Bur­ke de­be de­ci­dir el 20 de di­ciem­bre el des­tino del ca­so. Co­mo en la cau­sa con­tra Strauss-Kahn, la de Weins­tein pro­du­jo una ava­lan­cha de ti­tu­la­res y de re­pu­dio pú­bli­co que so­me­tió a una gran pre­sión tan­to a la po­li­cía co­mo a la Fis­ca­lía en

/ GTRESONLINE

Har­vey Weins­tein, tras su abo­ga­do, Ben­ja­min Braf­man, a su lle­ga­da al tri­bu­nal en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.