Anal­fa­be­tos

El País (Valencia) - - PANTALLAS -

Cuan­do de cha­val re­gre­sa­ba de va­ca­cio­nes al pue­blo, en el bar siem­pre ha­bía al­gún vie­jo la­bra­dor que re­que­ría mi ayu­da pa­ra que le ex­pli­ca­ra lo que es­ta­ba le­yen­do a du­ras pe­nas en el pe­rió­di­co y no aca­ba­ba de en­ten­der. Que­ría saber el sig­ni­fi­ca­do de al­gu­nas pa­la­bras, le mo­les­ta­ba que hu­bie­ra tan­tos pun­tos y co­mas. Cuan­do en me­dio de una tra­ba­jo­sa lec­tu­ra se em­ba­rran­ca­ba acu­día en su res­ca­te, y so­lo por eso creía que yo era un su­per­hom­bre. Du­ran­te las prác­ti­cas de mi­li­cias en el cuar­tel, una de mis obli­ga­cio­nes con­sis­tía en en­se­ñar a leer y es­cri­bir a al­gu­nos sol­da­dos lle­ga­dos de la Es­pa­ña pro­fun­da. Era una la­bor ar­dua, pe­ro muy agra­de­ci­da, so­bre to­do si al re­dac­tar las car­tas a su no­via po­nía por mi cuen­ta las me­jo­res pa­la­bras de amor. Des­pués de tan­tos años, fren­te a la cul­tu­ra di­gi­tal me re­co­noz­co aho­ra en el vie­jo cam­pe­sino ile­tra­do o en el sol­da­do del cuar­tel que al fi­nal del ser­vi­cio mi­li­tar su­da­ba y ja­dea­ba a la ho­ra de es­cri­bir una fra­se co­rrec­ta. A me­nu­do, hoy me to­ca a mí pe­dir­le a un ni­ño de 12 años que me re­suel­va el pro­ble­ma si el or­de­na­dor se atran­ca co­mo un po­llino de arrie­ro y no obe­de­ce aun­que lo apo­rree co­mo se ha­cía con la ra­dio. En­tre la ye­ma de los de­dos y las tri­pas del mó­vil, de la ta­ble­ta y del or­de­na­dor se ex­tien­de un es­pa­cio ga­lác­ti­co en cu­ya ma­ra­ña la gen­te de cier­ta edad ya no se re­co­no­ce. La tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca nos va con­vir­tien­do po­co a po­co en anal­fa­be­tos. En reali­dad so­mos ya los úl­ti­mos mohi­ca­nos de un mun­do analó­gi­co que des­apa­re­ce. Pe­se a to­do, la in­cul­tu­ra di­gi­tal nos re­ser­va to­da­vía al­gu­na ven­ta­ja. Li­bre de la ti­ra­nía y la ba­su­ra de las re­des, so­bre­vo­lan­do se­me­jan­te al­ba­ñal, uno se sien­te en cier­to mo­do in­con­ta­mi­na­do, fe­liz de no te­ner apli­ca­cio­nes y de ma­ne­jar las cua­tro re­glas del or­de­na­dor co­mo un ju­gue­te de ni­ño, con la agra­da­ble sen­sa­ción de vi­vir flo­tan­do al mar­gen ya de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.