Adiós, ado­quín; ho­la, cha­le­co

Có­mo se vis­te una re­vo­lu­ción y dón­de ar­de no es al­go ac­ce­so­rio. El aná­li­sis se­mióti­co de las pro­tes­tas en Fran­cia ilu­mi­na as­pec­tos cla­ves

El País (Valencia) - - ANÁLISIS - POR MARC BASSETS

Una pren­da y un lu­gar de­fi­nen el mo­vi­mien­to de pro­tes­ta de la cla­se me­dia em­po­bre­ci­da en la Fran­cia de pro­vin­cias que ha­ce tem­blar al pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron. La pren­da es el cha­le­co ama­ri­llo fluo­res­cen­te, obli­ga­to­rio des­de 2008 en los vehícu­los, por de­ci­sión del Co­mi­té In­ter­mi­nis­te­rial de Se­gu­ri­dad Vial. El lu­gar son las ro­ton­das, las de­ce­nas de mi­les de pla­zas cir­cu­la­res que por to­do el país or­de­nan el trá­fi­co en los cru­ces de ca­rre­te­ras.

Có­mo se vis­te una re­vo­lu­ción y dón­de ar­de no es un te­ma ac­ce­so­rio. En su co­lec­ción de ar­tícu­los Mitologías, pu­bli­ca­da en los años cin­cuen­ta, el se­mió­lo­go Ro­land Bart­hes di­sec­cio­na­ba ico­nos de la Fran­cia de su tiem­po co­mo el mo­de­lo de au­to­mó­vil Ci­troën DS19, los com­ba­tes de pres­sing catch, el bis­tec con pa­ta­tas o la figura del po­lí­ti­co po­pu­lis­ta Pie­rre Pou­ja­de. No es­cri­bió Bart­hes so­bre cha­le­cos ama­ri­llos, ni so­bre ro­ton­das, pe­ro am­bos se ase­me­jan bas­tan­te, en ver­sión con­tem­po­rá­nea, a lo que lla­mó “mi­tos de la vi­da co­ti­dia­na fran­ce­sa”.

El cha­le­co ama­ri­llo vis­te la re­vuel­ta con­tra los pre­cios del car­bu­ran­te des­de que es­ta em­pe­zó a ges­tar­se en oc­tu­bre. El mo­vi­mien­to na­ció co­mo una pro­tes­ta con­tra la subida de las ta­sas al ga­só­leo y la ga­so­li­na. Los fran­ce­ses que vi­ven en ciu­da­des pe­que­ñas o en zo­nas ru­ra­les y ne­ce­si­tan su vehícu­lo pa­ra sus queha­ce­res dia­rios sien­ten que la me­di­da los pe­na­li­za. Sin au­to­mó­vil no pue­den ir a tra­ba­jar, ni a bus­car a los ni­ños al co­le­gio, ni a ha­cer las com­pras ni al hos­pi­tal en ca­so de emer­gen­cia.

Así, una pren­da que has­ta aho­ra per­ma­ne­cía guar­da­da en la guan­te­ra se ha con­ver­ti­do de re­pen­te en un po­de­ro­so sím­bo­lo po­lí­ti­co. La his­to­ria de la ro­pa aso­cia­da a in­su­rrec­cio­nes en Fran­cia es lar­ga, em­pe­zan­do por los sans-cu­lot­tes de la Re­vo­lu­ción: el pue­blo en ar­mas ya se di­fe­ren­cia­ba de la no­ble­za en su ma­ne­ra de ves­tir. El uni­for­me es el men­sa­je. Y tam­bién el co­lor de las pren­das im­pri­me ca­rác­ter: los ro­jos y los azu­les, las ca­mi­sas par­das y ne­gras o la re­vo­lu­ción na­ran­ja.

Un mo­ti­vo del éxi­to del cha­le­co en la ac­tual re­vuel­ta fran­ce­sa, se­gún el his­to­ria­dor de los co­lo­res Mi­chel Pas­tou­reau, es que el ama­ri­llo tie­ne po­cas con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas. “Prag­má­ti­ca­men­te, es un co­lor que na­die ha em­plea­do, es­ta­ba dis­po­ni­ble”, ha de­cla­ra­do Pas­tou­reau al se­ma­na­rio Les In­roc­kup­ti­bles. Se ol­vi­da­ba el ex­per­to del la­zo ama­ri­llo del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, pe­ro apun­ta­ba con acier­to que, en los cha­le­cos fran­ce­ses, el sig­ni­fi­ca- do del co­lor es múl­ti­ple. “Al prin­ci­pio, se tra­ta­ba de un asun­to de ga­so­li­na y co­ches”, di­ce Pas­tou­reau. “La idea era sa­car el cha­le­co ama­ri­llo pa­ra se­ña­lar un pe­li­gro, pe­dir que se pres­ta­se aten­ción. Sim­bo­li­za­ba así la idea de res­ca­te, de pre­ser­var el po­der ad­qui­si­ti­vo, de sal­var Fran­cia. Es una be­lla idea”.

Si hu­bie­ra que ima­gi­nar un res­pon­sa­ble úl­ti­mo en el ori­gen de es­ta “be­lla idea”, és­te po­dría ser Fra­nçois Fi­llon, el pri­mer mi­nis­tro que ha­ce 10 años pre­si­dió el Co­mi­té In­ter­mi­nis­te­rial de Se­gu­ri­dad Vial que de­ci­dió ha­cer obli­ga­to­rio el uso de la pren­da fluo­res­cen­te en ca­so de que una emer­gen­cia for­za­ra al con­duc­tor a ba­jar­se del vehícu­lo en ple­na ca­rre­te­ra. Una dé­ca­da des­pués de apro­bar aque­lla me­di­da, en 2017, Fi­llon pa­só a con­ver­tir­se en el can­di­da­to de la de­re­cha a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­tió co­mo fa­vo­ri­to. Sus as­pi­ra­cio­nes, sin em­bar­go, se vie­ron trun­ca­das por las no­ti­cias so­bre los su­pues­tos em­pleos fic­ti­cios de su es­po­sa e hi­jos. Y el be­ne­fi­cia­rio de aquel es­cán­da­lo re­sul­tó ser un po­lí­ti­co jo­ven y con po­ca ex­pe­rien­cia: Em­ma­nuel Ma­cron. Aho­ra el pre­si­den­te Ma­cron vi­ve el mo­men­to más di­fí­cil de su man­da­to. ¿Por cul­pa de qué? ¿De quién? De los cha­le­cos ama­ri­llos, los mis­mos que im­pu­so Fi­llon. Sin ellos, las pro­tes­tas se­rían, co­mo mí­ni­mo, di­fe­ren­tes. Ines­pe­ra-

Una pren­da que per­ma­ne­cía guar­da­da en la guan­te­ra se ha con­ver­ti­do en un po­de­ro­so sím­bo­lo po­lí­ti­co

da­men­te, la pren­da fluo­res­cen­te ha re­sul­ta­do ser el re­ga­lo en­ve­ne­na­do de Fi­llon a Ma­cron, su ven­gan­za fría.

Karl La­ger­feld, en una pu­bli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal pa­ra fo­men­tar la ad­qui­si­ción y el uso de es­tos cha­le­cos por par­te de los con­duc­to­res, los de­fi­nía así: “Es ama­ri­llo, es feo y no pe­ga con na­da. Pe­ro le pue­de sal­var la vi­da”. El di­se­ña­dor de Cha­nel iba ata­via­do con uno en el anun­cio, y en aque­lla cam­pa­ña re­ve­la­ba otra cla­ve de la po­ten­cia sim­bó­li­ca de es­ta pren­da: el feís­mo.

El cha­le­co ama­ri­llo es el mono de tra­ba­jo del ope­ra­rio mo­derno, el nue­vo pro­le­ta­rio que se des­pla­za ca­da día por las ca­rre­te­ras sub­ur­ba­nas y pro­vin­cia­les. Es la ban­de­ra de los que se de­cla­ran apo­lí­ti­cos, y ni son ni quie­ren ser ele­gan­tes. Es el gol­pe en la me­sa —lo más pa­re­ci­do al ado­quín que lan­za­ban los es­tu­dian­tes en Ma­yo del 68— de los que nun­ca ga­nan en el con­cur­so de la mer­ma­da me­ri­to­cra­cia re­pu­bli­ca­na. Y es la ma­ne­ra que tie­nen los in­vi­si­bles de ha­cer­se vi­si­bles: la ma­ne­ra de los úl­ti­mos de la cla­se de dar una lec­ción a los pri­me­ros, la re­vuel­ta de la Fran­cia no gla­mu­ro­sa.

Pe­ro los cha­le­cos ama­ri­llos que inun­dan el país no se­rían tan efi­ca­ces sin el es­pa­cio don­de sus men­sa­jes re­sue­nan: la ro­ton­da. “Es la in­ter­sec­ción. To­do el mun­do da vuel­tas al­re­de­dor”, de­cía es­ta se­ma­na un ma­ni­fes­tan­te apos­ta­do en una en Bre­ta­ña. Co­mo ob­ser­vó el pe­rio­dis­ta Jean-Lau­rent Cas­sely en la pu­bli­ca­ción Sla­te, la ro­ton­da, en la Fran­cia de los pue­blos dis­per­sos y la ba­ja den­si­dad de­mo­grá­fi­ca, equi­va­le a la vie­ja pla­za cen­tral en las vie­jas ciu­da­des: es el es­ce­na­rio de las re­vo­lu­cio­nes. Per­mi­te, co­mo el cha­le­co ama­ri­llo, ha­cer­se ver —al en­trar en la ro­ton­da, el vehícu­lo for­zo­sa­men­te ra­len­ti­za— y al mis­mo tiem­po ver y con­tro­lar a quien cir­cu­la.

Se cal­cu­la que hay más de 30.000 ro­ton­das en to­da Fran­cia y que se han mul­ti­pli­ca­do por 60 en los úl­ti­mos 20 años, se­gún un in­for­me de la oe­ne­gé Pro­gra­ma pa­ra la Va­lo­ra­ción de Ca­rre­te­ras Eu­ro­peas. Han ser­vi­do pa­ra re­du­cir los ac­ci­den­tes, pe­ro tam­bién han si­do cri­ti­ca­das por el ele­va­do cos­te de su cons­truc­ción.

El pai­sa­je fran­cés —el po­lí­ti­co, el in­te­lec­tual, el fí­si­co— se pa­re­ce bas­tan­te al de una ro­ton­da y al cha­le­co ama­ri­llo. Y, sin em­bar­go, son sím­bo­los sim­ples y cla­ros, ca­si or­gá­ni­cos. Y con al­go en co­mún: el au­to­mó­vil, hoy des­pro­vis­to de cual­quier au­ra gla­mu­ro­sa. Ro­land Bart­hes es­cri­bió so­bre aquel Ci­troën DS19 que era “el equi­va­len­te bas­tan­te exac­to de las gran­des ca­te­dra­les gó­ti­cas (…), una gran crea­ción de épo­ca, con­ce­bi­da apa­sio­na­da­men­te por ar­tis­tas des­co­no­ci­dos, con­su­mi­da en su ima­gen, si no en su uso, por un pue­blo en­te­ro que, en ella, se apro­pia de un ob­je­to per­fec­ta­men­te má­gi­co”.

El cul­to al au­to­mó­vil pa­re­ce de otra épo­ca. El co­che hoy es vis­to co­mo una má­qui­na que con­ta­mi­na y des­tru­ye el pla­ne­ta. Pe­ro es tam­bién una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, del mis­mo mo­do que el cha­le­co ama­ri­llo es el ac­tual mono de ope­ra­rio y la ro­ton­da el punto don­de con­flu­ye y pue­de que se atas­que la co­mu­ni­dad. Los mi­tos de la vi­da co­ti­dia­na pue­den aca­bar sién­do­lo de la re­vo­lu­ción.

FO­TO: V. DE VIGUERIE (GETTY IMA­GES)

Arri­ba, pro­tes­tas en Pa­rís es­te 1 de di­ciem­bre. So­bre es­tas lí­neas, cam­pa­ña fran­ce­sa de se­gu­ri­dad vial de 2008, con el di­se­ña­dor Karl La­ger­feld.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.