Bra­sil usa el arres­to de un ex­te­rro­ris­ta ita­liano co­mo ges­to di­plo­má­ti­co a Sal­vi­ni

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - N. GALARRAGA GORTÁZAR / F. MO­LI­NA,

La de­ten­ción de Ce­sa­re Bat­tis­ti, un ita­liano con­de­na­do en su día por cua­tro ase­si­na­tos cuan­do mi­li­ta­ba en un gru­po ar­ma­do de ul­tra­iz­quier­da en los años se­ten­ta, le ha ser­vi­do al Go­bierno na­cio­nal­po­pu­lis­ta de Bra­sil pa­ra ha­cer un gui­ño di­plo­má­ti­co a Ita­lia y crear­le un po­ten­cial quebradero de ca­be­za al pre­si­den­te de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les. El pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, y el mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, han in­ter­cam­bia­do fe­li­ci­ta­cio­nes en Twit­ter.

Bat­tis­ti, de 64 años, fue de­te­ni­do es­te sá­ba­do en San­ta Cruz de la Sie­rra (Bo­li­via) por un equi­po de In­ter­pol con agen­tes de ese país e ita­lia­nos. Ha­bía hui­do el pa­sa­do di­ciem­bre de Bra­sil, don­de vi­vía ha­ce años, cuan­do un juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo or­de­nó su arres­to cau­te­lar pa­ra ser ex­tra­di­ta­do.

Bat­tis­ti, que mi­li­ta­ba en el gru­po Pro­le­ta­rios Ar­ma­dos pa­ra el Co­mu­nis­mo, fue en­tre­ga­do di­rec­ta­men­te a las au­to­ri­da­des ita­lia­nas, que le tras­la­da­ron en­se­gui­da al ae­ro­puer­to de San­ta Cruz de la Sie­rra pa­ra co­ger un avión, un Fal­cón 900, con des­tino a Ro­ma. El Go­bierno del ul­tra­de­re­chis­ta Bol­so­na­ro de­fen­día que re­gre­sa­se pri­me­ro a Bra­sil.

El ase­sino con­vic­to en­tró en Bo­li­via con do­cu­men­ta­ción fal­sa, se­gún una fuen­te del Go­bierno bo­li­viano ci­ta­da por Fran­ce Pres­se. Al ser arres­ta­do, en la ca­lle, no opu­so re­sis­ten­cia.

Ita­lia lle­va­ba años re­cla­man­do a Bra­sil la en­tre­ga de Bat­tis­ti cuan­do el mes pa­sa­do, en ple­na tran­si­ción, su per­se­cu­ción se reac­ti­vó con un de­cre­to del sa­lien­te pre­si­den­te bra­si­le­ño Mi­chel Te­mer.

El aho­ra de­te­ni­do se con­vir­tió en­ton­ces en un ele­men­to cen­tral de la in­ci­pien­te re­la­ción en­tre Bol­so­na­ro, en­ton­ces pre­si­den­te elec­to, y Sal­vi­ni. El ul­tra ita­liano pi­dió pú­bli­ca­men­te y sin ro­deos a su alia­do ideo­ló­gi­co que co­la­bo­ra­ra. “Da­ré un gran mé­ri­to a Bol­so­na­ro si ayu­da a Ita­lia a te­ner jus­ti­cia dán­do­nos ese re­ga­lo”. Un mes des­pués Bat­tis­ti es­tá ba­jo cus­to­dia po­li­cial y más cer­ca de ser en­tre­ga­do a Ita­lia.

Bol­so­na­ro, fer­vien­te an­ti­co­mu­nis­ta y nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, res­pon­dió ayer al lí­der de la Li­ga, tam­bién vía Twit­ter, el nue­vo ca­nal di­plo­má­ti­co por ex­ce­len­cia: “Fe­li­ci­da­des y cuen­te siem­pre con no­so­tros, mi­nis­tro Sal­vi­ni”. Ho­ras an­tes, su hi­jo Eduar­do, dipu­tado fe­de­ral, ya ha­bía anun­cia­do al ita­liano que “el pe­que­ño re­ga­lo es­tá más cer­ca”.

La cap­tu­ra fue ce­le­bra­da mu­cho más allá de Sal­vi­ni en Ita­lia por di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos co­mo el pre­si­den­te, Ser­gio Mat­ta­re­lla, y el ex pri­mer mi­nis­tro iz­quier­dis­ta Mat­teo Ren­zi. Bol­so­na­ro pa­dre apro­ve­chó la oca­sión pa­ra echar en ca­ra el ca­so al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT). Bat­tis­ti lo­gró no ser ex­tra­di­ta­do cuan­do el pre­si­den­te iz­quier­dis­ta Lu­la da Sil­va de­ci­dió, el día de 2010 que con­cluía su se­gun­do man­da­to, re­cha­zar una or­den de ex­tra­di­ción no vin­cu­lan­te dic­ta­da por el Su­pre­mo. “Fi­nal­men­te, se ha­rá jus­ti­cia con el ase­sino ita­liano y com­pa­ñe­ro de ideas de uno de los Go­bier­nos más co­rrup­tos que ha exis­ti­do ja­más en el mun­do”, tui­teó el nue­vo man­da­ta­rio.

Bat­tis­ti no es uno de esos prófugos co­mo los na­zis de an­ta­ño o el es­pa­ñol mi­li­tan­te de ul­tra­de­re­cha Car­los Gar­cía Ju­liá, con­de­na­do por la ma­tan­za de Ato­cha en la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca es­pa­ño­la y de­te­ni­do en São Pau­lo en di­ciem­bre. El ita­liano, a di­fe­ren­cia de aque­llos, no lle­va­ba una vi­da dis­cre­tí­si­ma pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do. Tras ser con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua en Ita­lia por cua­tro crí­me­nes que ase­gu­ra que no co­me­tió, Bat­tis­ti se ins­ta­ló en Fran­cia, don­de se con­vir­tió en un exi­to­so es­cri­tor de no­ve­las po­li­cia­les. A me­dia­dos de los no­ven­ta tu­vo que re­to­mar la hui­da. Pri­me­ro, a Mé­xi­co; lue­go a Bra­sil, don­de se ca­só y tu­vo un hi­jo.

Vi­ra­je di­plo­má­ti­co

La lle­ga­da al po­der del an­ti­guo mi­li­tar es­tá su­po­nien­do un ra­di­cal vi­ra­je tam­bién de la po­lí­ti­ca ex­te­rior bra­si­le­ña res­pec­to a la del PT. Bol­so­na­ro par­ti­ci­pa de esa red de man­da­ta­rios na­cio­nal­po­pu­lis­tas que li­de­ra Do­nald Trump en EE UU y en la que mi­li­tan

/ EFE

Ce­sa­re Bat­tis­ti, el sá­ba­do tras ser arres­ta­do en Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.