Lo nor­mal en Eu­ro­pa no es ser fa­cha

El País (Valencia) - - OPINIÓN -

Al­gu­nos co­le­gas sim­pli­fi­can. Y co­mo des­pre­ciar a Eu­ro­pa re­sul­ta gra­tis, aún más. La úl­ti­ma mo­da del ram­plón eu­ro­es­cep­ti­cis­mo im­plí­ci­to —ex­plí­ci­ta­men­te son, qué cu­cos, muy eu­ro­peís­tas— con­sis­te en sos­te­ner que la in­cor­po­ra­ción del par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Vox a la coa­li­ción par­la­men­ta­ria gu­ber­na­men­tal an­da­lu­za nor­ma­li­za a Es­pa­ña, la ho­mo­lo­ga con las ten­den­cias eu­ro­peas, la in­cor­po­ra ala olea­da par­da, et­cé­te­ra, y pa­re­ci­do.

Pues va a ser que los da­tos con­tra­di­cen esa teo­ría de bol­si­llo. Los da­tos nos cer­ti­fi­can, pri­me­ro, que la in­men­sa ma­yo­ría de Go­bier­nos y de coa­li­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les eu­ro­peos son de­mo­crá­ti­cos. Y que el po­pu­lis­mo de ex­tre­ma de­re­cha es hoy pre­do­mi­nan­te en el po­der de otros paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Bra­sil. Pe­ro no en Eu­ro­pa.

Los da­tos nos di­cen tam­bién que las ex­cep­cio­nes mi­no­ri­ta­rias en la UE son al­gu­nos Eje­cu­ti­vos ili­be­ra­les pro­ce­den­tes del área so­vié­ti­ca. Más el in­só­li­to ca­so ita­liano en el que coha­bi­tan en el Go­bierno una suer­te de ex­tre­ma de­re­cha po­pu­lis­ta y una se­cue­la de ul­tra­iz­quier­da cir­cen­se. Y que la úni­ca pre­sen­cia del ex­tre­mis­mo de­re­chis­ta en un Go­bierno eu­ro­peo oc­ci­den­tal es el de Aus­tria, aun­que con­tro­la­do por un pre­si­den­te eco­lo­gis­ta y pro­gre­sis­ta, Ale­xan­der van der Be­llen.

Así que la nor­ma en la UE no es que man­den los fa­chas, sino que las de­re­chas de­mo­crá­ti­cas y los cen­tris­mos li­be­ra­les los man­tie­nen ale­ja­dos del po­der.

El in­te­gris­mo ili­be­ral bri­tá­ni­co cris­ta­li­za­do en el de­cli­nan­te Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia (UKIP) ni es­tá en el Go­bierno ni en nin­gu­na com­bi­na­ción con el muy con­ser­va­dor par­ti­do tory de The­re­sa May. La de­mo­cra­cia cris­tia­na de An­ge­la Mer­kel no ab­sor­be, sino que com­ba­te a la ul­tra Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia. El li­be­ra­lis­mo cen­tris­ta de Em­ma­nuel Ma­cron es la an­tí­te­sis del pa­ra­fas­cis­mo de ter­gal de Ma­ri­ne Le Pen, que ni si­quie­ra en­cuen­tra eco en­tre los Re­pu­bli­ca­nos. Los le­pe­nis­tas del ho­lan­dés Par­ti­do por la Li­ber­tad, aaag, de Geert Wil­ders, es­tán per­pe­tua­men­te ex­clui­dos de la alian­za de­re­chis­ta que en­ca­be­za el li­be­ral Mark Rut­te.

Y aho­ra, las de­re­chas y los cen­tros de Sue­cia re­nie­gan de la ul­tra­de­re­chis­ta De­mó­cra­tas de Sue­cia y fa­ci­li­tan la in­ves­ti­du­ra de un Go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta. En la Eu­ro­pa aún exis­ten­te y re­sis­ten­te el ad­mi­ra­do Luis Ga­ri­cano y el en­tra­ña­ble To­ni Rol­dán ja­más blan­quea­rían una alian­za con los fa­chas. Tris­te­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.