El de­te­rio­ro de la sa­ni­dad pú­bli­ca

El País (Valencia) - - OPINIÓN -

Una vez más, he de re­fe­rir­me al de­te­rio­ro con­ti­nuo de la sa­ni­dad pú­bli­ca, un asun­to que me pa­re­ce lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra que to­da la ciu­da­da­nía to­me con­cien­cia de ello y se dis­pon­ga a de­fen­der­la con uñas y dien­tes, en­tre otras co­sas por­que la pa­ga­mos so­bra­da­men­te con nues­tros im­pues­tos y por­que es uno de los prin­ci­pa­les so­por­tes del Es­ta­do de bie­nes­tar. To­dos sa­be­mos ya de re­cor­tes, de pri­va­ti­za­cio­nes, de su­pre­sión de pues­tos de tra­ba­jo, de lis­tas de es­pe­ra in­hu­ma­nas, de in­com­pe­ten­tes al fren­te de al­go tan se­rio, de ma­ne­ra que no voy a in­sis­tir en eso y voy a ci­tar al­gu­nas co­sas de hoy mis­mo. Pa­ra em­pe­zar, en Ga­li­cia han lle­ga­do al lí­mi­te de lo so­por­ta­ble, y hay ma­ni­fes­ta­cio­nes de mé­di­cos, en­fer­me­ros y pa­cien­tes; pa­ra se­guir, he oí­do a una doc­to­ra de­cir que ha vis­to a mé­di­cos sa­lir llo­ran­do de Ur­gen­cias; y pa­ra con­cluir, un pa­cien­te de 82 años ha te­ni­do que so­por­tar 10 ho­ras de es­pe­ra pa­ra que una am­bu­lan­cia lo lle­va­ra del hos­pi­tal a su do­mi­ci­lio. La pre­gun­ta es muy cla­ra: ¿a quién le in­tere­sa la pri­va­ti­za­ción de la sa­ni­dad? ¿Es ne­ce­sa­rio aña­dir al­go más? Án­gel Vi­lle­gas Bra­vo

Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.