“El len­gua­je po­pu­lar es­pa­ñol va al grano. Es más dy­la­niano que el ar­gen­tino”

Mú­si­co

El País (Valencia) - - CULTURA - CAR­LOS PÉ­REZ DE ZIRIZA,

A fi­nes de no­viem­bre, re­co­no­cía a EL PAÍS a diez mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia es­tar su­mi­do en una “ciu­dad ex­tra­ña”. Y no por el fút­bol, tan en­ra­re­ci­do a raíz de esa fi­nal de la Li­ber­ta­do­res que tu­vo al fi­nal que ju­gar­se en Ma­drid an­te la vio­len­cia que se vi­vió cer­ca del es­ta­dio Mo­nu­men­tal bo­nae­ren­se, sino por los pre­pa­ra­ti­vos de la pri­me­ra cum­bre del G20 en sue­lo sud­ame­ri­cano, que se ce­le­bró en Bue­nos Ai­res el 30 de no­viem­bre y el 1 de di­ciem­bre. Fi­to Páez (Ro­sa­rio, Ar­gen­ti­na, 55 años), con más de 30 años de ca­rre­ra, re­gre­sa a Es­pa­ña nue­ve años des­pués de su úl­ti­ma vi­si­ta, con una se­rie de con­cier­tos en los que ape­nas go­za­rá de más com­pa­ñía que su piano. Se­rán el 29 de enero en Ma­drid en el Tea­tro Cir­co Pri­ce (Fes­ti­val In­ver­fest), el 31 de enero en el Au­di­to­ri de Bar­ce­lo­na (Fes­ti­val Gui­tar BCN), el 2 de fe­bre­ro en el Au­di­to­rio Na­cio­nal de An­do­rra y el 9 de fe­bre­ro en el Al­fre­do Kraus de Las Pal­mas.

“Me di­vier­te mu­cho sen­tar­me so­lo al piano por­que me da mu­cha li­ber­tad y ca­si no ten­go que ha­cer lis­tas pa­ra los con­cier­tos, ade­más de que me per­mi­te es­tar co­mo en el li­ving de una ca­sa, acep­tan­do pe­ti­cio­nes del pú­bli­co y to­can­do mú­si­cas de to­dos los au­to­res que sé, des­de Jac­ques Brel a Troi­lo, Chi­co Buar­que o Dy­lan”, con­fe­sa­ba por te­lé­fono so­bre un for­ma­to con el que ya re­ca­ló en Es­pa­ña por úl­ti­ma vez, ha­ce ca­si una dé­ca­da.

De he­cho, el es­pi­na­zo de su úl­ti­mo ál­bum, La ciu­dad li­be­ra­da (2017), na­ció de una for­ma así de es­par­ta­na: “Lo que pa­só fue que lle­gué a la Sony con 60 mú­si­cas y es­ta­ba muy per­di­do”, co­men­ta, al­go que cho­có con los re­que­ri­mien­tos de la mul­ti­na­cio­nal, que le di­je­ron “que que­rían un te­ma pa­ra la ra­dio”. Eso le obli­gó “a tra­ba­jar con una ban­da” y a to­mar las rien­das del asun­to y “re­cons­truir el ál­bum de vuel­ta, lo que lle­vó más de un año y ter­mi­nó en 18 can­cio­nes”.

El re­sul­ta­do, que in­clu­so le re­por­tó un nue­vo Grammy La­tino, el sex­to, por la can­ción Tu vi­da mi vi­da, arro­jó ese cua­ja­do eclec­ti­cis­mo mar­ca de la ca­sa, y que tan co­mún re­sul­ta a los gran­des nom­bres de la can­ción ar­gen­ti­na. “En mi ca­sa pa­ter­na, a tra­vés de lo que es­cu­cha­ba mi pa­dre y mi ma­dre, siem­pre he te­ni­do esa for­ma­ción, por­que Ar­gen­ti­na se for­mó cul­tu­ral­men­te en los años se­sen­ta y se­ten­ta co­mo un gran hí­bri­do”, es­gri­me, con lo que no era ex­tra­ño “es­cu­char des­de la mú­si­ca bra­si­le­ña de Jo­bim y João Gilberto has­ta los tan­gos de Aní­bal Troi­lo, Ho­ra­cio Sal­gán, Ed­mun­do Ri­ve­ro o el po­la­co Go­ye­ne­che, has­ta que lue­go lle­ga­ron los Beatles y sur­gie­ron Charly Gar­cía y Luis Al­ber­to Spi­net­ta, con su ba­ga­je de mo­der­ni­dad y de nue­vo len­gua­je que se sa­lía de la zo­na del con­ser­va­to­rio”.

Páez, cu­ya fron­do­sa con­ver­sa­ción es re­fle­jo del vas­tí­si­mo le­ga­do mu­si­cal ar­gen­tino, re­cuer­da: “Aque­llo era un nue­vo mo­der­nis­mo en un país ya de por sí de tra­di­cio­nes mo­der­nis­tas, co­mo la que ge­ne­ró Bor­ges en la li­te­ra­tu­ra o Ber­ni y Fon­ta­na en la pin­tu­ra”.

Cu­rio­sa­men­te, su rol de ce­le­bri­dad y tó­tem in­dis­cu­ti­ble en su

El can­tan­te re­gre­sa de gi­ra por Es­pa­ña tras ca­si una dé­ca­da de au­sen­cia

“Los jó­ve­nes tie­nen que re­cu­pe­rar el ar­cón de crea­ti­vi­dad y lo­cu­ra”

país, en la lí­nea de al­gu­nos de los nom­bres que él mis­mo es­bo­za, nun­ca re­ca­bó el mis­mo eco en Es­pa­ña. Él tie­ne una ex­pli­ca­ción. “Tan­to Ca­la­ma­ro co­mo Ariel Rot o Mo­ris han vi­vi­do en Es­pa­ña, y han he­cho una ca­rre­ra ca­si co­mo es­pa­ño­les, sin per­der un ápi­ce de ar­gen­ti­ni­dad, y eso lo ha fa­ci­li­ta­do”, ar­gu­ye. Ade­más ase­gu­ra: “El len­gua­je po­pu­lar es­pa­ñol va más al grano. Es más dy­la­niano, em­plea po­co ele­men­tos, mien­tras el ar­gen­tino es más ex­pan­si­vo y re­car­ga­do, no tie­ne una en­tra­da tan di­rec­ta”.

Páez apro­ve­chó su úl­ti­ma in­cur­sión en los Grammy pa­ra reivin­di­car el le­ga­do mu­si­cal no an­glo­sa­jón. Por eso afir­ma: “Los mú­si­cos jó­ve­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nos y es­pa­ño­les tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad de re­cu­pe­rar ese ar­cón de in­ven­ción y lo­cu­ra, in­clu­so el ar­cón eu­ro­peo, el fran­cés, el es­pa­ñol o el ita­liano pa­ra po­der nu­trir­se de obras de ex­ce­len­cia e in­ter­ve­nir en es­ta épo­ca y no so­lo pa­ra agra­dar­le a la épo­ca”. Y re­co­no­ce que to­do su ba­ga­je co­mo es­cri­tor de no­ve­la y di­rec­tor de ci­ne, tam­bién se vio in­flui­do por la mú­si­ca y vi­ce­ver­sa: “Yo lo ha­go co­mo res­pi­rar, to­do sir­ve, y cuan­do es­tás edi­tan­do una no­ve­la, to­do el ba­ga­je que traes con la mú­si­ca o el ci­ne te ayu­da mu­chí­si­mo a aven­tu­rar­te en te­rre­nos inex­plo­ra­dos”.

/ O. T. (AFP)

Fi­to Páez, en Ciu­dad de Mé­xi­co en 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.