Es­pa­ña aprue­ba el pri­mer exa­men

La se­lec­ción lo­gra an­te Is­lan­dia su se­gun­da vic­to­ria con un de­ci­si­vo Sar­mien­to

El País (Valencia) - - DEPORTES - LORENZO CALONGE

Es­pa­ña as­cen­dió el pri­mer puer­to de mon­ta­ña en la cor­di­lle­ra que le es­pe­ra en es­te Mun­dial. Tras la to­ma de con­tac­to de Bah­réin, Is­lan­dia ele­va­ba el ni­vel de exi­gen­cia. La prue­ba que­dó su­pe­ra­da, con no­ta por mo­men­tos. No hay es­pa­cio pa­ra dis­trac­cio­nes y lo sa­be la se­lec­ción, que mos­tró su ca­ra más se­ria y apli­ca­da pa­ra qui­tar­se de en me­dio a Is­lan­dia (32-25). Go­ta a go­ta, fue so­me­tien­do al equi­po li­de­ra­do por el bar­ce­lo­nis­ta Pal­mars­son y res­pon­dió a tiem­po, con un gran Sar­mien­to, cuan­do el ri­val le exi­gió a la de­ses­pe­ra­da.

El par­ti­do lo aga­rra­ron pron­to por la so­la­pa los His­pa­nos. Tras el pri­mer lar­go ata­que fa­lli­do, que aca­bó en pa­si­vo, el gru­po de Jor­di Ri­be­ra pu­so el ven­ti­la­dor en mar­cha. La ven­ta­ja fue siem­pre su­ya, con la ex­cep­ción de un par­cial de 3-0 que lle­vó a Is­lan­dia a un efí­me­ro li­de­raz­go (3-4) en el mi­nu­to 9. Reac­cio­nó pron­to la se­lec­ción, que ya no sol­ta­ría el duelo de sus ma­nos. La pro­duc­ción de Agi­na­gal­de, Ari­ño y Fe­rran So­lé man­tu­vo a ra­ya a su ri­val. El en­cuen­tro em­pe­zó a rom­per­se su­pe­ra­do el ecua­dor del pri­mer tiem­po. Es­pa­ña pu­do hi­lar va­rios con­tra­ata­ques pa­ra es­ti­rar su ven­ta­ja has­ta los cin­co go­les. La agre­si­va de­fen­sa is­lan­de­sa, pe­na­li­za­da con cua­tro ex­clu­sio­nes an­tes del des­can­so, per­dió fuer­za y sus op­cio­nes fue­ron re­du­cién­do­se. Tam­bién que su fa­ro, Aron Pal­mars­son, no po­día es­tar en to­do. Cua­tro tan­tos su­yos y tres de Gud­munds­son re­sul­ta­ban in­su­fi­cien­tes: 19-14 al in­ter­me­dio.

Ace­le­ra­ron los is­lan­de­ses na­da más vol­ver del ves­tua­rio. Gol de Pal­mars­son en el pri­mer ata­que, con­tra­gol­pe en el se­gun­do. Un par­cial de 2-0 ani­mó el cho­que, aun­que la reac­ción tu­vo una res­pues­ta ful­mi­nan­te. Es­pa­ña se es­ti­ró has­ta los sie­te go­les (27-20) en el mi­nu­to 44. Aque­llo te­nía pin­ta de car­pe­ta­zo, y así pa­re­ció en­ten­der­lo el técnico is­lan­dés, que re­ti­ró a Parl­mars­son a la es­pe­ra de ba­ta­llas fu­tu­ras. Sin em­bar­go, las pa­ra­das del in­com­bus­ti­ble Gus­tavs­son ali­men­ta­ron a su equi­po, que en­gan­chó un par­cial de 4-0. En­ton­ces, apa­re­ció Sar­mien­to, cru­cial en el úl­ti­mo tra­mo. Aga­rró al vue­lo un pa­se que lle­va­ba ca­mino de acer­car a Is­lan­dia a dos go­les, y a la ju­ga­da si­guien­te anotó un tan­to de­ci­si­vo pa­ra apla­car la re­be­lión ri­val. To­da­vía su­ma­ría dos go­les más. Se­gun­da vic­to­ria pa­ra los His­pa­nos, la pri­me­ra de en­ti­dad. Hoy, la exi­gen­cia se re­du­ce de nue­vo (Ja­pón, 20.30, Tdp) a la es­pe­ra de Ma­ce­do­nia y Croa­cia.

Gru­po B. Ma­ce­do­nia, 28 - Bah­réin, 23. Croa­cia, 35 - Ja­pón, 27. Es­pa­ña, 32 - Is­lan­dia, 25. Gru­po D. Qa­tar, 28 - Egip­to, 23. Hun­gría, 34 - An­go­la, 24. Sue­cia, 31 Ar­gen­ti­na, 16. En el cam­po pro­fe­sio­nal, la úni­ca li­cen­cia es el per­mi­so del cir­cui­to eu­ro­peo de lle­var ber­mu­das en las jor­na­das de en­tre­na­mien­to (co­mo ayer Fleet­wood en Abu Da­bi), pe­ro no en los tor­neos. En el cir­cui­to es­ta­dou­ni­den­se, ni eso. “Pe­ro sí te de­jan ir con la ro­pa de co­lo­res de John Daly”, di­ce Ger­vás. Tam­bién Ti­ger Woods lle­vó su re­vo­lu­ción a la ima­gen y, ves­ti­do por Ni­ke, com­bi­nó la se­ño­rial cha­que­ta ver­de de Au­gus­ta con un po­lo de­por­ti­vo sin cue­llo. Era otra ge­ne­ra­ción dis­tin­ta a la de ve­te­ra­nos co­mo Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez, que se es­pan­ta con la idea del chán­dal. “El golf no es el te­nis, que ne­ce­si­ta ro­pa elás­ti­ca. Es mar­car la di­fe­ren­cia con otros de­por­tes, nues­tro es­ti­lo. No es eli­tis­mo, es una co­sa ló­gi­ca. Aho­ra no va­mos a cam­biar­lo por es­tas mo­das… eso le qui­ta­ría al golf su esen­cia. Hay que man­te­ner­se ahí”, di­ce el Pis­ha, de 55 años.

Lo mis­mo opi­na Mar­ta Fi­gue­ras Dot­ti, ex­ju­ga­do­ra y hoy pre­si­den­ta del cir­cui­to eu­ro­peo fe­me­nino. “No se jue­ga al ba­lon­ces­to con go­rra, ¿no? Ya ha ha­bi­do cam­bios, co­mo ju­gar sin tan­to cue­llo, con za­pa­ti­llas sin cla­vos, pe­ro la eti­que­ta se ha de man­te­ner. Pue­des es­tar ves­ti­do co­rrec­ta­men­te sin las me­jo­res mar­cas”, afir­ma. Fi­gue­ras Dot­ti re­cuer­da cuan­do ha­ce años en el cir­cui­to ame­ri­cano no se po­dían lle­var fal­das o ber­mu­das más cor­tas de cua­tro cen­tí­me­tros por en­ci­ma de las ro­di­llas. “Y hoy se lle­van unas mi­ni­fal­das es­tu­pen­das, co­mo en el te­nis. La ju­ga­do­ra no sa­le del ho­tel a no ser que se vea mo­na, ele­gan­te”, di­ce. Aho­ra ellas pue­den ju­gar sin man­gas y con cue­llo, o al re­vés, pe­ro no sin man­gas y sin cue­llos. Y no hay una nor­ma de cen­tí­me­tros… “Pe­ro de ahí al chán­dal…, ja­más”.

El cam­bio tam­bién lo ha vi­vi­do Eduar­do Ruiz, di­rec­tor de golf en La Man­ga. Cuan­do el club es­tu­vo en ma­nos bri­tá­ni­cas, la eti­que­ta era es­tric­ta. Prohi­bi­das las ber­mu­das con bol­si­llo la­te­ral o por en­ci­ma de la ro­di­lla, y los cal­ce­ti­nes blan­cos. “Lue­go me di cuen­ta de que hay gen­te que jue­ga co­mo Ti­ger y McIl­roy. Lo he in­ten­ta­do adap­tar a los jó­ve­nes. Y si no de­jo ju­gar en vaqueros es por no te­ner bronca con los so­cios bri­tá­ni­cos. Per­mi­to vaqueros no azules, no del co­lor de los jeans”, ex­pli­ca Ruiz. Más de 1.600 de los 1.800 so­cios del club son bri­tá­ni­cos. “El bri­tá­ni­co da mu­cho do­lor de ca­be­za con la eti­que­ta y la tra­di­ción. Pa­ra ellos es co­mo el blan­co de Wim­ble­don, la esen­cia. El in­glés top va con la re­gla en la mano”, cuen­ta Ruiz, que cuan­do tra­ba­ja­ba en Val­de­rra­ma tu­vo que echar a gen­te pa­sean­do en vaqueros. Hoy lo tie­ne cla­ro: “To­do gi­ra al cam­bio. Es len­to, pe­ro el golf cam­bia­rá. O cam­bia o mue­re”.

“Es nues­tro es­ti­lo, mar­car la di­fe­ren­cia. No es eli­tis­mo”, afir­ma Ji­mé­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.