El ‘lobby’ ban­ca­rio

La pre­sión de las en­ti­da­des al su­per­vi­sor lo­gró re­du­cir de 60.000 a 26.000 mi­llo­nes las pro­vi­sio­nes pa­ra fre­nar la cri­sis

El País (Valencia) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

En las con­clu­sio­nes del in­for­me so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra de Es­ta­dos Uni­dos (The Fi­nan­cial Cri­sis In­quiry Re­port) de enero de 2011 se des­ta­ca el im­por­tan­te pa­pel ju­ga­do por los lob­bies. El do­cu­men­to se­ña­la que “la in­dus­tria fi­nan­cie­ra ju­gó un pa­pel cla­ve en el de­bi­li­ta­mien­to de las res­tric­cio­nes re­gu­la­to­rias de las ins­ti­tu­cio­nes, mer­ca­dos y pro­duc­tos”. Sus re­dac­to­res aña­den que “no sor­pren­dió a la co­mi­sión que una in­dus­tria con tan­ta ri­que­za y po­der pu­die­ra ejer­cer pre­sio­nes en los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos y re­gu­la­do­res”. Y lo más re­le­van­te, pre­ci­sa que “des­de 1999 a 2008, el sec­tor fi­nan­cie­ro des­ti­nó 2.700 mi­llo­nes en gas­tos de ac­ti­vi­da­des de lobby a ni­vel fe­de­ral”. El sec­tor ban­ca­rio tam­bién con­tri­bu­yó con mil mi­llo­nes de dó­la­res a las cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

A di­fe­ren­cia de Es­ta­dos Uni­dos, en Es­pa­ña no co­no­ce­mos na­da del di­ne­ro que han gas­ta­do los lob­bies pa­ra in­fluir en la re­gu­la­ción. Pe­ro sí sa­be­mos que rea­li­za­ron ac­tua­cio­nes muy sus­tan­cia­les que fue­ron de­ci­si­vas pa­ra re­ba­jar las exi­gen­cias de pro­vi­sio­nes en ma­te­ria de cré­di­tos, que en­ca­re­cie­ron el cos­te de la cri­sis.

Je­sús Sau­ri­na, di­rec­tor ge­ne­ral de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra del Ban­co de Es­pa­ña, y Car­los Tru­char­te, des­ta­ca­do in­ves­ti­ga­dor de la mis­ma ins­ti­tu­ción, han ana­li­za­do en su li­bro Las pro­vi­sio­nes con­tra­cí­cli­cas del Ban­co de Es­pa­ña, 2000 - 2016, la re­le­van­cia de es­tas ac­tua­cio­nes. Los au­to­res ex­pli­can có­mo en 2000, por im­pul­so del go­ber­na­dor Luis Án­gel Ro­jo, el Ban­co de Es­pa­ña es­ta­ble­ció las lla­ma­das pro­vi­sio­nes con­tra­cí­cli­cas pa­ra cu­brir las po­si­bles pér­di­das fu­tu­ras por cré­di­tos fa­lli­dos.

El ob­je­ti­vo de es­tas pro­vi­sio­nes, lla­ma­das tam­bién es­ta­dís­ti­cas, era cu­brir la pér­di­da me­dia es­pe­ra­da des­de el mis­mo mo­men­to de la con­ce­sión del prés­ta­mo, de acuer­do con la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca. Se tra­ta­ba de que las en­ti­da­des man­tu­vie­ran un ni­vel de do­ta­cio­nes a in­sol­ven­cias si­mi­lar al de las ocu­rri­das en el pe­rio­do 1986 -1998, que se si­tua­ba en el 0,9% de la car­te­ra cre­di­ti­cia.

Sau­ri­na y Tru­char­te se­ña­lan que los “ban­cos se opu­sie­ron de ma­ne­ra per­ti­naz, con­tra­ria­men­te qui­zá a lo que po­dría es­pe­rar­se de unos ban­que­ros pru­den­tes, preo­cu­pa­dos no só­lo por el be­ne­fi­cio a cor­to pla­zo sino tam­bién por la per­du­ra­ción de la en­ti­dad a me­dio pla­zo”. Y aña­den que “la fuer­te opo­si­ción de la ban­ca es­pa­ño­la, en­tre otros fac­to­res, pu­do lle­var a una re­ba­ja de la ca­li­bra­ción ini­cial pro­pues­ta, a un en­torno al­go su­pe­rior a una co­ber­tu­ra del 0,4% de la car­te­ra cre­di­ti­cia”.

En­tre 2000 y 2007 es­tas pro­vi­sio­nes per­mi­tie­ron crear un fon­do de 25.836 mi­llo­nes de eu­ros. Si se hu­bie­ra apli­ca­do el 0,9% pro­pues­to por el su­per­vi­sor se ha­brían acu­mu­la­do unos 60.000 mi­llo­nes de eu­ros y las pér­di­das de ayu­das pú­bli­cas (48.000 mi­llo­nes se­gún la Unión Eu­ro­pea) ha­brían si­do mu­cho me­no­res.

Pa­ra em­pe­zar, los ban­cos de­be­rían re­co­no­cer que se equi­vo­ca­ron con sus pre­sio­nes. Re­sul­tan pa­té­ti­cas las acu­sa­cio­nes de los ex­ban­que­ros en apu­ros que acha­can aho­ra al su­per­vi­sor la cau­sa de sus des­gra­cias.

Por ello tie­ne mu­cho sen­ti­do la pro­pues­ta de Uni­dos Po­de­mos en el In­for­me de la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción que pro­pug­na es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos pa­ra “re­gu­lar y fis­ca­li­zar la ac­tua­ción de los lob­bies fi­nan­cie­ros”. Se ha­bla mu­cho de la cap­tu­ra del re­gu­la­dor pe­ro se­ría me­jor fi­jar­se en los cap­to­res del re­gu­la­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.