Po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca inade­cua­da

El País - - ESPAÑA - / LO­REN­ZO BER­NAL­DO DE QUI­RÓS

El acuer­do Go­bierno-Po­de­mos cer­ti­fi­ca el prin­ci­pio del fin del ci­clo ex­pan­si­vo pro­ta­go­ni­za­do por la eco­no­mía española des­de el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2013, agu­di­za la des­ace­le­ra­ción en cur­so y pone las ba­ses pa­ra una nue­va cri­sis. La com­po­si­ción de la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, de­fi­ni­da por un au­men­to de los im­pues­tos y de los gas­tos, no ha ser­vi­do nun­ca pa­ra re­du­cir el des­equi­li­brio financiero del sec­tor pú­bli­co y sí pa­ra des­en­ca­de­nar fa­ses re­ce­si­vas. Los programas de gas­to tie­nen na­tu­ra­le­za es­truc­tu­ral y su cos­te no se­rá in­fe­rior a los 4.000 mi­llo­nes; las al­zas im­po­si­ti­vas con­sen­sua­das tie­nen una es­ca­sa ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria, al­re­de­dor de 3.000 mi­llo­nes en tér­mi­nos es­tá­ti­cos. Y pe­na­li­zan el tra­ba­jo, el aho­rro y la in­ver­sión des­de una óp­ti­ca di­ná­mi­ca, lo que ten­drá un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre el cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos ejercicios y, por tan­to, so­bre la re­cau­da­ción.

Las me­di­das de acom­pa­ña­mien­to po­ten­cian los efec­tos de­pre­si­vos del pre­su­pues­to. La subida del sa­la­rio mí­ni­mo a 900 eu­ros es un im­pues­to so­bre el em­pleo que re­du­ci­rá su de­man­da, en es­pe­cial la de jóvenes y tra­ba­ja­do­res no cua­li­fi­ca­dos. Eso es irres­pon­sa­ble cuan­do se tie­ne una ta­sa de pa­ro tan abul­ta­da co­mo la española. Los con­tro­les de al­qui­le­res dis­mi­nui­rán la ma­gra ofer­ta de ese ti­po de vi­vien­das, ya mer­ma­da por la LAU, y en­ca­re­ce­rá las que sal­gan al mer­ca­do. Las ini­cia­ti­vas pac­ta­das en el ám­bi­to ener­gé­ti­co se tra­du­cen en al­zas de cos­tes que res­tan com­pe­ti­ti­vi­dad. Po­drían ci­tar­se más ejem­plos, pe­ro eso

bas­ta pa­ra re­fle­jar con cla­ri­dad que ese pac­to es in­com­pa­ti­ble con la es­ta­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas, con la com­pe­ti­ti­vi­dad, con el cre­ci­mien­to y con la crea­ción de em­pleo.

La com­bi­na­ción de una eco­no­mía in­mer­sa en una tra­yec­to­ria de­cli­nan­te del PIB, con la pre­sen­cia de fra­gi­li­da­des acu­sa­das (al­ta deuda pú­bli­ca y pri­va­da, una de­li­ca­da po­si­ción fi­nan­cie­ra ne­ta in­ter­na­cio­nal), con un en­torno de in­cer­ti­dum­bre glo­bal, con las ten­sio­nes crea­das por Ita­lia y con la des­apa­ri­ción de los fac­to­res ex­ter­nos que ayu­da­ron a im­pul­sar la re­cu­pe­ra­ción (un pre­cio del pe­tró­leo ba­jo y unas hol­ga­das con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias) ha­ce de la es­tra­te­gia pac­ta­da por el Go­bierno y Po­de­mos la peor po­si­ble en el mo­men­to me­nos opor­tuno. Al mar­gen de sus con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas di­rec­tas, es pre­ci­so an­ti­ci­par las que ge­ne­ra­rá so­bre las expectativ­as de las fa­mi­lias, de las em­pre­sas y de los mer­ca­dos. Si en los pe­río­dos de au­ge, aque­llas tien­den a so­bre reac­cio­nar al alza, en los de des­ace­le­ra­ción lo ha­cen a la ba­ja, agra­van­do la caí­da de la ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.