Los re­pu­bli­ca­nos per­die­ron ca­si 33 es­ca­ños en los su­bur­bios

Cer­ca de 121 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vi­ven en dis­tri­tos sub­ur­ba­nos Los de­mó­cra­tas re­pre­sen­ta­rán al 70% de es­tos ha­bi­tan­tes en la Cá­ma­ra ba­ja

El País - - INTERNACIONAL - @moi­ses­naim

que exa­cer­ban la con­flic­ti­vi­dad so­cial sir­vie­ron pa­ra mo­ti­var a su ba­se y ayu­da­ron a que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano au­men­ta­ra su ma­yo­ría en el Se­na­do. Pe­ro tam­po­co hay du­da de que sus po­lí­ti­cas y men­sa­jes tam­bién ac­tua­ron co­mo un po­ten­te com­bus­ti­ble pa­ra enar­de­cer y mo­vi­li­zar a su opo­si­ción, y ha­cer­le per­der la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes por un am­plio mar­gen.

Fi­nal­men­te, una re­ve­la­do­ra sor­pre­sa de es­tas elec­cio­nes fue la des­apa­ri­ción del de­ba­te elec­to­ral de un im­por­tan­te te­ma pen­dien­te en la agen­da del país: las ar­mas.

En fe­bre­ro pa­sa­do un jo­ven de 19 años en­tró en una es­cue­la se­cun­da­ria en Par­kland (Flo­ri­da) y ase­si­nó a 17 per­so­nas e hi­rió a otras 17, la ma­yo­ría es­tu­dian­tes. Al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros que so­bre­vi­vie­ron re­sul­ta­ron ser in­te­li­gen­tes, or­ga­ni­za­dos y muy bue­nos co­mu­ni­ca­do­res. En los días y se­ma­nas si­guien­tes ba­te es justo el que ha­bían tra­ta­do de elu­dir al­gu­nos can­di­da­tos sub­ur­ba­nos. “Ha ha­bi­do un cam­bio de­mo­grá­fi­co im­por­tan­te en los su­bur­bios de lu­ga­res co­mo Vir­gi­nia”, ex­pli­ca Kidd. “Aho­ra son más di­ver­sos. Hay más la­ti­nos, asiá­ti­cos. Y, aun­que esos co­lec­ti­vos no sue­len vo­tar, los su­bur­bios se acos­tum­bran a una con­vi­ven­cia en­tre di­ver­sos que les ha­ce re­cha­zar el men­sa­je alar­mis­ta de Trump. Tra­di­cio­nal­men­te el vo­tan­te sub­ur­bano es con­ser­va­dor, aco­mo­da­do, par­ti­da­rio de los im­pues­tos ba­jos. Pe­ro no le gus­ta el na­cio­na­lis­mo blanco. Aun­que se be­ne­fi­cien de me­di­das co­mo las re­ba­jas fis­ca­les, rechazan so­cial y cul­tu­ral­men­te a Trump. Sus po­lí­ti­cas son bue­nas pa­ra ellos, pe­ro su ac­ti­tud les pro­du­ce re­cha­zo”.

Au­to­com­pla­cen­cia

La in­cóg­ni­ta es si el fe­nó­meno se re­du­ce a un re­cha­zo a Trump, o si el gi­ro sub­ur­bano ha­cia la iz­quier­da tie­ne que ver con un cam­bio de­mo­grá­fi­co más pro­fun­do. “Lo úni­co que sé es que con Oba­ma pe­ca­mos de au­to­com­pla­cen­cia”, ad­vier­te Wright. “Pen­sa­mos que es­tá­ba­mos en la di­rec­ción ade­cua­da, y que to­do iba a ir bien. Por eso Trump ha si­do un re­vul­si­vo. Nos ha he­cho des­per­tar. Cuan­do él se va­ya, la­men­ta­ble­men­te ha­brá efec­tos du­ra­de­ros. Pe­ro no po­de­mos vol­ver a ser au­to­com­pla­cien­tes”.

El vo­to de los su­bur­bios per­mi­tió a los pro­gre­sis­tas re­cu­pe­rar el con­trol de la Cá­ma­ra ba­ja, don­de el 40% de los es­ca­ños co­rres­pon­de a dis­tri­tos pre­do­mi­nan­te­men­te sub­ur­ba­nos. Has­ta un to­tal de 121 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vi­ven en dis­tri­tos sub­ur­ba­nos y, en la nue­va Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes sur­gi­da tras las elec­cio­nes del pa­sa­do mar­tes, el 70% de ellos es­ta­rá re­pre­sen­ta­do por de­mó­cra­tas. Ca­si to­dos los 33 es­ca­ños que los de­mó­cra­tas arre­ba­ta­ron a los re­pu­bli­ca­nos son pre­do­mi­nan­te­men­te sub­ur­ba­nos. Has­ta aho­ra, los re­pu­bli­ca­nos ha­bían con­ta­do con los su­bur­bios pa­ra con­tra­rres­tar su es­ca­so pe­so en las ciu­da­des. Pe­ro la en­cen­di­da re­tó­ri­ca con la que Trump aren­ga a sus ba­ses pa­re­ce ha­ber alie­na­do a los vo­tan­tes sub­ur­ba­nos.

a la tra­ge­dia, es­te gru­po de jó­ve­nes lo­gró crear una am­plia e in­ten­sa dis­cu­sión na­cio­nal acer­ca de la ne­ce­si­dad de con­tro­lar más la com­pra y te­nen­cia de ar­mas. La in­ten­si­dad del de­ba­te au­gu­ra­ba que el te­ma for­ma­ría par­te inevi­ta­ble de las cam­pa­ñas pre­vias a las elec­cio­nes del mar­tes pa­sa­do. No fue así. Si bien es cier­to que fue­ron ele­gi­dos va­rios re­pre­sen­tan­tes del Par­ti­do De­mó­cra­ta que se atre­ven a en­fren­tar­se abier­ta­men­te a la NRA, el po­de­ro­so lobby de las ar­mas, la dis­cu­sión so­bre la ne­ce­si­dad de re­for­mar las le­yes en es­te cam­po bri­lló por su au­sen­cia.

Al día si­guien­te de las elec­cio­nes, un hom­bre ar­ma­do en­tró a un bar en Ca­li­for­nia y, sin de­cir na­da, ase­si­nó a una do­ce­na de per­so­nas y lue­go se sui­ci­dó. En lo que va de es­te año ha ha­bi­do 307 ata­ques co­mo es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.