“Mi hi­ja se po­nía mi co­lo­nia pa­ra oler a su pa­dre”

El País - - ESPAÑA -

EL PAÍS acom­pa­ñó la ma­ña­na del pa­sa­do miér­co­les a To­más Mar­tí­nez al mis­mo lu­gar, la pla­ya mar­be­llí de Ca­bo­pino, don­de se ges­tó su cau­ti­ve­rio. “Nun­ca ha­bía vuel­to a es­ta pla­ya”, re­la­ta mi­ran­do de reojo el mar. Ni del cu­bo, ni de las ca­ñas de pes­car vol­vió a sa­ber na­da des­de que se lo lle­va­ron pre­so.

Aho­ra vi­ve en el mu­ni­ci­pio de Al­hau­rín el Gran­de. Des­de allí, con ayu­da de su mu­jer tra­ta de ol­vi­dar el des­tro­zo per­so­nal y emo­cio­nal que le cau­só es­tar aque­lla noche en la pla­ya. To­más re­cuer­da los vá­te­res de la cár­cel que tu­vo que lim­piar du­ran­te va­rios me­ses has­ta que los fun­cio­na­rios lo nom­bra­ron pre­si­den­te del mó­du­lo de res­pe­to. Tam­bién las man­chas de san­gre que vio en las pa­re­des de al­gu­nas de las cel­das que com­par­tió co­mo vi­gía de pre­sos que que­rían qui­tar­se la vi­da.

Mar­tí­nez rom­pe a llo­rar cuan­do se acuer­da de lo mal que lo pa­sa­ron sus dos hi­jas, que no fal­ta­ron en nin­gu­na de las vi­si­tas a la pri­sión. Te­nían en­ton­ces 9 y 11 años: “Mi hi­ja pe­que­ña se echa­ba co­lo­nia de la mía, pa­ra oler a su pa­dre…”, re­cuer­da el pes­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.