La ges­tión de la Igle­sia es­pa­ño­la preo­cu­pa en el Va­ti­cano

CrÍ­ti­cas por la pa­si­vi­dad an­te las de­nun­cias de las víc­ti­mas

El País - - SOCIEDAD - DA­NIEL VER­DÚ,

La San­ta Se­de mi­ra des­de ha­ce tiem­po de reojo ha­cia Es­pa­ña. Los es­cán­da­los de abu­sos sur­gi­dos en Ale­ma­nia, Ir­lan­da o, in­clu­so, Fran­cia no han te­ni­do co­rres­pon­den­cia has­ta aho­ra en un país don­de la Igle­sia ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da en to­dos los es­ta­men­tos edu­ca­ti­vos des­de ha­ce dé­ca­das. Han pa­sa­do ocho años ya des­de que el Va­ti­cano, en­ton­ces ba­jo el man­da­to de Be­ne­dic­to XVI, pu­bli­có las lí­neas guía pa­ra la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de los abu­sos. El Pon­tí­fi­ce, en­tre otras co­sas, em­pla­za­ba a tras­la­dar los ca­sos a la jus­ti­cia ci­vil, pe­ro en Es­pa­ña al­gu­nas de­nun­cias no han lle­ga­do ni si­quie­ra de mano de los obis­pos que las co­no­cían. La reali­dad cons­ta­ta­da en Ro­ma es que ca­si nin­gu­na dió­ce­sis ha he­cho na­da pa­ra apli­car esas nor­mas y la co­mi­sión crea­da no cuen­ta con ele­men­tos pa­ra ser to­ma­da en con­si­de­ra­ción.

El Va­ti­cano re­cha­za ofre­cer las es­ta­dís­ti­cas de­ta­lla­das y des­glo­sa­das por paí­ses de los cre­cien­tes ca­sos que lle­gan a la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, el ór­gano que in­ves­ti­ga y cas­ti­ga es­tos de­li­tos. Tam­po­co pu­bli­ca las de­ci­sio­nes to­ma­das, lo que per­mi­ti­ría co­no­cer la ju­ris­pru­den­cia se­gui­da. La me­dia pro­ce­den­te de Es­pa­ña, sien­do bas­tan­te al­ta, no es ex­ce­si­va­men­te su­pe­rior a la de otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro fuentes con­sul­ta­das pa­ra es­te re­por­ta­je (de au­to­ri­da­des ecle­sia­les es­pa­ño­las y va­ti­ca­nas) con­si­de­ran inade­cua­do el tra­ta­mien­to que se ha he­cho du­ran­te años y sos­tie­nen que tras las nue­vas de­nun­cias apa­re­ci­das, se in­cre­men­ta­rán, co­mo ya ha pa­sa­do en otros paí­ses (en 2017 lle­ga­ron 410 de­nun­cias de to­do el mun­do). Has­ta la fe­cha no res­pon­den a un mis­mo pa­trón geo­grá­fi­co o hu­mano, co­mo sí su­ce­dió en Ale­ma­nia, Mé­xi­co o Bos­ton. Pe­ro cun­de la sos­pe­cha, se­ña­lan fuentes va­ti­ca­nas, de que son más de las que se trans­mi­ten.

Los pa­ños ca­lien­tes no con­ven­cen. Y al­gu­nas de las vo­ces más au­to­ri­za­das del Va­ti­cano en es­ta ma­te­ria ven de­ma­sia­do en­de­ble la co­mi­sión crea­da por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la. Es­pe­cial­men­te ha­bien­do co­lo­ca­do en un mo­men­to tan de­li­ca­do —la lu­cha con­tra los abu­sos se ha con­ver­ti­do en el te­ma cru­cial del pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co y una de sus gran­des prio­ri­da­des— al obis­po de As­tor­ga, Juan Antonio Me­nén­dez, co­mo pre­si­den­te de la mis­ma. Un pre­la­do co­no­ci­do por ins­truir de mo­do in­su­fi­cien­te las agre­sio­nes se­xua­les pres­cri­tas de un sa­cer­do­te de La Ba­ñe­za (León) que ocul­tó a la opi­nión pú­bli­ca. Pe­se a dis­po­ner en su dió­ce­sis de uno de los po­cos pro­to­co­los que obli­gan a de­nun­ciar a la jus­ti­cia or­di­na­ria los ca­sos de abu­sos, no es­tá cla­ra su dis­po­si­ción a in­fluir en el res­to del epis­co­pa­do es­pa­ñol en la im­ple­men­ta­ción de me­di­das que pro­te­jan a la in­fan­cia y per­si­gan los de­li­tos co­me­ti­dos por el cle­ro.

La crea­ción de es­ta co­mi­sión se per­ci­be co­mo una ope­ra­ción de la­va­do de ima­gen de un mo­do de ha­cer has­ta la fe­cha. Una im­pro­vi­sa­da sa­li­da an­te la histórica reunión de obis­pos el pró­xi­mo fe­bre­ro en el Va­ti­cano con­vo­ca­da por Fran­cis­co. “Lo me­jor pa­ra que al­go no se se­pa es crear una co­mi­sión”, iro­ni­za un al­to re­pre­sen­tan­te re­li­gio­so de la cu­ria. Cuan­do el Pa­pa se reúne ca­da se­ma­na con víc­ti­mas de abu­sos en el Va­ti­cano, se echan tam­bién de me­nos ges­tos y em­pa­tía en Es­pa­ña ha­cia ellas, se­ña­la un obis­po es­pa­ñol que fre­cuen­ta la San­ta Se­de. El ma­les­tar tam­bién al­can­za a al­gu­nos im­por­tan­tes ecle­siás­ti­cos, que con­si­de­ran “po­co se­rio” que en la co­mi­sión ha­ya gen­te co­mo Sil­ve­rio Nie­to, con­tro­ver­ti­do por su par­ti­ci­pa­ción en el ca­so de abu­sos del co­le­gio Gaz­te­lue­ta (fue acu­sa­do por las víc­ti­mas de “en­ga­ño”), u otros ca­no­nis­tas que no son ex­per­tos en de­re­cho pe­nal, co­mo Jorge Ota­duy y Carlos Morán.

El pro­ble­ma, ade­más, es que es un ór­gano po­bre en su re­pre­sen­ta­ción: fal­tan ex­per­tos in­de­pen­dien­tes y al­gu­nas per­so­nas sos­tie­nen que se­ría mu­cho más efec­ti­vo si se ten­die­ra ha­cia una co­mi­sión mix­ta con las au­to­ri­da­des ci­vi­les es­pa­ño­las. Una pla­ta­for­ma don­de pu­die­ran par­ti­ci­par víc­ti­mas y al­gún re­pre­sen­tan­te del Es­ta­do, ya que la le­gis­la­ción en la ma­te­ria no com­pe­te so­lo a la Igle­sia. Jus­ta­men­te, en uno de los pun­tos cru­cia­les que se­ña­lan las aso­cia­cio­nes y au­to­ri­da­des en la ma­te­ria, co­mo el ar­zo­bis­po de Mal­ta y ex pro­mo­tor de Jus­ti­cia de la Con­gre­ga­ción por la Doc­tri­na de la Fe, Char­les Sci­clu­na, —la obli­ga­to­rie­dad le­gal de la Igle­sia de de­nun­ciar a la jus­ti­cia ci­vil cual­quier ca­so— no se­rá po­si­ble lle­gar a nin­gún avan­ce sin los Es­ta­dos co­rres­pon­dien­tes.

/ ALES­SAN­DRO BIANCHI (REUTERS)

Va­rias mon­jas se pro­te­gen de la llu­via en la pla­za de San Pe­dro (Ro­ma).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.