El di­lu­vio apla­za la fi­nal de to­dos los tiem­pos

La llu­via obli­ga a sus­pen­der el en­cuen­tro de ida de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre Bo­ca y Ri­ver, que se in­ten­ta­rá ju­gar hoy

El País - - DEPORTES - ANDRÉS BURGO, Bue­nos Ai­res

Ar­gen­ti­na, siem­pre un país de exa­ge­ra­cio­nes, es­pe­ra­ba la fi­nal del mun­do y se des­per­tó con el fi­nal del mun­do: el su­per­clá­si­co en­tre Bo­ca y Ri­ver que de­bía ju­gar­se ayer en la Bom­bo­ne­ra (17.00 ho­ra lo­cal, 21.00 en Es­pa­ña) pa­ra co­men­zar a di­ri­mir la Co­pa Li­ber­ta­do­res, anun­cia­do co­mo el par­ti­do de to­dos los tiem­pos, fue sus­pen­di­do por el di­lu­vio tro­pi­cal que co­men­zó a caer en Bue­nos Ai­res des­de la ma­dru­ga­da. Si al­go le fal­ta­ba a una pre­via que atra­ve­só a la po­lí­ti­ca, la re­li­gión y a la so­cie­dad ar­gen­ti­na era una lla­ma­da de la na­tu­ra­le­za, y se dio: el pun­ta­pié ini­cial fue pos­ter­ga­do pa­ra hoy, a las 16.00 ho­ra lo­cal (20.00 ho­ra de Es­pa­ña; Mo­vis­tar Li­ga de Cam­peo­nes), aun­que tam­bién es­tá ame­na­za­do por pro­nós­ti­co de tor­men­tas. La vuelta se man­tie­ne en su fe­cha ori­gi­nal, el sá­ba­do 24 en el Mo­nu­men­tal.

Fue co­mo si las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas se con­ta­gia­ran de la at­mós­fe­ra ex­ce­si­va, re­car­ga­da, que vi­ve Bue­nos Ai­res des­de que los dos co­lo­sos del fútbol ar­gen­tino se cla­si­fi­ca­ron pa­ra la fi­nal del tor­neo: el cie­lo des­car­gó y en un día llo­vió ca­si la mis­ma can­ti­dad de mi­lí­me­tros que el pro­me­dio his­tó­ri­co de no­viem­bre. Unas 20.000 per­so­nas ya ocu­pa­ban las tri­bu­nas de la Bom­bo­ne­ra cuan­do la Con­me­bol, a fal­ta de dos ho­ras pa­ra el co­mien­zo es­ti­pu­la­do, in­for­mó de la pos­ter­ga­ción “por mo­ti­vos de fuer­za ma­yor”.

Bue­nos Ai­res ya es­ta­ba pa­sa­da por agua des­de tem­prano: el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal (SMN) ha­bía in­for­ma­do dos ho­ras an­tes del par­ti­do que ya se ha­bían acu­mu­la­do 91 mi­lí­me­tros de llu­via en la jor­na­da. El pro­me­dio acu­mu­la­do del mes es 108.

Los equi­pos ni si­quie­ra lle­ga­ron a los es­ta­dios. El de Ri­ver per­ma­ne­ció en la con­cen­tra­ción de su es­ta­dio, el Mo­nu­men­tal, y los ju­ga­do­res de Bo­ca de­bie­ron ba­jar­se del bus al que se ha­bían subido des­de un ho­tel cén­tri­co pa­ra via­jar a la Bom­bo­ne­ra. En un úl­ti­mo in­ten­to, el ár­bi­tro chi­leno Ro­ber­to To­bar sa­lió a re­co­rrer el cam­po de jue­go pa­ra com­pro­bar en per­so­na lo que des­de la ma­ña­na ha­bía em­pe­za­do a que­dar cla­ro: que lo más nor­mal se­ría pos­ter­gar el par­ti­do. Muy pron­to ha­bían co­men­za­do a cir­cu­lar imá­ge­nes del cés­ped de la Bom­bo­ne­ra lleno de char­cos, más pro­pio de un de­por­te acuá­ti­co que de fútbol.

To­bar in­ten­tó un si­mu­la­cro de jue­go pe­ro la pe­lo­ta no ro­dó en la ma­yo­ría de los sec­to­res. Ape­nas avan­zó al­gu­nos me­tros en otras par­tes, pa­ra el de­li­rio del pú­bli­co pre­sen­te en el es­ta­dio, que se es­ta­ba mo­jan­do y que­ría que co­men­za­ra el es­pec­tácu­lo. Pe­ro el par­ti­do no so­lo ha­bría que­da­do des­na­tu­ra­li­za­do sino que se ha­bría si­do un pe­li­gro pa­ra los ju­ga­do­res y los es­pec­ta­do­res. Los pa­si­llos de la Bom­bo­ne­ra se ha­bían inun­da­do, por los es­ca­lo­nes se for­ma­ban ca­ta­ra­tas y des­de lo al­to del es­ta­dio ca­yó par­te de la es­truc­tu­ra pa­ra las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, que por for­tu­na no im­pac­tó en el pú­bli­co.

La tormenta fue un pro­ble­ma ines­pe­ra­do pa­ra una de­ci­sión atí­pi­ca de la Con­me­bol, que por pri­me­ra vez des­de 1987 or­ga­ni­zó una fi­nal de Co­pa Li­ber­ta­do­res en ho­ra­rio eu­ro­peo pa­ra me­jo­rar la co­mer­cia­li­za­ción de sus de­re­chos te­le­vi­si­vos. El apla­za­mien­to tam­bién su­po­ne un pro­ble­ma pa­ra los hin­chas que lle­ga­ron a Bue­nos Ai­res. Du­ran­te la ma­ña­na, va­rios vue­los no pu­die­ron ate­rri­zar en Ezei­za ni en el Ae­ro­par­que Jorge New­bery y fue­ron re­mi­ti­dos a Montevideo (Uru­guay) o Cór­do­ba. A la sa­li­da del es­ta­dio, al­gu­nos hin­chas que te­nían pa­sa­je de re­gre­so in­ten­ta­ban ya el cam­bio.

A la ho­ra en que de­bía ju­gar­se el par­ti­do, cuan­do la llu­via se ha­bía he­cho más te­nue pe­ro ya acu­mu­la­ba 95 mi­lí­me­tros en el día, Bo­ca y Ri­ver im­pro­vi­sa­ron un en­tre­na­mien­to li­viano en sus res­pec­ti­vos clu­bes. Pe­ro el pro­nós­ti­co pa­ra hoy no pa­re­ce me­jor que el de ayer: tam­bién se pre­vén llu­vias y tor­men­tas, co­mo si el agua se em­pe­ci­na­ra en apa­gar la pa­sión del clá­si­co. Que Bo­ca y Ri­ver de­fi­nan una Co­pa Li­ber­ta­do­res es un he­cho tan inusual y ex­tra­or­di­na­rio que ha­brá que ver­lo pa­ra creer­lo.

/ EITAN ABRAMOVICH (AFP)

Ima­gen de La Bom­bo­ne­ra, ayer an­tes del ini­cio pre­vis­to del par­ti­do an­te Ri­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.