El ase­sino de Ato­cha se ocul­ta­ba co­mo chó­fer de Uber en São Pau­lo

Carlos Gar­cía Ju­liá, uno de los au­to­res de la ma­tan­za de Ato­cha, lo­gra­ba pa­sar inad­ver­ti­do en São Pau­lo co­mo con­duc­tor de un co­che de Uber

El País - - PORTADA - TOM C. AVEN­DA­ÑO, São Pau­lo

Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán, de 63 años, sa­lió el miér­co­les pa­sa­do de su ca­sa, en una zo­na hu­mil­de de un ba­rrio del cen­tro de São Pau­lo lla­ma­do Ba­rra Fun­da, y al po­ner un pie en la ca­lle le abor­da­ron tres per­so­nas. Eran agen­tes de la Policía Fe­de­ral bra­si­le­ña ves­ti­dos de pai­sano. Él, apa­ren­te­men­te un ano­dino con­duc­tor de Uber, in­ten­tó ne­gar la ava­lan­cha de acu­sa­cio­nes que le lan­za­ron los po­li­cías. Que Ge­na­ro An­to­nio era un nom­bre fal­so; que no era ve­ne­zo­lano co­mo de­cía la do­cu­men­ta­ción que usa­ba des­de que en­tró en Bra­sil, ha­ce ca­si 20 años; y que no era ni mu­cho me­nos un hom­bre inocen­te.

De na­da sir­vió ne­gar. La policía lle­va­ba ya mu­cho tiem­po in­ves­ti­gán­do­le. Su na­cio­na­li­dad ver­da­de­ra era es­pa­ño­la, su nom­bre real era Carlos Gar­cía Ju­liá y su cri­men ha­bía si­do par­ti­ci­par en la ma­tan­za de cin­co abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas en su des­pa­cho de la ca­lle Ato­cha, per­pe­tra­da por un gru­po ul­tra­de­re­chis­ta en el Ma­drid de la Tran­si­ción. Y es­te era el fi­nal de dos dé­ca­das a la fu­ga por Amé­ri­ca La­ti­na.

“Lo subie­ron a un co­che que ha­bía apar­ca­do fren­te a la puer­ta de su ca­sa, y en cuan­to arran­có, sa­lie­ron tam­bién otros dos co­ches es­col­ta que ha­bía en ca­da ex­tre­mo de la ca­lle. Ahí me di cuen­ta de que la co­sa era se­ria. Se fue­ron y eso fue to­do”, re­cuer­da Ger­mano, el due­ño de la tien­da de re­pa­ra­cio­nes que hay fren­te a la vi­vien­da de Gar­cía Ju­liá, que pre­sen­ció la de­ten­ción a tra­vés de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. “Se fue en si­len­cio, que es co­mo vi­vía”, co­men­ta Ger­mano.

Con la mar­cha de esos tres co­ches ter­mi­na­ba un pe­ri­plo de dé­ca­das que ha­bía lle­va­do a Gar­cía Ju­liá des­de Ma­drid, don­de en 1977 ha­bía si­do con­de­na­do a 193 años de pri­sión, has­ta Bo­li­via, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la y, fi­nal­men­te, Bra­sil. El sal­to a Amé­ri­ca La­ti­na, lo ha­bía da­do en 1994, des­pués de per­ma­ne­cer tres años en libertad con­di­cio­nal. El mi­li­tan­te ul­tra­de­re­chis­ta lo­gró de un juez una au­to­ri­za­ción ju­di­cial para ir­se al ex­tran­je­ro, ale­gan­do que se le ha­bía abierto una po­si­bi­li­dad la­bo­ral; una vez allí vol­vió a sal­tar­se la ley. En di­ciem­bre de 1994 se sal­tó un re­que­ri­mien­to for­mal y se le de­cla­ró des­apa­re­ci­do. En Bo­li­via vol­vió a ser en­car­ce­la­do, es­ta vez por un de­li­to re­la­cio­na­do con nar­co­trá­fi­co, pe­ro se fu­gó an­tes de que la Es­pa­ña pu­die­se tra­mi­tar la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción.

Pa­só años via­jan­do de un país a otro, ba­jo una se­rie de iden­ti­da­des fal­sas: el sis­te­ma man­te­nía a las au­to­ri­da­des tan des­pis­ta­das que él se da­ba el lu­jo de via­jar en avión. Pa­só por Chi­le, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la. En 2001 en­tró en Bra­sil a pie por la fron­te­ra te­rres­tre con el Es­ta­do de Ro­rai­ma, en el nor­te del país; en 2009 se re­gis­tró co­mo ex­tran­je­ro con el nom­bre de Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán, y —has­ta don­de sa­ben las au­to­ri­da­des que le han de­te­ni­do— se que­dó en la me­ga­ló­po­lis de São Pau­lo.

Para 2018 se ha­bía mi­me­ti­za­do con la vi­da de su ba­rrio. Te­nía pa­re­ja, Ray, una mu­jer de pe­lo ne­gro, más jo­ven que él:

“De unos 50 años, má­xi­mo”, le cal­cu­la Sal­chi­cha, el ge­ren­te del bar sin nom­bre de la es­qui­na, el mis­mo que les ser­vía el pla­to com­bi­na­do con el que la pa­re­ja se ho­me­na­jea­ba los sá­ba­dos por la tar­de. “Él te­nía el pe­lo blan­co, ba­rri­ga, era ba­ji­to, no muy pa­re­ci­do a la foto que es­tán po­nien­do aho­ra en la te­le­vi­sión”, con­ti­nua João, otro de los ca­ma­re­ros del mis­mo bar, el cen­tro de la vi­da so­cial del pró­fu­go. “Ha­bla­ban en­tre ellos pe­ro no con otras per­so­nas”, con­ti­nua João, otro de los ca­ma­re­ros. “Si tu­vie­ra que dis­tin­guir­lo por un ras­go se­ría su acen­to. Siem­pre pen­sé que él era ar­gen­tino”.

Ni si­quie­ra su mu­jer co­no­cía el pa­sa­do del hom­bre con el que com­par­tía su vi­da. “He des­cu­bier­to to­do por el in­for­ma­ti­vo, por In­ter­net. To­do ha cam­bia­do de un día para otro”, con­tó Ray a la agen­cia Efe. “To­da mi vi­da se ha vis­to afec­ta­da y, de re­pen­te, él se ha vuel­to una per­so­na to­tal­men­te ex­tra­ña”. “Yo te­nía diez años cuan­do to­do pa­só”, se ex­cu­só la mu­jer en su con­ver­sa­ción con la agen­cia de no­ti­cias es­pa­ño­la.

Para tra­ba­jar, Gar­cía Ju­liá te­nía un co­che a nom­bre de su mu­jer, con el cual ejer­cía de con­duc­tor para Uber. “Lo co­gía por la ma­ña­na y no lo traía has­ta la no­che”, ex­pli­ca Rai­mun­do, due­ño de una tien­da de apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do del ba­rrio. “Por eso ha de­ja­do po­ca hue­lla en el ba­rrio. Yo le veía a ve­ces, con su cer­ve­za en el bar, nun­ca acom­pa­ña­do. Pe­ro es­te ba­rrio es­tá lleno de noias [dro­go­de­pen­dien­tes], que son los que dan gue­rra. En un señor ma­yor no se te ocu­rre fi­jar­te”. Ba­rra Fun­da era, pues, el es­con­di­te per­fec­to. Aquí, en­tre los tra­fi­can­tes de dro­ga, los ta­lle­res y los ba­res sin nom­bre, él po­dría ser li­bre.

/ FER­NAN­DO BIZERRA (EFE)

El edi­fi­cio de São Pau­lo, en el ba­rrio de Ba­rra Fun­da, don­de vi­vía Gar­cía Ju­liá.

Carlos Gar­cía Ju­liá, en 1977.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.