¿Y si Don Qui­jo­te hu­bie­ra si­do una mu­jer?

El País - - PORTADA - Bea­triz Sar­lo

Me pongo al día en la web: ha apa­re­ci­do, por fin, un li­bro jus­ti­cie­ro. So­bre la ma­que­ta vi­sual y na­rra­ti­va de El prin­ci­pi­to, se ha com­pues­to e im­pre­so al­go nue­vo y re­vo­lu­cio­na­rio. Quie­nes se afe­rran a tra­di­cio­nes pe­ri­mi­das po­si­ble­men­te lo juz­guen una imi­ta­ción sin gra­cia. Se tra­ta de La prin­ci­pe­sa. Bús­quen­lo o ima­gí­nen­lo, por­que no voy a re­fe­rir­me acá a es­te nue­vo apor­te a la di­ver­si­dad, sino a lo que ha si­do ins­pi­ra­ción para una se­rie de li­bros que pro­pon­dré a al­gu­na edi­to­rial don­de tra­ba­je un ami­go o ami­ga. Una nue­va co­lec­ción que, de una vez por to­das, me per­mi­ta vi­vir hol­ga­da­men­te.

En las ac­tua­les con­di­cio­nes de la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca, re­co­noz­co que la idea no es muy ori­gi­nal. A mu­chos se les de­be ha­ber cru­za­do por la ca­be­za re­es­cri­bir los clá­si­cos de Mark Twain, To­ma­si­ta Saw­yer o Hu­gui­ta Finn. Pe­ro la cues­tión no es la ori­gi­na­li­dad, sino co­no­cer lo ne­ce­sa­rio para edi­tar, pre­pa­rar para la im­pren­ta, li­diar con ilus­tra­do­res y dia­gra­ma­do­res, co­rre­gir prue­bas, de­ci­dir tapa y con­tra­ta­pa, pu­bli­ci­dad, pren­sa. Co­noz­co un po­co de to­das es­tas co­sas, de mo­do que se­ría una ge­ren­te ge­ne­ral aho­rra­ti­va. Me ani­mo a ven­cer a cual­quier hom­bre en una com­pe­ten­cia por el pues­to.

Ya ten­go pa­ten­ta­do el nom­bre de la co­lec­ción. El tí­tu­lo de “Rees­cri­tu­ras” me sue­na un po­co pe­dan­te. Po­dría ser “Arrui­nan­do los clá­si­cos”, aun­que pa­rez­ca de­ma­sia­do pe­si­mis­ta. Qui­zás el nom­bre más neu­tro (en es­te sen­ti­do) sea “¡Lean y apren­dan!”, que ro­bo de una co­lec­ción muy po­pu­lar en mi in­fan­cia que se lla­ma­ba Leer y Pen­sar. Los pri­me­ros tí­tu­los del ca­tá­lo­go se­rían los si­guien­tes: Do­ña Qui­jo­ta: Al­fon­sa Qui­ja­na es una se­ño­ra me­dio lo­ca que, des­pués de leer mu­chas no­ve­las de aven­tu­ras, se com­pra un ca­ba­llo con los aho­rros que ro­ba a su ve­ci­na, la bar­be­ra. Sa­le por los an­du­rria­les cas­te­lla­nos y la vio­lan en las ven­tas, so­me­tién­do­la a in­nu­me­ra­bles ul­tra­jes. Pe­ro, con la ayu­da de su ami­ga San­cha, do­ña Al­fon­sa se com­por­ta he­roi­ca­men­te. To­da ma­gu­lla­da, vuel­ve a su ho­gar y mue­re. Al­bert Serra fil­mó Ho­nor de ca­va­lle­ria,

una be­lla pe­lí­cu­la con es­te ar­gu­men­to. Qui­zás al­gu­na in­te­li­gen­te pro­duc­to­ra po­dría pro­po­ner­le un re­ma­ke con do­ña Al­fon­sa co­mo pro­ta­go­nis­ta.

La se­ño­ra Bo­vary: en una pro­vin­cia de Fran­cia vi­ve una mé­di­ca, la doc­to­ra Car­lo­ta Bo­vary, que ha te­ni­do la des­gra­cia de ca­sar­se con Em­mo, un so­ña­dor ro­mán­ti­co, que sir­ve para po­co y ni si­quie­ra atien­de a su hi­ji­ta. La doc­to­ra Car­lo­ta tra­ba­ja en­si­mis­ma­da, so­por­ta las iro­nías de sus ve­ci­nos, so­bre to­do las de un pe­dan­te far­ma­céu­ti­co, mien­tras a su ma­ri­do le so­bra el tiem­po para flir­tear con otras y gas­tar la pla­ta en cor­ba­tas y cha­le­cos de se­da.

¿Có­mo se­ría el ar­gu­men­to de no­ve­las­co­mo el Qui­jo­te, El pro­ce­so o Cri­men y cas­ti­go si sus pro­ta­go­nis­tas fue­ran mu­je­res?

Por esas in­fi­de­li­da­des mas­cu­li­nas, por la in­cons­tan­cia, la pe­re­za, la in­di­fe­ren­cia del es­po­so de la po­bre mé­di­ca, y tam­bién por las deu­das que es­te ha con­traí­do en se­cre­to, las co­sas ter­mi­na­rán muy mal.

El pro­ce­so: una os­cu­ra em­plea­da de ban­co, de nom­bre Jo­sep­hi­ne Ka, es de­te­ni­da y se le avi­sa que se­rá pro­ce­sa­da. Se la so­me­te, co­mo mu­jer, a to­do gé­ne­ro de hu­mi­lla­cio­nes y tor­tu­ras mo­ra­les. Ella, Jo­sep­hi­ne Ka, nun­ca lle­ga­rá a en­te­rar­se de qué se la acu­sa. Que­da cla­ri­to que el au­tor quie­re de­nun­ciar la cul­pa eter­na­men­te atri­bui­da a las mu­je­res in­de­fen­sas. Or­son We­lles ya no po­dría co­rre­gir su mag­ní­fi­co fil­me El pro­ce­so, que tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a Anthony Per­kins. Se su­gie­re un re­ma­ke con Ma­don­na. Tam­bién es po­si­ble re­es­cri­bir un fa­mo­so cuen­to de Kaf­ka: La con­de­na, que mues­tra con cru­de­za de qué mo­do la au­to­ri­dad de una madre ve­ne­ra­ble lle­va a su jo­ven hi­ja a ma­tar­se ti­rán­do­se al río.

Cri­men y cas­ti­go: una es­tu­dian­te ru­sa, Ra­dio­na Ras­kol­ni­ko­va, se in­cli­na a los fi­lo­so­fe­mas y prac­ti­ca la va­gan­cia, aun­que es ca­paz de al­gu­nos sen­ti­mien­tos ge­ne­ro­sos. Su po­bre madre y su her­ma­na la man­tie­nen con gran es­fuer­zo. En sue­ños, Ras­kol­ni­ko­va pien­sa que pue­de ga­nar al­gún con­cur­so de be­lle­za y con­ver­tir­se en Mis San Pe­ters­bur­go. Esas fan­ta­sías la con­du­cen a creer­se una mu­jer su­pe­rior. Pe­ro a la po­bre so­ña­do­ra no le va bien en una so­cie­dad ma­chis­ta. To­do lo que con­si­gue es lle­nar­se de deu­das. Y, fi­nal­men­te, ase­si­na a un usu­re­ro. Si Ras­kol­ni­ko­va fue­ra un hom­bre se­ría con­si­de­ra­do un ase­sino y un lo­co. Sin em­bar­go, el au­tor de la no­ve­la tie­ne pie­dad con su pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na, a la que en­vía a la cár­cel, sos­te­ni­da por una luz al fi­nal del tú­nel.

Es­tas pri­me­ras no­ve­las para adul­tos res­pon­den a la ne­ce­si­dad de que no so­lo los ni­ños sean edu­ca­dos en la di­ver­si­dad de gé­ne­ro. Tam­bién nos abren la po­si­bi­li­dad de re­fle­xio­nar so­bre la fa­ta­li­dad que des­tro­za la vi­da de mu­je­res que, co­mo la se­ño­ra Bo­vary, han si­do obli­ga­das al tra­ba­jo du­ro mien­tras sus ma­ri­dos dis­fru­tan de la vi­da y de su cuer­po; la des­gra­cia que ace­cha a las mu­je­res in­te­li­gen­tes y ori­gi­na­les que en­lo­que­cen en un mundo que no las ad­mi­te; o, fi­nal­men­te, la per­se­cu­ción que pa­de­cen mu­je­res anó­ni­mas co­mo gran ale­go­ría del pro­ce­so a su se­xo, tal co­mo lo es­cri­bió Kaf­ka mu­chas ve­ces.

Si al­gu­na edi­to­rial se in­tere­sa­ra para que yo tam­bién di­ri­gie­ra una co­lec­ción de poe­tas, des­de ya ad­vier­to que no pu­bli­ca­ría ni un ver­so de Darío ni de Ne­ru­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.