Una po­lí­ti­ca efi­caz y sin as­pa­vien­tos

Kramp-Ka­rren­bauer es más du­ra con la mi­gra­ción y con­tra­ria al ma­tri­mo­nio gay

El País - - INTERNACIONAL - A. CARBAJOSA,

Tie­ne un nom­bre in­ter­mi­na­ble y una di­la­ta­da ca­rre­ra po­lí­ti­ca a sus es­pal­das. An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, de 56 años, era la can­di­da­ta del con­sen­so, la que pue­de que no aca­be de en­tu­sias­mar, pe­ro con la que bue­na par­te del par­ti­do sien­te que pue­de con­vi­vir. Es con­ser­va­do­ra, pe­ro no tan­to. Con­ti­nuis­ta, aun­que no del to­do. Y ha de­mos­tra­do ser una po­lí­ti­ca muy efi­caz, ca­paz de ga­nar elec­cio­nes en su pe­que­ño Es­ta­do de Sa­rre.

Más co­no­ci­da co­mo AKK, es­ta po­lí­ti­ca in­can­sa­ble pro­me­te re­mon­tar a un par­ti­do en ho­ras ba­jas y re­con­ci­liar a una fa­mi­lia po­lí­ti­ca di­vi­di­da en la ad­ver­si­dad de la he­mo­rra­gia elec­to­ral. En fe­bre­ro, An­ge­la Mer­kel la eli­gió co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral para que pu­die­ra ro­dar­se en la po­lí­ti­ca nacional, lo que fue in­ter­pre­ta­do co­mo un pri­mer ges­to con vis­tas a una po­si­ble su­ce­sión. Pe­ro na­die pen­só en­ton­ces, y pro­ba­ble­men­te tam­po­co la pro­pia can­ci­ller, que to­do iba a ir tan rá­pi­do. Las de­ba­cles elec­to­ra­les han pre­ci­pi­ta­do una su­ce­sión que no es­ta­ba en el guion y para la que AKK ha te­ni­do po­co tiem­po para men­ta­li­zar­se.

En realidad, lle­va­ba ca­si to­da su vi­da pre­pa­rán­do­se; des­de que en 1981 in­gre­sa­ra en un par­ti­do en el que ha ido es­ca­lan­do sin pri­sa, pe­ro a buen rit­mo. En el Go­bierno de Sa­rre, Es­ta­do fe­de­ral fron­te­ri­zo con Fran­cia del que pro­ce­de, Kramp-Ka­rren­bauer ha ocu­pa­do va­rios mi­nis­te­rios. En 2011, fue nom­bra­da mi­nis­tra pre­si­den­ta del de ape­nas un mi­llón de ha­bi­tan­tes. Pe­ro su ma­yor lo­gro po­lí­ti­co, o al me­nos el que le re­por­tó enor­me no­to­rie­dad y re­co­no­ci­mien­to en­tre sus co­le­gas, lle­gó el año pa­sa­do, cuan­do lo­gró una so­na­da vic­to­ria elec­to­ral y fre­nó en se­co el tre­pi­dan­te as­cen­so de Mar­tin Schulz, el efí­me­ro lí­der y can­di­da­to a can­ci­ller de los so­cial­de­mó­cra­tas.

AKK cuen­ta con 18 años de tra­ba­jo en un Go­bierno re­gio­nal, pe­ro es­ca­sa ex­pe­rien­cia nacional e in­ter­na­cio­nal. No obs­tan­te, ha de­mos­tra­do ser ca­paz de su­pe­rar pro­fun­das cri­sis po­lí­ti­cas y de gobernar en coa­li­ción —tri­par­ti­ta con li­be­ra­les y ver­des y gran coa­li­ción con so­cial­de­mó­cra­tas—, al­go que re­quie­re una pe­ri­cia muy ne­ce­sa­ria en tiem­pos de cre­cien­te frag­men­ta­ción.

Li­cen­cia­da en De­re­cho y Cien­cias Po­lí­ti­cas, a la nue­va lí­der de la CDU le gus­ta pa­sear en mo­to en su tiem­po li­bre con su ma­ri­do, un in­ge­nie­ro con el que lle­va ca­sa­da 30 años y que se ha ocu­pa­do de sus tres hi­jos mien­tras ella tra­ba­ja­ba. Qui­so ser ma­tro­na o maes­tra an­tes que po­lí­ti­ca.

La lla­man mi­ni Mer­kel, pe­ro las com­pa­ra­cio­nes con la can­ci­ller pue­den re­sul­tar pre­ma­tu­ras. Am­bas com­par­ten un es­ti­lo dis­cre­to que rehú­ye los as­pa­vien­tos y la po­lí­ti­ca del ego. En sus in­ter­ven­cio­nes de las úl­ti­mas se­ma­nas ha si­do más fac­tual y me­nos mi­ti­ne­ra que sus ri­va­les, y tam­bién más pla­na. Co­mo Mer­kel, es ca­paz de de­jar­se sub­es­ti­mar a pe­sar de su in­gen­te po­der y, tam­bién co­mo la can­ci­ller, es una la­bo­rio-

sa la­bra­do­ra de con­sen­sos, que ven­de “se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad en un mundo muy cam­bian­te”.

Al mis­mo tiem­po, en su opo­si­ción al ma­tri­mo­nio gay y en su con­cep­ción de la fa­mi­lia clá­si­ca se ha des­mar­ca­do de Mer­kel. “[AKK] es más con­ser­va­do­ra y tie­ne va­lo­res so­cia­les ca­tó­li­cos más tra­di­cio­na­les”, di­ce Kris­ti­na Dunz, au­to­ra de una bio­gra­fía de la po­lí­ti­ca. “Es más lu­cha­do­ra y más emo­cio­nal”, aña­de. En ma­te­ria mi­gra­to­ria se ha mos­tra­do ta­jan­te y pi­de que los de­man­dan­tes de asi­lo que de­lin­can “no vuel­van a po­ner un pie en Ale­ma­nia”. En los úl­ti­mos tiem­pos ha acen­tua­do las di­fe­ren­cias, cons­cien­te de que el par­ti­do tie­ne sed de cam­bio y de que ella, sím­bo­lo del apa­ra­to, so­lo lo re­pre­sen­ta a me­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.