La re­ce­ta fa­lli­da de Ma­cron

El País - - INTERNACIONAL - OPI­NIÓN

Co­mo en la cocina, en po­lí­ti­ca son cru­cia­les los ingredientes, los tiem­pos y la tem­pe­ra­tu­ra. A Em­ma­nuel Ma­cron, cu­yo pla­to fa­vo­ri­to con­fe­so es el es­ca­lo­pe (ca­si un pe­ca­do en el país del cul­to a la gas­tro­no­mía), le han fa­lla­do las tres co­sas. Para em­pe­zar, ha mos­tra­do po­co co­no­ci­mien­to de los ingredientes. Fran­cia es un país he­te­ro­gé­neo, lleno de ele­men­tos que el pre­si­den­te pa­re­ce no en­ten­der. Se ha guia­do por un re­ce­ta­rio in­com­ple­to, que apun­ta­ba la di­vi­sión del cen­tro y la pe­ri­fe­ria, y que no le ha ser­vi­do para diag­nos­ti­car lo que ocu­rre.

El dra­ma que hoy vi­ve Fran­cia em­pe­zó ha­ce tres se­ma­nas co­mo una pro­tes­ta de la cla­se me­dia em­po­bre­ci­da, de pue­blos y ciu­da­des pe­que­ñas, por el anuncio de que iban a su­bir los com­bus­ti­bles. Se les fue­ron su­man­do cen­te­na­res de per­so­nas con as­pi­ra­cio­nes ro­tas y un po­der ad­qui­si­ti­vo men­guan­te. El cha­le­co ama­ri­llo es lo úni­co que les une: son un to­tum re­vo­lu­tum de es­tu­dian­tes, ca­mio­ne­ros, agri­cul­to­res, au­tó­no­mos, de iz­quier­das, de de­re­chas, desafec­ta­dos, pa­cí­fi­cos, vio­len­tos… Y la ra­bia de es­tos úl­ti­mos, nun­ca vis­ta des­de el 68, ha pues­to al Go­bierno con­tra la pa­red.

Ma­cron ha ido, ade­más, a re­bu­fo, sub­es­ti­man­do las pro­tes­tas pri­me­ro, y ne­gán­do­se a clau­di­car has­ta que se ha vis­to obli­ga­do ha­cer­lo. Ya no su­birá los pre­cios de los car­bu­ran­tes. Tam­po­co el gas ni la elec­tri­ci­dad. Pe­ro para los ma­ni­fes­tan­tes eso ya no bas­ta. Sien­ten que sus pri­me­ras re­cla­ma­cio­nes se han que­da­do cor­tas. No quie­ren “mi­gas” ni “ca­cahue­tes”, han di­cho. No­tan que su pre­si­den­te, que se cree ha­bi­tual­men­te en po­se­sión de la ra­zón y a quien siem­pre le han re­pro­cha­do cier­ta des­co­ne­xión con la ciu­da­da­nía, es­tá asus­ta­do y pe­da­lean­do ha­cia atrás.

Por úl­ti­mo, el je­fe del Es­ta­do fran­cés pen­sa­ba que es­ta­ba re­vo­lu­cio­nan­do la po­lí­ti­ca y que la re­vo­lu­ción se de­ten­dría ahí. Al gobernar con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, no sen­tía la fie­bre fue­ra del Elí­seo. Aho­ra, la opo­si­ción que no tie­ne en el Par­la­men­to le ha sa­li­do en la ca­lle, pe­ro no tie­ne una sola voz con la que dia­lo­gar, sino un sen­ti­mien­to in­co­ne­xo de re­cha­zo y re­van­cha, y con eso no se pue­de ne­go­ciar. De mo­men­to, el mie­do a más in­ci­den­tes le ha he­cho re­nun­ciar a su es­tra­te­gia. Ha apla­za­do el tra­go du­ro de explicarle a los fran­ce­ses el pre­cio de una tran­si­ción eco­ló­gi­ca con la que se han com­pro­me­ti­do co­mo país. Pe­ro él ha he­cho del re­for­mis­mo su mar­ca per­so­nal. ¿Có­mo va a me­ter­se en te­mas mo­lla­res co­mo las pensiones o el se­gu­ro de pa­ro?

Mien­tras, la UE mi­ra con in­quie­tud a una Fran­cia a la de­fen­si­va, in­se­gu­ra, ines­ta­ble. Un río don­de quie­re pes­car la ex­tre­ma de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.