EE UU in­ten­ta se­pa­rar la de­ten­ción de Meng de la gue­rra co­mer­cial

El FBI lle­va al me­nos ocho años in­ves­ti­gan­do a la com­pa­ñía

El País - - INTERNACIONAL - P. GUIMÓN,

“¡Las con­ver­sa­cio­nes con Chi­na van muy bien!”, ase­gu­ra­ba ayer Do­nald Trump, en su ha­bi­tual hi­lo de tuits ma­ti­na­les. Una es­cue­ta lla­ma­da a la cal­ma, que tra­ta de ocul­tar la realidad de que la de­ten­ción en Ca­na­dá de Meng Wanz­hou, la vi­ce­pre­si­den­ta del gi­gan­te de co­mu­ni­ca­cio­nes chino Hua­wei que se en­fren­ta a su ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos, evi­den­cia lo di­fí­cil que se­rá para el pre­si­den­te re­sol­ver su en­co­na­do con­flic­to co­mer­cial con Chi­na. En­tre otras co­sas por­que los aran­ce­les im­pues­tos por Trump con­tra las im­por­ta­cio­nes chi­nas no es­tá dan­do los fru­tos pre­vis­tos, ya que el dé­fi­cit co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se es­ca­ló en oc­tu­bre a su ni­vel más al­to en 10 años.

El di­rec­tor del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Nacional de la Ca­sa Blan­ca, Larry Kud­low, no cree que el epi­so­dio “se des­bor­de” a las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les con Chi­na. Las dos co­sas, di­jo en una en­tre­vis­ta en la NBC, “van por ca­rri­les se­pa­ra­dos”. Tam­bién Pe­ter Na­va­rro, hal­cón y con­se­je­ro co­mer­cial de Trump, ase­gu­ra­ba en la CNN que la de­ten­ción y las ne­go­cia­cio­nes “son dos even­tos se­pa­ra­dos” y que su coin­ci­den­cia en el tiem­po fue una ca­sua­li­dad.

Más que a atem­pe­rar la ten­sión con Chi­na, que tam­po­co ha que­ri­do echar más le­ña al fue­go, los men­sa­jes de ayer de la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se pa­re­cían di­ri­gi­dos a los mer­ca­dos, que han es­ce­ni­fi­ca­do con se­ve­ras caí­das en to­do el mundo el mie­do a que la tre­gua de 90 días acor­da­da en­tre Trump y Xi Jin­ping el pa­sa­do

fin de semana en Bue­nos Ai­res que­de en agua de bo­rra­jas.

La jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se in­ves­ti­ga si Hua­wei, la com­pa­ñía que fun­dó el pa­dre de Meng, vio­ló las san­cio­nes im­pues­tas por Es­ta­dos Uni­dos con­tra Irán. Pe­ro, con la de­ten­ción, la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump ha lan­za­do tam­bién una ad­ver­ten­cia con­tra la ex­pan­sión glo­bal de la tec­no­lo­gía chi­na. Los me­dios es­ta­dou­ni­den­ses in­for­ma­ban ayer de las reunio­nes de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se con res­pon­sa­bles de ser­vi­cios se­cre­tos de otros paí­ses para per­sua­dir a las com­pa­ñías de paí­ses alia­dos de no ad­qui­rir su tec­no­lo­gía.

El FBI lle­va al me­nos ocho años in­ves­ti­gan­do a la com­pa­ñía chi­na por po­si­bles ame­na­zas a la se­gu­ri­dad nacional. Los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chan que eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía tra­ba­ja­ban

de ma­ne­ra en­cu­bier­ta para el Go­bierno de Pekín. La de­ten­ción de Meng in­di­ca que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia tie­ne una cau­sa su­fi­cien­te­men­te só­li­da con­tra Hua­wei. Si la eje­cu­ti­va fue­ra ex­tra­di­ta­da a EE UU, los fis­ca­les po­drían tra­tar de de­mos­trar los víncu­los de la com­pa­ñía con agen­cias es­ta­ta­les chi­nas.

El epi­so­dio, sos­pe­cha Pekín, po­dría ocul­tar un in­ten­to de los sec­to­res más na­cio­na­lis­tas del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se de tor­pe­dear el acuer­do co­mer­cial en­tre am­bos paí­ses. El he­cho de que Trump acu­die­ra a la ce­na con Xi sin co­no­cer, apa­ren­te­men­te, la ope­ra­ción en mar­cha para de­te­ner a Meng ali­men­ta las sus­pi­ca­cias. Pe­ro po­dría in­di­car tam­bién una preo­cu­pan­te fal­ta de coor­di­na­ción en­tre las di­fe­ren­tes par­tes de la ad­mi­nis­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.