An­ti­de­mo­crá­ti­co Bre­xit

El País - - OPINIÓN -

El pro­ce­so del Bre­xit im­pul­sa­do por el Par­ti­do Con­ser­va­dor bri­tá­ni­co no so­lo es­tá mar­ca­do por au­to­en­ga­ños, men­ti­ras, fri­vo­li­da­des y ocul­ta­mien­tos, sino que cons­ti­tu­ye un se­rio em­ba­te a la de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria bri­tá­ni­ca. Da­vid Ca­me­ron se au­to­en­ga­ñó e in­du­jo a en­ga­ño a los so­cios eu­ro­peos cuan­do en fe­bre­ro de 2016 al­can­zó un acuer­do con Bru­se­las para un es­ta­tus es­pe­cia­lí­si­mo de Reino Uni­do en la UE. Cre­yó que el pac­to bas­ta­ría para evi­tar el Bre­xit y lo so­me­tió a re­fe­rén­dum, pe­ro fue in­ca­paz de man­te­ner el or­den en su par­ti­do. Mu­chos di­ri­gen­tes —co­mo Bo­ris John­son— lan­za­ron una cam­pa­ña de fal­se­da­des so­bre la con­tri­bu­ción de Lon­dres a la UE, en­tre otras, en­ga­ñan­do a sa­bien­das a su elec­to­ra­do.

Su su­ce­so­ra, The­re­sa May, pre­ten­dió ac­ti­var el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, que po­si­bi­li­ta la sa­li­da de un so­cio de la UE, pres­cin­dien­do en­te­ra­men­te del Par­la­men­to. La ciu­da­da­na Gi­na Mi­ller im­pi­dió ese asal­to ili­be­ral, re­cu­rrió a la jus­ti­cia y el Su­pre­mo obli­gó a May en enero de 2017 a so­me­ter la pro­pues­ta de re­ti­ra­da a la au­to­ri­za­ción de West­mins­ter. Ac­ti­va­do el Bre­xit en mar­zo, el Go­bierno ocul­tó a los ciu­da­da­nos el in­for­me eco­nó­mi­co del mi­nis­te­rio para la rup­tu­ra que en­ca­be­za­ba Da­vid Da­vis. Ese se­cre­to con­tras­ta­ba con la trans­pa­ren­cia da­da a los in­for­mes ofi­cia­les para el re­fe­rén­dum de Es­co­cia (2014). Una fil­tra­ción pe­rio­dís­ti­ca per­mi­tió a los bri­tá­ni­cos co­no­cer­lo, y en­te­rar­se de que, mien­tras sus go­ber­nan­tes til­da­ban la rup­tu­ra con Eu­ro­pa de pa­ra­di­sia­ca —tam­bién para su eco­no­mía—, el cálcu­lo de un Bre­xit sin acuer­do sa­cri­fi­ca­ría un 8% del PIB nacional. Tam­bién que equi­val­dría a la Gran Re­ce­sión de 2008, y con acuer­do, en­tre un 2% y un 8%. Por eso lo ocul­ta­ban: para ta­par men­ti­ras y no te­ner que re­bo­bi­nar.

La úl­ti­ma far­sa ha si­do el in­ten­to de May de man­te­ner se­cre­to el in­for­me ofi­cial so­bre las im­pli­ca­cio­nes le­ga­les del bo­rra­dor de acuer­do de re­ti­ra­da. El Par­la­men­to le im­pu­tó desaca­to y la obli­gó a pu­bli­car­lo. Lo que ha con­fir­ma­do el en­ga­ño gu­ber­na­men­tal es que su Bre­xit no es un Bre­xit, co­mo cla­ma­ba May, en el sen­ti­do de que se re­cu­pe­ra­ba to­do el “con­trol” de las de­ci­sio­nes. Pues el fi­nal de la re­di­men­sio­na­da unión adua­ne­ra eu­ro­bri­tá­ni­ca no po­drá (se­gún el tex­to) de­ci­dir­lo so­lo Lon­dres, sino que re­que­ri­rá el acuer­do de am­bas par­tes.

Así que los elec­to­res han si­do so­me­ti­dos a un tri­ple en­ga­ño: po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y ju­rí­di­co. El Go­bierno ha pa­tea­do las ins­ti­tu­cio­nes y la cre­di­bi­li­dad de la en­vi­dia­ble de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria bri­tá­ni­ca. Aho­ra se ve obli­ga­do a ce­der a West­mins­ter, con­tra su vo­lun­tad, la com­pe­ten­cia de en­men­dar el acuer­do, en vez de li­mi­tar­se a acep­tar­lo o re­cha­zar­lo en blo­que. To­do in­di­ca que el Par­la­men­to cas­ti­ga­rá tan­to desa­tino, aun­que es­to no quie­re de­cir que sea ca­paz de so­lu­cio­nar se­me­jan­te ga­tu­pe­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.