Un plan para el pe­rio­dis­mo

Es ne­ce­sa­ria una es­tra­te­gia eu­ro­pea para el sec­tor de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el pe­rio­do 2019-2024

El País - - OPINIÓN - MI­GUEL CAS­TRO Mi­guel Cas­tro es al­to res­pon­sa­ble de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les con me­dios para la Bill & Me­lin­da Ga­tes Foun­da­tion y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de The Con­ver­sa­tion Es­pa­ña.

La des­in­for­ma­ción, la fal­ta de cre­di­bi­li­dad de los me­dios y la om­ni­pre­sen­cia de las re­des so­cia­les en el de­ba­te pú­bli­co su­po­nen un pro­ble­ma acu­cian­te. Más aún en el con­tex­to de la Unión Eu­ro­pea, te­nien­do en cuen­ta que en los pró­xi­mos dos años nos aguar­dan me­dio cen­te­nar de pro­ce­sos elec­to­ra­les, en­tre ellos las elec­cio­nes al Par­la­men­to de Es­tras­bur­go. Por ello, si que­re­mos ciu­da­da­nos bien in­for­ma­dos que ex­pre­sen su vo­lun­tad me­dian­te pro­ce­sos po­lí­ti­cos li­bres y jus­tos, hay que ac­tuar con con­tun­den­cia. Y hay que ha­cer­lo ya.

Los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos de los úl­ti­mos años han su­pues­to una ame­na­za exis­ten­cial para nues­tras de­mo­cra­cias. El des­con­ten­to eco­nó­mi­co, el pe­si­mis­mo so­cial y el cre­cien­te sen­ti­mien­to an­ti­po­lí­ti­co pro­pi­cian las con­di­cio­nes para un des­or­den in­for­ma­ti­vo que es­tá po­nien­do al des­cu­bier­to las de­bi­li­da­des del sis­te­ma en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son en gran par­te res­pon­sa­bles de es­ta si­tua­ción. No se han re­cu­pe­ra­do de los efec­tos del tsu­na­mi que ha trans­for­ma­do las re­dac­cio­nes en la úl­ti­ma dé­ca­da. Y la des­in­for­ma­ción de­tec­ta cuan­do un sec­tor es­tá en apu­ros. Se ali­men­ta de esa de­bi­li­dad. En la ba­ta­lla por in­for­mar, el pe­rio­dis­mo se en­fren­ta a un enemi­go muy po­de­ro­so que ha de­ja­do al des­cu­bier­to frac­tu­ras de­mo­crá­ti­cas, aun­que no to­do son ma­las no­ti­cias: tam­bién hay un pe­rio­dis­mo que ge­ne­ra la in­for­ma­ción que nos per­mi­te for­mar nues­tra pro­pia opi­nión so­bre cues­tio­nes so­cia­les.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha pu­bli­ca­do es­ta mis­ma semana un plan de ac­ción con­tra la des­in­for­ma­ción con vis­tas a las elec­cio­nes de ma­yo. El es­fuer­zo es bien­ve­ni­do, y el de­ba­te, ne­ce­sa­rio. El in­for­me, que cons­ti­tu­ye un hi­to con res­pec­to a tra­ba­jos an­te­rio­res de las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias, enu­me­ra mu­chos pro­yec­tos re­le­van­tes para ha­cer fren­te a las no­ti­cias fal­sas y el des­or­den in­for­ma­ti­vo. Se ob­ser­van po­cos avan­ces en dos asun­tos de­ter­mi­nan­tes, la co­rre­gu­la­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad de los me­dios, co­mo ga­ran­tes de una so­cie­dad bien in­for­ma­da.

En una car­ta abier­ta al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CE), Jean-Clau­de Junc­ker, fir­ma­da por cin­co eu­ro­dipu­tados de tres gru­pos dis­tin­tos, y seis pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes del mundo de la co­mu­ni­ca­ción, en­tre los que me en­cuen­tro, he­mos apun­ta­do a las ca­ren­cias de es­te plan.

Por lo que se re­fie­re a la co­rre­gu­la­ción, la Co­mi­sión se com­pro­me­tió ha­ce seis me­ses a “con­si­de­rar” op­cio­nes que pue­dan in­cluir ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que, uti­li­zan­do ins­tru­men­tos per­ti­nen­tes y res­pal­do le­gis­la­ti­vo, avan­cen la re­gu­la­ción de la com­pe­ten­cia en­tre me­dios y pla­ta­for­mas, y la ga­ran­tía de un se­gui­mien­to y una eva­lua­ción con­ti­nua de las me­di­das de au­to­rre­gu­la­ción de las pla­ta­for­mas, es­pe­cial­men­te Fa­ce­book.

Las pla­ta­for­mas dis­tri­bu­yen con­te­ni­do, so­bre to­do en las re­des so­cia­les, y han te­ni­do un pa­pel cla­ve en la di­fu­sión y la am­pli­fi­ca­ción de la des­in­for­ma­ción. Has­ta el mo­men­to, es­tas pla­ta­for­mas no han abor­da­do el re­to que su­po­nen las fa­ke news y el uso ma­ni­pu­la­dor de sus in­fra­es­truc­tu­ras.

La ma­yo­ría de los paí­ses fi­nan­cia a los me­dios a tra­vés de los de­re­chos de li­cen­cia de la te­le­vi­sión y radio pú­bli­ca y, en al­gu­nos ca­sos, me­dian­te sub­ven­cio­nes o des­gra­va­cio­nes fis­ca­les para la pren­sa. Pe­ro hoy en día, lo que ne­ce­si­tan los me­dios no son sub­ven­cio­nes, sino in­no­va­ción, que pen­se­mos y tra­ba­je­mos más allá de nues­tras fron­te­ras y un modelo de ne­go­cio sos­te­ni­ble. La UE de­be ayu­dar a in­no­var, alen­tan­do a los edi­to­res y pe­rio­dis­tas a co­la­bo­rar, apo­yan­do la in­ver­sión en tec­no­lo­gía, la trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to y la me­jo­ra de la cua­li­fi­ca­ción de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor. A di­fe­ren­cia de otros sec­to­res, des­de la agri­cul­tu­ra y el ace­ro has­ta los au­to­mó­vi­les, nun­ca se ha acor­da­do una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca para los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que im­pli­que la coor­di­na­ción en­tre las ini­cia­ti­vas pri­va­das y pú­bli­cas, en­tre los di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos de la UE y tam­bién a Go­bier­nos dis­pues­tos a ob­ser­var el fu­tu­ro sin tac­ti­cis­mos, más allá del cor­to pla­zo que do­mi­na la es­ce­na po­lí­ti­ca.

Se im­po­ne la ne­ce­si­dad de lo que he­mos de­no­mi­na­do “una es­tra­te­gia eu­ro­pea para el sec­tor de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción 2019-2024”. El mar­co fi­nan­cie­ro plu­ria­nual es una gran opor­tu­ni­dad

La UE de­be ayu­dar a in­no­var, alen­tan­do a los edi­to­res y pe­rio­dis­tas, apo­yan­do la in­ver­sión en tec­no­lo­gía y la ca­li­dad de los pro­fe­sio­na­les

y las pro­pues­tas de la Co­mi­sión me­jo­ran el pa­no­ra­ma, pe­ro el Par­la­men­to pue­de me­jo­rar­lo aún más. Se ha­bla de unos 60 millones para cin­co años, mu­cho me­nos de lo que Goo­gle ha con­ce­di­do a pro­yec­tos de me­dios de co­mu­ni­ca­ción en Eu­ro­pa, y, a buen se­gu­ro, Fa­ce­book con­ce­de­rá en un fu­tu­ro pró­xi­mo.

Una mez­cla sa­lu­da­ble de in­gre­sos de pu­bli­ci­dad, sus­crip­cio­nes, filantropía y ayu­das pú­bli­cas ayu­da­rá a los me­dios in­de­pen­dien­tes a con­tra­rres­tar la des­in­for­ma­ción. Es­tas im­por­tan­tes me­di­das de­be­rían ir pre­ce­di­das de un es­tu­dio eco­nó­mi­co que en­cuen­tre so­lu­cio­nes que ayu­den a los fu­tu­ros eu­ro­dipu­tados a dar prio­ri­dad a una es­tra­te­gia eu­ro­pea. Es­tá en jue­go el fu­tu­ro de los me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.