El peor de los tiem­pos

El País - - OPINIÓN -

Qui­zá no ten­ga que ver, pe­ro es un da­to: El Eji­do, el mu­ni­ci­pio al­me­rien­se en el que el par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Vox ha ob­te­ni­do el ma­yor por­cen­ta­je de vo­tos en las úl­ti­mas elec­cio­nes an­da­lu­zas, es la ma­yor po­bla­ción es­pa­ño­la sin li­bre­rías. La úl­ti­ma que que­da­ba ce­rró en 2015 por fal­ta de ren­ta­bi­li­dad, así que los 89.000 eji­den­ses cen­sa­dos, si quie­ren leer, tie­nen que com­prar los li­bros en Ama­zon o des­pla­zar­se a Al­me­ría a bus­car­los. Que tam­po­co es ciudad que na­de en la abun­dan­cia de li­bre­rías pre­ci­sa­men­te.

Que el mar de plás­ti­co que se ex­tien­de por el po­nien­te al­me­rien­se sea el prin­ci­pal gra­ne­ro de vo­tos de la ul­tra­de­re­cha es­pa­ño­la (fal­ta por ver qué su­ce­de­rá en otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas cuan­do sus elec­to­res vo­ten) se re­la­cio­na por los ana­lis­tas con la ele­va­da ta­sa de in­mi­gra­ción, ex­tran­je­ros que tra­ba­jan en los in­ver­na­de­ros en lu­gar de ve­nir a ve­ra­near a la costa co­mo ha­cen otros, y sin du­da ten­drá que ver, pe­ro uno pre­fie­re bus­car la raíz en la his­to­ria y en las cir­cuns­tan­cias so­cia­les y cul­tu­ra­les de una pro­vin­cia que pa­só en me­dio si­glo de ser de las más po­bres del país a una de las más ri­cas sin que pa­ra­le­la­men­te ocu­rrie­ra igual en el ni­vel cul­tu­ral de su po­bla­ción. Que el anal­fa­be­tis­mo ya no es­té tan ex­ten­di­do co­mo es­tu­vo no bas­ta para con­si­de­rar que aquel ha­ya subido, al con­tra­rio: se no­ta más su pre­ca­rie­dad a la luz del desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Lo que iba a ocu­rrir se ad­ver­tía ya en una pe­lí­cu­la de Fe­li­pe Ve­ga ro­da­da en los in­ver­na­de­ros de El Eji­do en 1989, ca­si una pre­mo­ni­ción visitada hoy. En El me­jor de los tiem­pos, pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Iciar Bo­llain y Jor­ge de Juan, Fe­li­pe Ve­ga re­tra­ta­ba, ade­más de la ma­ra­vi­llo­sa luz (que aca­ba de vol­ver a re­tra­tar en su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Azul Si­quier, so­bre la obra del fo­tó­gra­fo al­me­rien­se Carlos Pé­rez Si­quier), las cir­cuns­tan­cias so­cio­eco­nó­mi­cas en las que se es­ta­ba pro­du­cien­do el lla­ma­do mi­la­gro de Al­me­ría: las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en los in­ver­na­de­ros, la lle­ga­da ma­si­va de emi­gran­tes ma­gre­bíes, la uti­li­za­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos pe­li­gro­sos, la re­pen­ti­na ri­que­za de unos agri­cul­to­res que, co­mo los po­bres de Kom­bach, ha­bían pa­sa­do de la mi­se­ria al es­plen­dor eco­nó­mi­co sin tiem­po para adap­tar­se cul­tu­ral­men­te a esa si­tua­ción…

Lo que ha ve­ni­do des­pués, co­mo la lle­ga­da de nue­vos in­mi­gran­tes eu­ro­peos y afri­ca­nos o la pro­pa­ga­ción sin freno de unos in­ver­na­de­ros que hoy cubren ya la re­gión co­mo un nue­vo mar, lo han des­cri­to otras pe­lí­cu­las que, co­mo la de Fe­li­pe Ve­ga, de­ja­ron a un la­do el tra­di­cio­nal wés­tern al­me­rien­se para po­ner el ojo de la cá­ma­ra en una so­cie­dad ca­da vez más con­flic­ti­va y su­je­ta a vai­ve­nes y te­rre­mo­tos de to­do ti­po de la que ape­nas ha­bla­ban los me­dios de co­mu­ni­ca­ción na­cio­na­les, ex­cep­to cuan­do des­bor­da­ba la nor­ma­li­dad. El cal­do de cul­ti­vo del ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y el mie­do al di­fe­ren­te, jun­to con el te­mor a per­der el ni­vel eco­nó­mi­co al­can­za­do (no pi­das a quien pi­dió ni sir­vas a quien sir­vió, de­cía siem­pre mi madre) y una in­cul­tu­ra an­ces­tral que los co­ches de al­ta ga­ma y los re­lo­jes de oro ma­ci­zo no bo­rran, han con­ver­ti­do el me­jor de los tiem­pos de un país en el peor, por lo me­nos en lo que a ca­li­dad hu­ma­na se re­fie­re. Que ni una sola li­bre­ría que­de en to­do un mu­ni­ci­pio de ca­si cien mil per­so­nas no es para mí un da­to su­per­fluo. Al re­vés, es la con­fir­ma­ción de que lo que es­tá su­ce­dien­do en Eu­ro­pa des­de ha­ce tiem­po tie­ne raí­ces cul­tu­ra­les más que po­lí­ti­cas o eco­nó­mi­cas.

La es­ca­sez de li­bre­rías es la con­fir­ma­ción de lo que su­ce­de en Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.