La do­ble vi­da de Pa­blo Al­bo­rán

Se sien­te más li­bre que nun­ca en su ca­rre­ra mu­si­cal y vi­ve con na­tu­ra­li­dad la fa­ma, pe­ro blin­da su in­ti­mi­dad y le gus­ta ser icono gay. Es­ta no­che tie­ne una ci­ta con Ma­drid

El País - - GENTE - MÁBEL GA­LAZ, Ma­drid

Enar­bo­la la ban­de­ra de la libertad co­mo ar­gu­men­to para ha­cer su mú­si­ca, pe­ro po­ne lí­mi­tes para ha­blar de otras co­sas, y eso que Pa­blo Al­bo­rán es cer­cano y sen­ci­llo, tan­to que char­lan­do se ol­vi­da a ve­ces de que se tra­ta de uno de los can­tan­tes es­pa­ño­les más im­por­tan­tes con millones de dis­cos ven­di­dos y por quien sus­pi­ran le­gio­nes de fans. Pe­ro cuan­do lle­ga al­gún te­ma fron­te­ri­zo re­cuer­da: “So­lo ten­go una vi­da, es mía y es lo úni­co que no com­par­to”. Esa otra vi­da, de la que no se co­no­ce na­da aun­que se in­tu­ye, lu­cha para que si­ga sien­do co­mo la de aquel chi­co de Má­la­ga que triun­fó ha­ce ocho años: des­co­no­ci­da.

Al­bo­rán lle­va unos días ace­le­ra­do, aun­que ese es el rit­mo en el que se sien­te có­mo­do. Es­ta no­che se sube al es­ce­na­rio WiZink Cen­ter de Ma­drid coin­ci­dien­do con la re­edi­ción de su exi­to­so dis­co Pro­me­to, aho­ra con co­la­bo­ra­cio­nes de otros ami­gos co­mo Ale­jan­dro Sanz. Fue pre­ci­sa­men­te él quien le ani­mó a ser más li­bre en su tra­ba­jo. “No voy a men­tir, para la se­lec­ción de pro­duc­tor tu­ve al­gu­nos en­con­tro­na­zos has­ta que di­je que que­ría to­mar las de­ci­sio­nes y si me equi­vo­ca­ba, me equi­vo­ca­ba yo”. Y aña­de: “En mis can­cio­nes es­tá to­do lo que soy, por eso del res­to no ha­blo. Mi vi­da es lo úni­co que es mío”. Le gus­ta con­tar his­to­rias, pe­ro te­me los ti­tu­la­res. “So­bre to­do cuan­do ha­blo de po­lí­ti­ca, de la mu­jer, re­li­gión y de fút­bol”.

—Em­pe­ce­mos por lo fá­cil. ¿De qué equi­po es?

—Del Má­la­ga. —Aho­ra, las mu­je­res. “Pues que vi­van las mu­je­res, que vi­van los hom­bres, que vi­va­mos to­dos”. Lue­go pro­fun­di­za: “Es­te es el año del MeToo pe­ro no de­be­ría de ser un año, de­be­rían de ser to­dos”. Lue­go ha­ce re­fe­ren­cia a la po­lé­mi­ca al­re­de­dor de la can­ción de Ama­ral Sin ti no soy na­da. “Es­toy en con­tra de cual­quier le­tra que de­ni­gre a la mu­jer y al hom­bre, pe­ro tam­bién soy par­ti­da­rio de no vol­ver­nos lo­cos. Co­noz­co esa le­tra. Las can­cio­nes se pue­den to­mar de una for­ma poé­ti­ca o ais­la­da. Las hay don­de se co­gen las co­sas con al­fi­le­res”.

Pien­sa que ha­cen fal­ta más can­cio­nes de amor, pe­ro so­bre si es­tá pre­sen­te en su vi­da no hay no­ti­cias. “Echo de me­nos el amor en ge­ne­ral en to­das sus for­mas. El se­xo tam­bién es amor, pe­ro se pue­de trans­mi­tir de mu­chas ma­ne­ras”. Y ha­ce una con­ce­sión a su her­me­tis­mo: “Yo sin se­xo me vol­ve­ría lo­co y ¿quién no?”.

—Su ami­go Ricky Mar­tin ha con­ta­do que re­cu­rre a la me­di­ta­ción para pro­te­ger­se. ¿Us­ted tam­bién?

—An­tes me­di­ta­ba mu­cho, aho­ra no. Tu­ve una tem­po­ra­da que ha­cía mind­ful­ness. En eso, sí soy muy in­ten­so: si des­cu­bro al­go no pa­ro has­ta con­ven­cer a to­do el mundo de que es lo me­jor. Me su­ges­tiono muy bien a mí mis­mo. Ha­ce un tiem­po me di­je­ron que ha­bía unos acei­tes que te po­nías una go­ti­ta aquí (se se­ña­la la mu­ñe­ca) y es co­mo si te hu­bie­ras to­ma­do sie­te ca­fés. El de­por­te es la me­jor me­di­ta­ción por­que te ayu­da a res­pi­rar”. Se con­fie­sa “con­tro­la­dor” y “su­pers­ti­cio­so”, “pe­ro no me sir­ve de na­da”. “Soy de bus­car se­ña­les”. En­con­tró una que le lle­vó a pa­rar dos años. En teo­ría con el pre­tex­to de es­tu­diar inglés y ha­cer otras co­sas: “Siem­pre he si­do así de in­ten­so pe­ro en plan bien, que hay gen­te que es in­ten­sa y es un co­ña­zo. El pa­rón me ha ser­vi­do para sa­ber que no se pue­de con­tro­lar to­do”.

Du­ran­te el tiem­po en que es­tu­vo ale­ja­do de la mú­si­ca hu­bo mu­chos mo­men­tos en que no hi­zo na­da. “Me tum­ba­ba en el so­fá a ver se­ries de Net­flix. Me gus­tó Una­bom­ber. En un mo­men­to pa­re­ce que has­ta pue­des es­tar de acuer­do con el te­rro­ris­mo, ob­via­men­te no lo es­toy”. De nue­vo tie­ne mie­do a dar un ti­tu­lar.

Al­bo­rán aho­ra es más cons­cien­te del mundo en el que se mue­ve y de has­ta dón­de pue­de lle­gar. “Es­to va su­per­rá­pi­do. An­tes en la crea­ción ha­bía un pro­ce­so, ha­bía un mol­de. Aho­ra to­do es in­me­dia­tez y yo en la in­me­dia­tez me pier­do. Ahí es­tán, por ejem­plo las re­des so­cia­les: tie­nes que lle­var­las tú por­que si no to­do se des­vir­túa. Ten­go mie­do que se pier-

da la esen­cia que, en mi ca­so, es ha­cer mú­si­ca”.

Cam­bió de com­pa­ñía y eli­gió pro­duc­tor para su úl­ti­mo dis­co: Ju­lio Re­yes. Tam­bién es­co­ge per­so­nal­men­te a su equi­po. “Mi her­mano es­tá con­mi­go en la par­te ar­tís­ti­ca y hay gen­te que lle­va nue­ve años con­mi­go, pe­ro hay otros que no es­tán ya por­que no sen­tía ho­nes­ti­dad. A mí me gus­ta mu­cho ro­dear­me en el tra­ba­jo de gen­te que me di­ga la ver­dad”.

Sor­pren­den­te­men­te lle­va bien con­vi­vir con la fa­ma. Aho­ra pa­sa más tiem­po en Ma­drid que en Má­la­ga y ase­gu­ra que ha­ce una vi­da co­rrien­te so­lo con al­gu­na li­mi­ta­ción. “Cuan­do sal­go a co­rrer no pa­sa na­da por­que es­toy co­rrien­do. Eso sí, sin go­rra lo que se­ría un pa­seo de diez mi­nu­tos se pue­de con­ver­tir en una ho­ra. Lle­va sien­do así ocho años y to­co ma­de­ra para que si­ga sien­do así. Cuan­do das a las co­sas na­tu­ra­li­dad la gen­te se acos­tum­bra. Yo voy al mis­mo su­per­mer­ca­do de siem­pre, pa­seo por los mis­mos lu­ga­res de siem­pre, voy al mis­mo ci­ne... No de­jo de ha­cer na­da. Sí, es más mo­les­to para la gen­te que es­tá con­mi­go. Eso sí me lo to­mo mal”. Tie­ne una pan­di­lla anó­ni­ma y otra que tam­bién con­vi­ve con la fa­ma. “Oroz­co, Pa­blo Ló­pez, Ma­nu Ca­rras­co y Ma­lú. En Ma­drid hay mu­chos si­tios don­de hay un piano y allí aca­ba­mos can­tan­do. No can­cio­nes nues­tras, sino de otros”.

Tie­ne una gran fa­ci­li­dad para com­po­ner. La ins­pi­ra­ción le lle­ga has­ta dur­mien­do. “Al­gu­na vez me he des­per­ta­do de no­che, ha­bía so­ña­do al­go, he co­gi­do el te­lé­fono y lo he gra­ba­do. Lue­go por la ma­ña­na lo he oí­do y he fli­pa­do. No soy so­nám­bu­lo, pe­ro ca­si”. Sus can­cio­nes triun­fan y úl­ti­ma­men­te se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te para bo­das gais. “Me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so ser un icono gay. So­la­men­te tú sue­na en bo­das, bau­ti­zos y has­ta fu­ne­ra­les”. Lue­go, sin que se le pre­gun­te, pi­de: “Me gus­ta­ría aña­dir que el ma­tri­mo­nio gay de­be­ría ser po­si­ble en más paí­ses”.

/ ÁL­VA­RO GAR­CÍA

El can­tan­te Pa­blo Al­bo­rán, ho­ras an­tes de su con­cier­to de es­ta no­che en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.