Sha­ki­ra afron­ta­rá una cau­sa pe­nal por de­frau­dar 14,5 millones a Ha­cien­da

La Agen­cia Tri­bu­ta­ria con­clu­ye que de­bió pa­gar sus im­pues­tos en Es­pa­ña en­tre 2012 y 2014 y la fis­ca­lía se que­re­lla­rá con­tra la can­tan­te, pa­re­ja de Gerard Pi­qué

El País - - GENTE - JE­SÚS GAR­CÍA,

Sha­ki­ra ten­drá que afron­tar, fi­nal­men­te, una cau­sa pe­nal por frau­de fis­cal. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria ha ce­rra­do su in­ves­ti­ga­ción so­bre las cuen­tas de la can­tan­te colombiana y ha con­clui­do que, en­tre 2012 y 2014, de­frau­dó pre­sun­ta­men­te 14,5 millones de eu­ros a la ha­cien­da es­pa­ño­la con los im­pues­tos de IRPF y pa­tri­mo­nio. La Fis­ca­lía, que ha in­ves­ti­ga­do el ca­so du­ran­te el úl­ti­mo año, ha no­ti­fi­ca­do ya a la de­fen­sa de la ar­tis­ta que re­cha­za dar­le car­pe­ta­zo, lo que sig­ni­fi­ca que en los pró­xi­mos días pre­sen­ta­rá una que­re­lla an­te el juez por tres de­li­tos de frau­de fis­cal, se­gún han avan­za­do a EL PAÍS fuen­tes cer­ca­nas al pro­ce­so.

La cla­ve de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Sha­ki­ra Isa­bel Me­ba­rak Ri­poll ra­di­ca en sa­ber dón­de fi­jó su re­si­den­cia fis­cal al me­nos des­de 2011, cuan­do se hi­zo pú­bli­ca su re­la­ción con el de­fen­sa del Ba­rça Gerard Pi­qué. En su con­tun­den­te in­for­me fi­nal, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria sos­tie­ne que des­de en­ton­ces vi­vía en Bar­ce­lo­na. La ley es­ta­ble­ce que, si un ciu­da­dano pa­sa la mi­tad del año (más un día) en Es­pa­ña, se le de­be con­si­de­rar re­si­den­te a efec­tos fis­ca­les. Tie­ne que tri­bu­tar en con­cep­to de IRPF por los in­gre­sos que ob­tie­ne en to­do el mundo. Y ha­cer­lo al ti­po má­xi­mo, que ha va­ria­do con los años pe­ro que, para las ren­tas más al­tas, se si­túa cer­ca del 50% de los in­gre­sos. Se­gún Ha­cien­da, Sha­ki­ra si­mu­ló vi­vir en Baha­mas para elu­dir el pa­go de im­pues­tos.

Re­si­den­cia

Los ins­pec­to­res tra­ta­ron de acre­di­tar la re­si­den­cia de Sha­ki­ra me­dian­te múl­ti­ples pro­ce­di­mien­tos. Exa­mi­na­ron su vi­da co­ti­dia­na: vi­si­ta­ron los es­ta­ble­ci­mien­tos a los que acu­de con fre­cuen­cia —co­mo su pe­lu­que­ría ha­bi­tual, en Bar­ce­lo­na— y ras­trea­ron su ac­ti­vi­dad en re­des so­cia­les co­mo Instagram. El in­for­me ad­mi­te que en nin­guno de los tres años ba­jo in­ves­ti­ga­ción (2012, 2013 y 2014) se ha po­di­do pro­bar que pa­sa­ra en el país más de la mi­tad del año. El que más se acer­ca a ello es 2014, con 140 días. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria, de to­dos mo­dos, la con­si­de­ra igual­men­te re­si­den­te por­que el res­to del tiem­po tu­vo “au­sen­cias es­po­rá­di­cas” mo­ti­va­das por su tra­ba­jo.

Fuen­tes de la de­fen­sa se mues­tran en desacuer­do con el cri­te­rio fi­ja­do por Ha­cien­da. Las “au­sen­cias es­po­rá­di­cas”, re­gu­la­das por el ar­tícu­lo 9 de la ley tri­bu­ta­ria, se ha­bían apli­ca­do has­ta aho­ra a los es­pa­ño­les que pre­ten­dían (y fin­gían) es­ta­ble­cer­se en otro país, por ejem­plo An­do­rra, para pa­gar me­nos im­pues­tos. Esas fuen­tes re­cuer­dan, a mo­do de ejem­plo, los ca­sos de la so­prano Mon­tse­rrat Ca­ba­llé o de la te­nis­ta Arant­xa Sánchez-Vi­ca­rio. “Es la pri­me­ra vez que se in­ter­pre­ta

de es­ta for­ma. Pri­me­ro ten­drían que ha­ber pro­ba­do que vi­vía aquí, y no lo han he­cho”, re­la­tan fuen­tes de la de­fen­sa, que la­men­tan la de­ci­sión de la fis­ca­lía de no ar­chi­var la cau­sa y ele­var­la a la vía pe­nal. Opi­nan que se tra­ta de un asun­to de “in­ter­pre­ta­ción téc­ni­co-ju­rí­di­ca” que de­bió zan­jar­se en vía ad­mi­nis­tra­ti­va.

En sus ex­pli­ca­cio­nes a Ha­cien­da, Sha­ki­ra di­jo que re­si­día en Baha­mas, don­de en 2004 com­pró una ca­sa con su ex­pa­re­ja An­to­nio de la Rúa. En 2013, re­cuer­dan fuen­tes cer­ca­nas a la ar­tis­ta, pa­só me­dio año gra­ban­do en Es­ta­dos Uni­dos el pro­gra­ma La Voz. No fue has­ta fi­na­les de ese año —cuan­do tu­vo su pri­mer hi­jo con Pi­qué— cuan­do de­ci­dió com­prar una ca­sa en Es­plu­gues de Llo­bre­gat, jun­to a Bar­ce­lo­na. Sha­ki­ra se de­cla­ró ofi­cial­men­te re­si­den­te en Es­pa­ña en 2015.

En enero de 2018, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria re­mi­tió un pri­mer in­for­me a la fis­ca­lía de de­li­tos eco­nó­mi­cos de Bar­ce­lo­na, que abrió di­li­gen­cias de in­ves­ti­ga­ción. Tras aquel anuncio, los ase­so­res de la can­tan­te de­ci­die­ron abo­nar 20 millones para sal­dar las cuen­tas con Ha­cien­da re­la­ti­vas al año 2011, ya pres­cri­to pe­nal­men­te. Lo hi­cie­ron no por­que ad­mi­tie­ran el frau­de, sino co­mo pa­so ne­ce­sa­rio para re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción. So­bre los años pos­te­rio­res, los abo­ga­dos han man­te­ni­do in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes con la ins­pec­ción de Ha­cien­da con el ob­je­ti­vo de ce­rrar el ca­so en la vía ad­mi­nis­tra­ti­va. Esas ne­go­cia­cio­nes lle­va­ron a la fis­ca­lía a dic­tar una pró­rro­ga. Ha­ce unos días, y tras exa­mi­nar a fon­do el úl­ti­mo in­for­me, la fis­ca­lía re­cha­zó la pe­ti­ción de la de­fen­sa de ar­chi­var el ca­so, por lo que ins­ta­rá a que

se abra una cau­sa pe­nal. De mo­men­to, la fis­ca­lía no ha ejer­ci­do ac­cio­nes ya que se en­cuen­tra en es­tu­dio de las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des.

La Agen­cia Tri­bu­ta­ria cons­ta­ta la “vo­lun­tad” de Sha­ki­ra de de­frau­dar al em­plear una so­cie­dad en Lu­xem­bur­go para ges­tio­nar sus de­re­chos mu­si­ca­les. “Si no era re­si­den­te, co­mo de­fen­de­mos, tie­ne to­do el sen­ti­do que no lo ha­ga a tra­vés de una so­cie­dad de Es­pa­ña”, re­pli­can des­de la de­fen­sa. El pre­sun­to frau­de se oca­sio­nó en los im­pues­tos de la ren­ta (IRPF) y de pa­tri­mo­nio. La cuo­ta de­frau­da­da es si­mi­lar en los tres años por­que ob­tu­vo in­gre­sos por la ex­plo­ta­ción de sus de­re­chos. En 2011 o 2018, es­tos han si­do su­pe­rio­res por su gi­ra. Ac­tual­men­te, la gran ma­yo­ría de sus in­gre­sos (96%) pro­ce­den del ex­tran­je­ro; so­lo el 4% de Es­pa­ña.

/ JA­MES DEVANEY GC IMAGES

La can­tan­te Sha­ki­ra, en Nue­va York, el pa­sa­do agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.