¿Qué es la mo­da, Fran­cis­co?

Ho­mo­se­xua­li­dad, mo­da y re­li­gión, es­tán más li­ga­das de lo que re­co­no­cen

El País - - GENTE - / BO­RIS IZA­GUI­RRE

El pa­pa Fran­cis­co vuel­ve a es­tar de mo­da pre­ci­sa­men­te por se­ña­lar que la ho­mo­se­xua­li­dad es una mo­da que in­flu­ye en la vi­da de la Igle­sia y que por eso de­be im­pe­dir­se su ac­ce­so. Es­tá es­cri­to en un li­bro re­cién pu­bli­ca­do, La fuer­za de una vo­ca­ción. En mi fa­mi­lia, fuer­te y vo­ca­cio­nal­men­te vin­cu­la­da a la mo­da y la ho­mo­se­xua­li­dad, han pues­to el gri­to en el cie­lo. Yo me lo he to­ma­do con san­ta pa­cien­cia, en­ten­dí que es­tas de­cla­ra­cio­nes pro­vie­nen de en­tre­vis­tas rea­li­za­das en el avión pa­pal. Es­ta­ba en las nu­bes. En tie­rra es otra co­sa, la ae­ro­fa­gia y el jet lag ge­ne­ra­ron ma­los hu­mos y olor a ho­mo­fo­bia. Pe­ro an­tes de de­mo­ni­zar al Pon­tí­fi­ce por ho­mó­fo­bo ha­bría que in­ten­tar sen­tar­se con él y char­lar un po­co so­bre mo­da.

¿Qué es la mo­da? Para mu­chos es una re­li­gión, una fe que pro­cu­ra se­guir una bi­blia lla­ma­da es­ti­lo que vie­ne acom­pa­ña­da de un cuer­po ce­les­tial for­ma­do por ele­gan­cia, gla­mour y chic. Al igual que a la Sa­gra­da Fa­mi­lia, se les ve­ne­ra sin ha­cer mu­chas pre­gun­tas so­bre su exis­ten­cia. Se les acep­ta, igual que un dog­ma y, nor­mal­men­te de for­ma po­co cien­tí­fi­ca, obran mi­la­gros y una per­so­na con me­nos for­tu­na en otros cam­pos, acier­ta y bri­lla en la mo­da gracias a sa­ber re­unir esos pa­ra­dig­mas y tra­du­cir­los en for­ma de ves­ti­do. Y esa ro­pa, igual que la re­li­gión, ge­ne­ra una se­gu­ri­dad que se ha­ce fuer­za y vo­ca­ción y, de un tiem­po a es­ta par­te, in­dus­tria po­de­ro­sa.

Hay spam y ma­los hu­mos en to­dos la­dos. En Ma­drid con su boi­na ma­rrón de con­ta­mi­na­ción. En Pa­rís con las ma­ni­fes­ta­cio­nes que obli­ga­ron al pre­si­den­te Ma­cron re­cor­tar su ley de im­pues­tos al ga­soil. Ma­los hu­mos en­tre Su­sa­na Díaz y Pe­dro Sánchez, tras unas elec­cio­nes que de­ja­ron muy mal am­bien­te. Ma­los hu­mos tam­bién en­tre Meg­han Mar­kle y Ka­te Midd­le­ton, ya hue­le a cha­mus­qui­na en­tre las cu­ña­das. El úni­co buen ai­re de es­ta semana ha si­do la no­ti­cia que la pe­rio­dis­ta Ma­ría Ca­sa­do se­rá pre­si­den­ta de la Aca­de­mia de la Te­le­vi­sión. Me ale­gro, co­mo aca­dé­mi­co, co­mo gay y por­que su no­via la fe­li­ci­tó en pú­bli­co. En El Va­ti­cano, Ca­sa­do no po­dría ser mon­ja, pe­ro en Es­pa­ña es la pre­si­den­ta de la Aca­de­mia.

Los ma­los hu­mos le im­pi­den ver al Pon­tí­fi­ce que la ho­mo­se­xua­li­dad lle­va de mo­da

tan­to tiem­po co­mo el co­lor ne­gro para usar tan­to en so­ta­nas co­mo en ves­ti­dos de cóc­tel. Siem­pre he te­ni­do la sos­pe­cha de que el Va­ti­cano y la mo­da com­par­ten ar­ma­rio. Esa sos­pe­cha la ra­ti­fi­có es­ta pri­ma­ve­ra una ex­tra­or­di­na­ria ex­po­si­ción en el Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Nue­va York ti­tu­la­da Ima­gi­ne­ría en la re­li­gión ca­tó­li­ca , a la que el Va­ti­cano pres­tó va­rias pie­zas de su jo­ye­ro, tan bea­to co­mo mi­llo­na­rio, para que to­dos en­ten­dié­ra­mos di­vi­na­men­te que la me­jor ma­ne­ra de ga­nar adep­tos a una re­li­gión es lle­nán­do­la de jo­yas mi­la­gro­sas y re­car­ga­das de va­lor ma­te­rial. Un modelo de pro­pa­gan­da si­mi­lar al de las ma­ra­vi­llo­sas drag queens, que se ador­nan pa­rar atraer y gus­tar.

Ho­mo­se­xua­li­dad, mo­da y re­li­gión es­tán más li­ga­das de lo que quie­ran re­co­no­cer y otro es­la­bón que las une es una bou­ti­que en Pla­za Mi­ner­va en Ro­ma. ¡Madre de Dios!, es lo pri­me­ro que ex­cla­mas an­te el pri­mo­ro­so es­ca­pa­ra­te de Sar­to­ria Gam­ma­re­li . Ca­su­llas, mi­tras, ban­das de te­ji­dos do­ra­dos, bor­da­dos con en­ca­jes de­li­ca­dos. So­ta­nas de un ro­jo si­mi­lar al de una na­ran­ja si­ci­lia­na, de­li­ca­da­men­te ador­na­das por bor­de­ci­tos do­ra­dos y un tac­to de ca­che­mir sun­tuo­so co­mo strac­cia­te­lla. Den­tro tra­ba­jan unos jó­ve­nes con la mis­ma am­bi­güe­dad que la de Da­vid Bo­wie. Te mi­ran de sos­la­yo, co­mo ha­cen to­dos los sas­tres, mien­tras ha­blan en­tre ellos con un len­gua­je mís­ti­co y ul­tra­só­ni­co. Su as­pec­to te ha­ce pen­sar que la ro­pa ecle­siás­ti­ca qui­zás sea el ori­gen de la ten­den­cia de “ge­ne­ro flui­do” que Guc­ci aban­de­ra las ul­ti­mas tem­po­ra­das. Si el Pa­pa in­sis­te cí­ni­ca­men­te en ais­lar al Va­ti­cano de los gais, siem­pre nos que­da­ra la bou­ti­que Gam­ma­re­li. Mi ma­ri­do y yo tu­vi­mos más que ma­los hu­mos, fue­go ami­go, al in­sis­tir yo en com­prar­me unos cal­ce­ti­nes lar­gos o me­dias de obis­po. Es la pren­da fe­ti­che y la más po­ni­ble de esa mai­son. To­do el mundo que es al­guien en la mo­da, des­de Ma­ri­cha­lar has­ta Karl La­ger­feld, las co­lec­cio­nan. Fi­nal­men­te, con­se­guí ad­qui­rir dos pa­res, unas en ro­jo ecle­siás­ti­co y otras púr­pu­ra obis­po. Creo que es­tas na­vi­da­des le voy a re­ga­lar un par al pa­pa Fran­cis­co, con una no­ta: “Mi amor: la ho­mo­se­xua­li­dad es­ta­rá siem­pre de mo­da, igual que es­tos cal­ce­ti­nes de Gam­mo­net­ti, lo­ve Bo­ris”.

/ REU­TERS

El pa­pa Fran­cis­co, el pa­sa­do día 30 de no­viem­bre en el Va­ti­cano.

/ CLAU­DIO ÁL­VA­REZ

La pe­rio­dis­ta Ma­ría Ca­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.