El par­ti­do más lar­go del mundo

El País - - DEPORTES - / JU­LIO LLA­MA­ZA­RES

Hay un re­la­to de Os­val­do So­riano, el au­tor ar­gen­tino de no­ve­las tan me­mo­ra­bles co­mo A sus plan­tas ren­di­do un león o Tris­te, so­li­ta­rio y fi­nal, en el que se an­ti­ci­pa­ba ya li­te­ra­ria­men­te el par­ti­do que ma­ña­na se ce­le­bra­rá —si es que por fin se ce­le­bra— en­tre el Ri­ver Pla­te y el Bo­ca Ju­niors bo­nae­ren­ses. El re­la­to, in­clui­do en un li­bro de cuen­tos de fút­bol que coor­di­nó y pro­lo­gó el tam­bién ar­gen­tino Jor­ge Val­dano en los años no­ven­ta, se ti­tu­la El pe­nal más lar­go del mundo, y na­rra la pe­ri­pe­cia de dos equi­pos de pue­blo que tie­nen que di­ri­mir el re­sul­ta­do de su par­ti­do con un pe­nal­ti pi­ta­do por el ár­bi­tro en el úl­ti­mo mi­nu­to pe­ro que no se aca­ba de lan­zar por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, en­tre ellas la agre­sión al co­le­gia­do por el ju­ga­dor au­tor de la fal­ta o un ata­que epi­lép­ti­co del mis­mo juez en la reanu­da­ción del par­ti­do sus­pen­di­do al do­min­go si­guien­te. En­tre unas co­sas y otras, el par­ti­do se pro­lon­ga tan­to co­mo el que dispu­tarán en Ma­drid el Ri­ver y el Bo­ca Ju­niors an­te la im­po­si­bi­li­dad, pa­re­ce, de ce­le­brar­lo en Bue­nos Ai­res por el am­bien­te de gue­rra abier­ta que hay en­tre los afi­cio­na­dos de los dos equi­pos. Co­men­zó, en su pri­me­ra en­tre­ga, te­nien­do que ser apla­za­do por una tor­men­ta pri­ma­ve­ral y ter­mi­nó —en la se­gun­da— por sus­pen­der­se su ce­le­bra­ción an­te las agre­sio­nes de afi­cio­na­dos del Ri­ver Pla­te a ju­ga­do­res del Bo­ca Ju­niors, cu­yo au­to­bús fue ape­drea­do cuan­do iba ca­mino del es­ta­dio ri­val.

Has­ta aquí na­da sor­pren­den­te ha­bi­da cuen­ta de las pa­sio­nes que mue­ve el fút­bol y del par­ti­cu­lar ca­rác­ter de los ar­gen­ti­nos, que ha­ce que las vi­van con más in­ten­si­dad que los de­más. Lo que ya re­sul­ta más sor­pren­den­te es que un par­ti­do que de­ci­di­rá el cam­peón de clu­bes de fút­bol de Su­da­mé­ri­ca ten­ga lu­gar

en Eu­ro­pa. ¿No ha­bía otro país en Su­da­mé­ri­ca don­de po­der ce­le­brar­lo en con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y, so­bre to­do, nin­gún di­ri­gen­te del fút­bol de aquel con­ti­nen­te ha re­pa­ra­do en la pa­ra­do­ja de que una com­pe­ti­ción que lle­va el nom­bre de los Li­ber­ta­do­res ce­le­bre su fi­nal en la ca­pi­tal del im­pe­rio con­tra el que se le­van­ta­ron és­tos? ¿Es que al­guien se ima­gi­na que la fi­nal de la Co­pa in­gle­sa de fút­bol se ce­le­bra­ra en Bru­se­las des­pués del Bre­xit o la Su­per Bowl de Es­ta­dos Uni­dos en Mos­cú?

Pe­ro, por lo que se ve, en el fút­bol to­do es po­si­ble y más si los ar­gen­ti­nos an­dan por el me­dio. De­cir fút­bol y Ar­gen­ti­na es nom­brar la ga­so­li­na y la pól­vo­ra co­mo bien han sa­bi­do con­tar­nos Os­val­do So­riano y otros es­cri­to­res de aque­lla na­ción cu­yos co­lo­res lle­va la Se­lec­ción en sus ca­mi­se­tas. En­tre los cuen­tos de fút­bol que se­lec­cio­nó Val­dano re­cuer­do otro de Fon­ta­na­rro­sa en el que unos hin­chas ro­sa­ri­nos lle­ga­ban a se­cues­trar a un afi­cio­na­do con fa­ma de dar bue­na suer­te a su equi­po pe­ro al que el mé­di­co ha­bía prohi­bi­do acu­dir al es­ta­dio por sus pro­ble­mas con el co­ra­zón. Su equi­po ga­nó, pe­ro al se­cues­tra­do le dio un in­far­to y mu­rió, pe­ro eso ¿a quién le po­día im­por­tar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.