Una Vi­lla Ro­ton­da del si­glo XXI

Emilio Tu­ñón ac­tua­li­za la fa­mo­sa vi­lla de Pa­lla­dio arrai­gan­do la mo­der­ni­dad y cam­bian­do so­lem­ni­dad por so­brie­dad

El País - - BABELIA - POR ANATXU ZABALBEASCOA

Lo que no es tra­di­ción es pla­gio. Esa idea de Eu­ge­nio d’Ors que em­pu­ja a di­ge­rir el co­no­ci­mien­to pa­ra vol­ver a alum­brar­lo es la que me­jor des­cri­be la ca­sa que Emilio Tu­ñón ha cons­trui­do en Cá­ce­res.

Aun­que hay una ar­qui­tec­tu­ra que bus­ca re­pre­sen­tar a su tiem­po, tal vez uno de los ma­yo­res lo­gros de un edi­fi­cio sea lo con­tra­rio: que­dar fue­ra del tiem­po. No su­ce­de so­lo con in­mue­bles que re­vi­san es­ti­los clá­si­cos, ocu­rre tam­bién con la van­guar­dia. Hay ca­sas de prin­ci­pios del si­glo XX —la Schroe­der de Ge­rrit Riet­veld o las de los pro­fe­so­res de la Bauhaus de Wal­ter Gro­pius— pa­ra las que to­da­vía no ha lle­ga­do el mo­men­to. Aun­que la so­brie­dad y la pru­den­cia va­cu­nan con­tra el des­gas­te de las mo­das, la ar­qui­tec­tu­ra se de­sen­tien­de del tiem­po cuan­do lo que apor­ta es más que esen­cial, sus­tan­cial, es de­cir, cuan­do es­ta­ble­ce una ma­ne­ra de re­la­cio­nar el en­cla­ve y las per­so­nas.

Es­ta Ca­sa de Pie­dra con­ci­ta ex­pec­ta­ción por­que de­ja ver có­mo uno de los gran­des ar­qui­tec­tos ac­tua­les —au­tor del Mu­sac de León o del Mu­seo de las Co­lec­cio­nes Reales de Ma­drid— tra­ba­ja en la es­ca­la pe­que­ña. Tam­bién por­que Tu­ñón ha­bía di­se­ña­do muy po­cas vi­vien­das y siem­pre con su des­apa­re­ci­do so­cio Luis Moreno Man­si­lla. Así, es­te pro­yec­to —fir­ma­do con Car­los Martínez Al­bor­noz— evi­den­cia un idea­rio ma­du­ro que an­te­po­ne las ne­ce­si­da­des de los otros a las de mar­car el lu­gar. Lo ha­ce res­pe­tan­do las en­ci­nas y re­cos­tán­do­se en la la­de­ra pa­ra mi­rar la ciu­dad. La cuar­ci­ta lo­cal re­la­cio­na el nue­vo edi­fi­cio tan­to con el so­lar, en la Sie­rri­lla de Cá­ce­res, co­mo con el cen­tro his­tó­ri­co, don­de Tu­ñón re­mo­de­ló la Fun­da­ción Hel­ga de Al­vear —a pun­to de inau­gu­rar su am­plia­ción— y el ho­tel Atrio ac­tua­li­zan­do la hue­lla ar­qui­tec­tó­ni­ca hu­mil­de y sin em­bar­go re­gia de la ciu­dad.

A es­te pa­la­cio de ca­si 500 me­tros es el res­pe­to al si­tio y la re­in­ter­pre­ta­ción de la tra­di­ción, y no los oro­pe­les o el ta­ma­ño, lo que le con­fie­re no­ble­za. Vo­lu­mé­tri­ca­men­te, es un pris­ma de plan­ta cua­dra­da agu­je­rea­do con tres hue­cos en ca­da una de sus cua­tro fa­cha­das. El gra­ni­to en­mar­ca esas aper­tu­ras. En el in­te­rior, nue­ve es­tan­cias ro­dean la ma­gis­tral es­ca­le­ra cen­tral que or­ga­ni­za la cir­cu­la­ción. Son to­das igua­les. Pe­ro su su­ma —pa­ra el sa­lón-co­me­dor o si se des­cu­bre la co­ci­na tras una co­rre­de­ra— mo­di­fi­ca y reha­ce el es­pa­cio. La plan­ta cua­dra­da, la si­me­tría en torno a la es­ca­le­ra y la co­mu­ni­ca­ción de las es­tan­cias con el ex­te­rior re­mi­ten a la vez a la Vi­lla Ro­ton­da de Pa­lla­dio —lla­ma­da así por la per­fec­ción del círcu­lo ima­gi­na­rio en el que se ins­cri­bía su plan­ta cua­dra­da— y al des­po­jo que Adolf Loos pre­go­na­ba des­de su lu­cha con­tra el or­na­men­to. Por eso, la ca­sa no pue­de ser más clá­si­ca ni más con­tem­po­rá­nea a la vez: des­nu­dan­do el or­den re­na­cen­tis­ta y vis­tien­do la mo­der­ni­dad, pa­sa a for­mar par­te del lu­gar. Tan arrai­ga­da en la sie­rra co­mo en la tra­di­ción, se le adi­vi­na un fu­tu­ro fue­ra del tiem­po de fá­cil man­te­ni­mien­to —el que fa­vo­re­ce la pie­dra— y con am­bi­ción de que la ve­ge­ta­ción —in­clui­do el pai­sa­jis­mo de Be­na­vi­des La­per­che— man­de pron­to so­bre ella.

El in­te­rior es un ejer­ci­cio de eba­nis­te­ría y ma­te­má­ti­cas. La ba­se cá­li­da de ro­ble sir­ve pa­ra ocul­tar las ins­ta­la­cio­nes. La par­te su­pe­rior res­pi­ra pin­ta­da de blan­co y li­be­ra­da de rui­dos vi­sua­les. Un or­den que no es­cla­vi­za ca­rac­te­ri­za la ca­sa, re­co­ge las ne­ce­si­da­des de los usua­rios pa­ra que sean ellos los que se apro­pien de los es­pa­cios.

So­bre el man­te­ni­mien­to de los edi­fi­cios es­tá ca­si to­do por es­cri­bir. Te­ner­lo en cuen­ta im­pli­ca pen­sar en las per­so­nas. Ayu­dar­las no so­lo en los mo­men­tos fe­li­ces —la inau­gu­ra­ción—, sino pre­vien­do tam­bién los di­fí­ci­les: la lim­pie­za o el día en el que el ser­vi­cio do­més­ti­co des­apa­rez­ca. Han si­do esos ins­tan­tes los que han aca­ba­do con el sue­ño de las me­jo­res vi­vien­das del si­glo XX. Las que per­ma­ne­cen, fue­ra del tiem­po, se man­tie­nen tam­bién por su pre­vi­sión. Te­ner en cuen­ta el es­fuer­zo de los usua­rios en las dé­ca­das fu­tu­ras con­fie­re más au­to­ri­dad a un ar­qui­tec­to que cual­quier ges­to ar­qui­tec­tó­ni­co.

Por eso es­ta vi­vien­da de Emilio Tu­ñón es a la vez un mar­co pa­ra que su­ce­da la vi­da y una ca­pa más de sue­lo en el lu­gar. Ce­de el pro­ta­go­nis­mo a la ve­ge­ta­ción y a las per­so­nas sin de­jar de re­cor­dar que la me­jor ar­qui­tec­tu­ra or­de­na, pe­ro no da ór­de­nes.

Es­ta Ca­sa de Pie­dra de­ja ver có­mo uno de los gran­des ar­qui­tec­tos tra­ba­ja en es­ca­la pe­que­ña

LUIS ASÍN

Vis­ta de la vi­vien­da di­se­ña­da por Emilio Tu­ñón en Cá­ce­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.