CLA­VES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Oc­ci­den­te su­fre de me­lan­co­lía co­lec­ti­va. Su iden­ti­dad se di­fu­mi­na y la de­mo­cra­cia, su gran apor­ta­ción al pro­gre­so del mun­do, se ero­sio­na des­de el mis­mo co­ra­zón de sus sis­te­mas po­lí­ti­cos. La an­sie­dad au­men­ta en la me­di­da en que per­de­mos el vie­jo rol co­mo mo­de­lo de va­lo­res, o co­mo ejem­plo de es­tán­da­res de vi­da desea­bles. Se­rá por eso que, mien­tras unos lí­de­res si­guen vo­lan­do sin ins­truc­cio­nes, otros apro­ve­chan es­tas des­ven­ci­ja­das tra­ve­sías pa­ra ex­plo­tar nues­tras con­tra­dic­cio­nes.

Lo ve­mos en la pro­tei­ca Ita­lia, en la am­bi­güe­dad de sus có­di­gos po­lí­ti­cos y en su afán de van­guar­dia. Pe­ro sus fluc­tua­cio­nes, es­ta vez, no pre­lu­dian nin­gún mo­vi­mien­to po­lí­ti­co de fon­do: sim­ple­men­te se su­man, con exa­brup­tos ra­cis­tas, a los vien­tos de rea­fir­ma­ción su­pre­ma­cis­ta a lo Wil­ders y Le Pen. Y pa­re­ce que es ho­ra de ha­blar de ra­cis­mo pues, co­mo sos­te­nía Sar­to­ri, “las pa­la­bras son nues­tras ga­fas; equi­vo­car la pa­la­bra es equi­vo­car la co­sa”.

Es­cu­cha­mos al ul­tra­mon­tano de­re­chis­ta Fon­ta­na pre­di­car en de­fen­sa de “la ra­za blan­ca” an­te la “in­va­sión de los in­mi­gran­tes”. Y a Sal­vi­ni, pa­la­dín de la Le­ga, re­co­ger el guan­te ad­vir­tien- do con­tra la imaginaria “in­va­sión que con­du­ce al caos to­tal en nues­tras so­cie­da­des”. To­do gi­ra en torno a la des­orien­ta­da iden­ti­dad oc­ci­den­tal, que ya no se reivin­di­ca en nom­bre de los grandes va­lo­res ilus­tra­dos, sino des­de el más ran­cio esen­cia­lis­mo, aquel que se presenta co­mo el au­tén­ti­co “ser” de las na­cio­nes. De ahí los im­pe­ni­ten­tes ata­ques a la Unión Eu­ro­pea, di­se­ña­da pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar los odios na­cio­na­les.

El an­ti­eu­ro­peís­mo y el ra­cis­mo surgen de la in­se­gu­ri­dad, de des­cu­brir que ya no so­mos el he­ral­do del mun­do sino una par­te más de él. Esen­cia­li­za­mos la di­fe­ren­cia por­que no que­re­mos ser es­pe­cí­fi­cos, sino se­guir ha­blan­do en nom­bre de la hu­ma­ni­dad. Y es ahí don­de bro­ta el mie­do a la per­mea­bi­li­dad en­tre un ellos y un no­so­tros. Eu­ro­pa si­gue bus­can­do el pa­pel que quie­re ju­gar en el mun­do, y se equi­vo­ca eva­luan­do su cri­sis por el co­lor de la piel an­tes que por su de­ca­den­cia de va­lo­res. Si fi­nal­men­te triun­fan las in­tere­sa­das fuer­zas que re­tor­nan a la iden­ti­dad en­tre ra­za, fe y geo­gra­fía, Eu­ro­pa me­re­ce­rá con cre­ces su fu­tu­ra in­sig­ni­fi­can­cia. @Ma­ria­mMar­ti­ne­zB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.