CON­VER­SA­CIÓN GLO­BAL

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Omán es el úl­ti­mo país de Orien­te Pró­xi­mo en ofre­cer un ser­vi­cio de ta­xis so­lo pa­ra mu­je­res. A di­fe­ren­cia de sus ve­ci­nas de Ara­bia Sau­dí, las oma­níes no te­nían prohi­bi­do con­du­cir, pe­ro una le­gis­la­ción ob­so­le­ta no les per­mi­tía ma­ne­jar vehícu­los co­mer­cia­les. A par­tir del pró­xi­mo 1 de mar­zo, po­drán sa- car­se la li­cen­cia de ta­xis­tas al ha­ber­se le­van­ta­do esa li­mi­ta­ción. La me­di­da, re­cien­te­men­te anun­cia­da, for­ma par­te un pa­que­te de ini­cia­ti­vas del Go­bierno pa­ra pro­mo­ver la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el em­pleo y los ne­go­cios.

“Se es­pe­ra­ba des­de ha­ce tiem­po, en es­pe­cial por par­te de las uni­ver­si­ta­rias que aún no han po­di­do sa­car­se el car­né”, ha es­cri­to la pe­rio­dis­ta Laksh­mi Kot­ha­neth en el dia­rio Oman Ob­ser­ver. No so­lo ellas. En un país con es­ca­so trans­por­te pú­bli­co y cu­ya so­cie­dad es aún muy con­ser­va­do­ra, mu­chas mu­je­res (o sus fa­mi­lias) no se sen­tían có­mo­das su­bién­do­se a un ta­xi con­du­ci­do por un hom­bre.

No es­tá cla­ro has­ta qué pun­to ese te­mor tie­ne ba­se real o es una fun­ción de las cos­tum­bres lo­ca­les en las que im­pe­ra la se­gre­ga­ción. Aun­que nin­gu­na ley lo im­po­ne, mu­je­res y hom­bres so­cia­li­zan de for­ma se­pa­ra­da. “Evi­ta­mos los ta­xis por la fal­ta de se­gu­ri­dad. Em­pe­za­ré a usar­los cuan­do se in­tro­duz­can los ta­xis pa­ra mu­je­res”, ase­gu­ra­ba una re­si­den­te de Mascate, la ca­pi­tal, a The Ti­mes of Oman.

Aho­ra ese mo­men­to ha lle­ga­do. Los ta­xis pa­ra mu­je­res van a pin­tar­se de rosa, azul y blan­co pa­ra que se dis­tin­gan de los de siem­pre, que aún man­tie­nen el na­ran­ja con blan­co. En reali­dad, la nue­va nor­ma vie­ne a le­ga­li­zar una si­tua­ción de he­cho, ya que des­de ha­cía años ha­bía mu­je­res que ope­ra­ban co­mo “con­duc­to­ras pri­va­das” pa­ra lle­var a chi­cas a la uni­ver­si­dad, tal co­mo ve­nía re­fle­jan­do la pren­sa lo­cal.

Du­bái fue la pri­me­ra ciu­dad de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga en in­tro­du­cir el “ta­xi de se­ño­ras”, un ser­vi­cio con con­duc­to­ras, pa­ra las via­je­ras que lle­ga­ban al ae­ro­puer­to de no­che, en 2007. Lue­go le si­guie­ron Abu Da­bi y Shar­ja, tam­bién en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. A me­nor es­ca­la, Egipto, Jor­da­nia e Irán han ex­pe­ri­men­ta­do con la fór­mu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.