Bra­sil ce­de al Ejér­ci­to la se­gu­ri­dad de Río an­te el au­men­to de la vio­len­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Gue­rra en­tre ban­das

El je­fe de la Mi­sión con­tra la Im­pu­ni­dad de Hon­du­ras (Maccih), Juan Ji­mé­nez Ma­yor, anun­ció la no­che del jue­ves su re­nun­cia irre­vo­ca­ble al car­go. A tra­vés de un men­sa­je en Twit­ter, en el que ad­jun­ta cua­tro ho­jas de ar­gu­men­tos, el ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia de Pe­rú re­pro­cha a la Or­ga­ni­za- ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) no ha­ber apo­ya­do sus es­fuer­zos por cum­plir la ta­rea que le fue en­co­men­da­da en 2016: lim­piar la co­rrup­ción en Hon­du­ras.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te y a pe­sar de las fuer­tes pre­sio­nes del Go­bierno y de la cla­se po­lí­ti­ca hon­du­re­ña, la di­mi­sión de Ma­yor se pro­du­ce an­te el po­co res­pal­do re­ci­bi- do por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, de quien ha­bía re­ci­bi­do el man­da­to, se­ña­la en su car­ta de des­pe­di­da.

En sus cua­tro ho­jas y diez pun­tos de ar­gu­men­tos, Ji­mé­nez Ma­yor re­pro­cha a Al­ma­gro la fal­ta de re­cur­sos, la co­rrup­ción en la or­ga­ni­za­ción y la ausencia de unas ins­ta­la­cio­nes en con­di­cio­nes tras ca­si dos años de ha­ber co­men­za­do la mi­sión. Aña­de tam­bién que Al­ma­gro ni si­quie­ra lo re­ci­bió du­ran­te su vi­si­ta a Was­hing­ton el 30 de enero a pe­sar de que via­jó ex­pre­sa­men­te pa­ra ello.

“A pe­sar de to­dos los obs­tácu­los”, sub­ra­ya en su car­ta de des­pe­di­da, la Maccih ha ge­ne­ra­do des­de 2017 re­sul­ta­dos im­por­tan­tes en la lucha con­tra la co­rrup­ción y con­de­nas im­por­tan­tes co- mo la de Ma­rio Ze­la­ya, ex­di­rec­tor del Se­gu­ro So­cial, o la in­ves­ti­ga­ción sobre la red de dipu­tados que se ha­brían apro­pia­do de fon­dos des­ti­na­dos a pro­yec­tos so­cia­les. To­do ello, se­ña­la en otro pun­to, pe­se a con­tar con so­lo diez ex­per­tos en De­re­cho, fren­te a los 80 con los que cuen­ta la mi­sión con­tra la im­pu­ni­dad de Gua­te­ma­la de Na­cio­nes Uni­das (Ci­cig).

Ma­yor cri­ti­ca la in­di­fe­ren­cia del or­ga­nis­mo y sos­tie­ne que “hu­bie­ra si­do im­por­tan­te que la OEA pu­die­ra ha­ber pre­sen­ta­do en la pró­xi­ma Cum­bre de las Américas de Li­ma su es­fuer­zo más im­por­tan­te en la re­gión en ma­te­ria de co­rrup­ción”. “Sin em­bar­go, na­die de la Or­ga­ni­za­ción nos ha lla­ma­do pa­ra eso”, cri­ti­ca.

La di­mi­sión de Ma­yor se pro­du­ce en me­dio de un agrio en- To­da es­ta san­gre de­rra­ma­da pro­vie­ne del mis­mo lu­gar, en opi­nión de po­lí­ti­cos y agen­tes. Las ten­sio­nes, irre­pa­ra­bles, en­tre ban­das ma­fio­sas que bus­can con­tro­lar el trá­fi­co de dro­gas y la se­gu­ri­dad en las fa­ve­las. Es­to mien­tras el Es­ta­do, en quie­bra, se ve obli­ga­do a con­ge­lar los suel­dos de los agen­tes, pa­gar­les con re­tra­so y li­mi­tar­les el ma­te­rial. La so­lu­ción has­ta aho­ra siem­pre ha si­do re­cu­rrir al po­der fe­de­ral, ya fue­ra pi­dien­do di­ne­ro al Go­bierno cen­tral o la in­ter­ven­ción del Ejér­ci­to en al­gu­nos ba­rrios du­ran­te pe­rio­dos con­cre­tos. Así fue có­mo sa­lie­ron del pa­so pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de 2016. Y así es có­mo se abrió el ca­mino pa­ra la de­ci­sión de Te­mer.

Con es­te cli­ma, al Go­bierno es­ta­tal no le re­sul­ta fá­cil re­cau­dar di­ne­ro pa­ra to­mar la de­lan­te­ra en la gue­rra. La Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Co­mer­cio cal­cu­la que el año pa­sa­do po­dría ha­ber in­gre­sa­do unos 200 mi­llo­nes de eu­ros en tu­ris­mo, pe­ro na­die quie­re vi­si­tar un lu­gar don­de la vio­len­cia es par­te de la cul­tu­ra. Los due­ños de los su­per­mer­ca­dos es­tán acos­tum­bra­dos a te­ner una pis­to­la en la ca­ra al me­nos una vez al mes. En oc­tu­bre so­lo hu­bo 11 días en los que no ce­rra­ra al me­nos al­gu­na es­cue­la por cul­pa de la vio­len­cia. El 72% de los en­tre­vis­ta­dos en la ma­yor en­cues­ta del país, Da­ta­fol­ha, afir­mó que se mu­da­ría si pu­die­se.

Ni si­quie­ra el Car­na­val ha su­pues­to el ali­vio que ofre­cía an­tes. El Es­ta­do des­ple­gó 17.000 agen­tes, un 43% más que el año pa­sa­do, y aun así, es­te ya se co­no­ce co­mo el año del Car­na­val vio­len­to. Hay ví­deos vi­ra­les de jó­ve­nes gol­pean­do tu­ris­tas y re­por­ta­jes te­le­vi­si­vos de ti­ro­teos en mi­tad de las ce­le­bra­cio­nes. Aún no se han di­vul­ga­do las ci­fras, pe­ro las au­to­ri­da­des han avi­sa­do de que el nú­me­ro de ar­mas con­fis­ca­das por la po­li­cía era “in­creí­ble”, lo que ha obli­ga­do al Go­bierno a ac­tuar. El go­ber­na­dor de Río, Luiz Fer­nan­do Pe­zão, ha ad­mi­ti­do que ha­cían fal­ta más efec­ti­vos. “Sen­ci­lla­men­te, no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos”, di­jo. fren­ta­mien­to en­tre la mi­sión y la cla­se po­lí­ti­ca hon­du­re­ña a raíz de una in­ves­ti­ga­ción que im­pli­ca a de­ce­nas de dipu­tados. Unas pes­qui­sas que han de­ja­do so­la a la mi­sión fren­te a los ata­ques re­ci­bi­dos y el “pac­to de im­pu­ni­dad” se­lla­do en el Con­gre­so pa­ra im­pe­dir que la mi­sión de la OEA pue­da se­guir in­ves­ti­gan­do.

La di­mi­sión de Ma­yor pa­re­cía un he­cho anun­cia­do des­pués de la car­ta que el 14 de febrero en­vió Al­ma­gro al re­cién ele­gi­do pre­si­den­te Juan Or­lan­do Hernández y en la cual in­cluía un pá­rra­fo don­de cues­tio­na­ba la efec­ti­vi­dad de la mi­sión, así co­mo el es­fuer­zo re­gio­nal por im­par­tir jus­ti­cia de la or­ga­ni­za­ción. “A pe­sar de ha­ber te­ni­do re­cur­sos y ple­na li­ber­tad de ac­ción”, de­cía Al­ma­gro en su car­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.