Una vi­da tó­xi­ca a cin­co ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cie­rre de una fá­bri­ca

En Vi­lla In­fla­ma­ble la con­ta­mi­na­ción no solo se huele y se res­pi­ra. Tam­bién se ve y se to­ca. A los po­cos mi­nu­tos de es­tar en es­ta zo­na de­cla­ra­da in­ha­bi­ta­ble por la Cor­te Su­pre­ma ar­gen­ti­na en 2008, la ro­pa em­pie­za po­ner­se ne­gra. Son los res­tos de un enor­me po­lo pe­tro­quí­mi­co que es­tá a po­cos me­tros, el de Dock Sud, con 40 em­pre­sas con enor­mes chi­me­neas que echan al ai­re los re­si­duos du­ran­te las 24 ho­ras. Po­cos mi­nu­tos des­pués caen en for­ma de ce­ni­za tó­xi­ca so­bre es­tas ca­sas pre­ca­rias de cha­pa, ma­de­ra y un po­co de la­dri­llo don­de vi­ven 1.800 fa­mi­lias ro­dea­das de em­pre­sas quí­mi­cas y to­ne­la­das de ba­su­ra.

Es la zo­na ce­ro de la cuen­ca del Ria­chue­lo, la más con­ta­mi­na­da de Ar­gen­ti­na. Un lu­gar ha­bi­ta­do pe­ro ofi­cial­men­te in­vi­vi­ble a solo diez mi­nu­tos en co­che de la ca­pi­tal. Ha­ce mu­chos años que les han di­cho que no pue­den es­tar allí, pe­ro se que­dan por­que no en­cuen­tran al­ter­na­ti­va. “Lle­vo 30 años acá. No se va na­die. Al con­tra­rio. Vie­ne más gen­te. Cre­ce­mos”, cuen­ta Ju­dit, una ve­ci­na que or­ga­ni­za, con apo­yo de la agru­pa­ción Ba­rrios de Pie, el co­me­dor po­pu­lar Las Hor­mi­gui­tas, que da de me­ren­dar a unos 60 ni­ños por día. Lle­va 30 años en el ba­rrio. Aun­que pa­rez­ca inex­pli­ca­ble al re­co­rrer sus ca­lles de tie­rra des­bor­da­das por la ba­su­ra, o la la­gu­na ca­si fluo­res­cen­te que bor­dea las ca­sas, si­guen lle­gan­do ve­ci­nos. To­do es ale­gal aquí, así que el que en­cuen­tra un hue­co, mu­chas ve­ces so­bre aguas fé­ti­das que ta­pan con tie­rra, ha­ce su ca­sa y no tie­ne que pen­sar en los cré­di­tos y gas­tos que les van ex­pul­san­do de otras zo­nas mejores.

La vi­da se abre pa­so y al­gu­nos, co­mo el pa­ra­gua­yo Cé­sar, in­clu­so se con­si­de­ran afor­tu­na­dos por vi­vir en un es­pa­cio abier­to, aun­que es­té en­ca­jo­na­do en­tre ríos con­ta­mi­na­dos, in­dus­trias pe­sa­das y el mu­ro de la au­to­pis­ta. Pa­ra él, la con­ta­mi­na­ción no exis­te. “Mi­ra, ahí es­tá mi huer­to. To­do cre­ce bien y rá­pi­do. Y si cre­ce, es que no hay con­ta­mi­na­ción”, se­ña­la con su ló­gi­ca aplas­tan­te des­de lo al­to de su ca­sa, que es­tá am­plian­do.

A ori­llas del Ria­chue­lo hay unas 20.000 fa­mi­lias que han cons­trui­do sus vi­vien­das so­bre un ba­rro con­ta­mi­na­do, ex­pli­ca Da­niel Menéndez, lí­der de Ba­rrios de Pie, uno de los mo­vi­mien­tos so­cia­les más ac­ti­vos en es­tos lu­ga­res aban­do­na­dos. Los ve­ci­nos se afe­rran a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes por­que es lo úni­co que les que­da, y ellos bus­can fon­dos y pre­sio­nan al Go­bierno pa­ra ha­cer una la­bor de con­ten­ción que evi­ta que la si­tua­ción es­ta­lle. “Los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos ha­blan de una su­pues­ta re­cu­pe­ra­ción en Ar­gen­ti­na, pe­ro acá aba­jo no lle­ga. Na- die sa­le de las vi­llas, que si­guen creciendo. De­be­rían realo­jar­los des­de 2008, cuan­do la Cor­te Su­pre­ma de­ci­dió que era zo­na in­ha­bi­ta­ble, pe­ro no hay vi­vien­das pa­ra ellos”. Menéndez cul­pa de la si­tua­ción a to­dos, no solo al Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri. Vi­lla In­fla­ma­ble per­te­ne­ce a Ave­lla­ne­da, un mu­ni­ci­pio po­pu­lar del sur de Bue­nos Ai­res go­ber­na­do por los pe­ro­nis­tas.

“A los co­me­do­res vie­ne más gen­te y no solo chi­cos, tam­bién gen­te ma­yor. Hoy apa­re­cie­ron dos an­cia­nas, una de 97 años. Vie­nen tam­bién fa­mi­lias en­te­ras a bus­car la me­rien­da, un va­so de leche. Es­ta ima­gen no la ha­bía­mos vis­to des­de 2001”, asegura Ro­cío, pro­mo­to­ra de sa­lud de Ba­rrios de Pie, que ana­li­za to­dos los da­tos que acu­mu­lan con las 80.000 per­so­nas que tie­nen tra­ba­jan­do en las más de 4.000 vi­llas mi­se­ria en to­do el país y don­de vi­ven 1,3 mi­llo­nes de per­so­nas. Ro­cío in­sis­te en que esa re­cu­pe­ra­ción no lle­ga aba­jo. “La po­bre­za ha ba­ja­do del 32% al 28%, se­gún los da­tos ofi­cia­les, pe­ro el pro­ble- ma es que subió la in­di­gen­cia, y es­te es el pro­ble­ma prin­ci­pal. El 48% de los ni­ños en el co­n­ur­bano de Bue­nos Ai­res es­tán malnu­tri­dos. Las fa­mi­lias cons­tru­yen una die­ta pa­ra sa­ciar el ham­bre, no ri­ca en nu­trien­tes por­que no hay for­ma de te­ner una die­ta equi­li­bra­da con in­gre­sos tan de­te­rio­ra­dos”, ex­pli­ca. To­do es com­pli­ca­do en es­tas zo­nas aban­do­na­das a po­cos ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res. En oca­sio­nes los in­ten­tos de realo­jo han fra­ca­sa­do por en­fren­ta­mien­tos mor­ta­les. La pa­sión por Dock Sud y San Tel­mo, los dos clu­bes lo­ca­les, divide la zo­na. Los de un ba­rrio se nie­gan a vi­vir en el otro por mie­do a la vio­len­cia, y los realo­jos fra­ca­san. Las ba­ta­llas no son solo por el fút­bol, sino so­bre to­do por el con­trol del te­rri­to­rio.

“Acá to­do es­tá con­ta­mi­na­do: la tie­rra, el ai­re y el agua”, di­ce Ju­dit. Y en el pa­sa­do in­clu­so fue peor. “An­tes, con la plan­ta de co­que, veía­mos el de­ce­so de be­bés”, re­cuer­da. Las pro­tes­tas lo­gra­ron ce­rrar esa fá­bri­ca. Pe­ro no las de­más. Ca­da fa­mi­lia re­ci­be un bi­dón de agua po­ta­ble de cin­co li­tros por día pe­ro es in­su­fi­cien­te. En mu­chas vi­vien­das pre­ca­rias vi­ven ha­ci­na­dos pa­dres con cua­tro o cin­co hi­jos, y hay que ra­cio­nar el agua pa­ra be­ber, co­ci­nar y la­var­se por­que la que sa­le del gri­fo es muy tó­xi­ca. “El bi­dón de agua y una tar­je­ta ali­men­ta­ria de 200 pe­sos (ocho eu­ros) pa­ra ca­da fa­mi­lia, esa es la úni­ca res­pues­ta que ha da­do el Go­bierno a tra­vés de Acu­mar [en­te pú­bli­co de sa­nea­mien­to], es una ver­güen­za”.

Pa­ra cual­quie­ra que la vi­si­te des­de fue­ra, Vi­lla In­fla­ma­ble es un in­fierno. Pe­ro pa­ra Ju­dit y sus ve­ci­nos es su ca­sa de to­da la vi­da. Quie­ren ir­se, pe­ro no de cual­quier ma­ne­ra. Re­cla­man al Go­bierno un realo­jo en con­di­cio­nes que ca­da día pa­re­ce más le­jano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.