Con­tra el ma­chis­mo de re­creo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

los seis años las ni­ñas de­jan de con­si­de­rar­se tan lis­tas co­mo los ni­ños. El tra­ba­jo se hi­zo con 400 ni­ños de en­tre cin­co y sie­te años. En una de las prue­bas se le con­ta­ba a los ni­ños la his­to­ria de una per­so­na­muy in­te­li­gen­te sin de­cir­les el gé­ne­ro. A los cin­co años, los ni­ños atri­buían al pro­ta­go­nis­ta el gé­ne­ro mas­cu­lino y las ni­ñas, el fe­me­nino. A los seis y a los sie­te, mu­chas más ni­ñas ya de­cían que el pro­ta­go­nis­ta era un ni­ño. El otro es­tu­dio lo pu­bli­có Har­vard en 2002; a los alum­nos de un MBA se les en­tre­ga­ron co­pias de un tra­ba­jo de Hei­di Roi­zen, una in­ver­sio­nis­ta de ca­pi­tal ries­go, y a otros alum­nos co­pias del mis­mo tra­ba­jo pe­ro cam­bian­do el nom­bre de Hei­di por Ho­ward. El gru­po que le­yó el tra­ba­jo fir­ma­do por Ho­ward con­clu­yó que era un ti­po muy com­pe­ten­te con el que ape­te­cía tra­ba­jar, ade­más de pa­re­cer un buen hom­bre; el gru­po que le­yó el tra­ba­jo fir­ma­do por Hei­di la con­si­de­ró “muy po­lí­ti­ca”, cre­yó que so­bre to­do bus­ca­ba “su pro­pio be­ne­fi­cio”, que era “man­do­na” y, con­clu­yen­do, no ape­te­cía mu­cho tra­ba­jar con ella.

Al­ba Vi­lla­ra­vid es una chi­ca de 20 años que es­tu­dia en Lu­go. Su ex­pe­rien­cia es re­co­no­ci­ble. “Cuan­do te­nía 12 años y al­gu­nos pro­fe­so­res nos lla­ma­ban la aten­ción por lle­var ro­pa de­ma­sia­do cor­ta o ha­cían bur­la so­bre nues­tro ma­qui­lla­je, no lo en­ten­día. No en­ten­día lo que era ser se­xua­li­za­da a una edad en la que ni si­quie­ra ha­bía des­cu­bier­to mi se­xua­li­dad. Lue­go fue co­mún re­ci­bir fotos y ví­deos de chi­cas de mi ins­ti­tu­to des­nu­das que ha­bían man­da­do a al­gún chi­co en el que ha­bían con­fia­do. To­dos pen­sá­ba­mos lo mis­mo: ‘La cul­pa es su­ya por en­viar­las, va­ya gua­rra’. No sa­bía­mos de fe­mi­nis­mo, y ha­bía­mos cre­ci­do en una so­cie­dad que nos en­se­ña­ba que las mu­je­res son ob­je­tos se­xua­les”.

Son di­fe­ren­cias que per­pe­túan un sen­ti­do per­ver­so de los ro­les. Que pue­den desem­bo­car en la ado­les­cen­cia, nor­mal­men­te cuan­do em­pie­za a ha­ber atracción por el otro se­xo. Mer­ce­des Ro­dri­go Al­fa­ge­me fue du­ran­te mu­chos años je­fa de la uni­dad de Psi­quia­tría In­fan­til del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre. “En una re­la­ción la vio­len­cia se ejer­ce ya con una in­ten­cio­na­li­dad que sí pue­de lla­mar­se ma­chis­ta”. Pe­ro la vio­len­cia em­pie­za mu­cho an­tes, “cuan­do un ni­ño de tres o cua­tro años per­ci­be que hay otra per­so­na con una de­bi­li­dad. En­ton­ces pue­de ejer­cer­la. Con­tra una ni­ña o un ni­ño. Por­que ese ni­ño in­tu­ye que no va a ha­ber res­pues­ta, que su vio­len­cia no va a te­ner con­se­cuen­cias. Por tan­to va a ejer­cer un do­mi­nio, un so­me­ti­mien­to pa­ra que la otra per­so­na le obe­dez­ca”. ¿No es eso que pue­de ocu­rrir a los tres años una de­fi­ni­ción del ma­chis­mo adul­to? “Pue­de ser­lo, pe­ro a esas eda­des un ni­ño no lo ha­ce por­que su víc­ti­ma sea ni­ña. Lo que ha­ce por­que su víc­ti­ma es dé­bil”.

El fe­mi­nis­mo cre­ce, di­ce la pro­fe­so­ra Ire­ne Rial, y ese fe­mi­nis­mo de chi­cas de 15 y 16 años no es acom­ple­ja­do sino re­suel­to, en el que em­pie­zan a te­ner ca­bi­da chi­cos que no son se­ña­la­dos ni es­tig­ma­ti­za­dos “por los eter­nos ma­cho­tes de cla­se”, di­ce la so­ció­lo­ga Ruiz Re­pu­llo, y si lo son, se re­be­lan. Al­ba Vi­lla­ra­vid ob­ser­va que el ma­chis­mo en las au­las per­du­ra y cre­ce, pe­ro “tam­bién cre­ce nues­tra voz, nues­tra so­ro­ri­dad y es­pe­ro que po­co a po­co nues­tros de­re­chos”. Lo que an­tes era na­tu­ral em­pie­za a ser se­ña­la­do y de­nun­cia­do. A una ve­lo­ci­dad pe­que­ña pe­ro im­pa­ra­ble. Con la es­pe­ran­za de que las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes sean edu­ca­das ya de una for­ma ra­di­cal­men­te dis­tin­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.