La gran to­ma­du­ra de pe­lo li­te­ra­ria de Ro­main Gary

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La úni­ca ver­dad en la vi­da de Ro­main Gary es su obra. Y ya es mu­cho. Es­te es­cri­tor fran­cés de ori­gen ru­so (1914-1980) ha lo­gra­do no pa­sar de mo­da , pe­se a que el mun­do in­te­lec­tual fran­cés nun­ca se to­mó de­ma­sia­do en se­rio a es­te no­ve­lis­ta, di­plo­má­ti­co, hé­roe de la Li­be­ra­ción, ma­ri­do de la ac­triz Jean Se­berg, guio­nis­ta de Holly­wood, di­rec­tor de ci­ne, aven­tu­re­ro y res­pon­sa­ble de una de las ma­yo­res to­ma­du­ras de pe­lo li­te­ra­rias de la his­to­ria. Re­sul­ta im­po­si­ble sa­ber quién fue real­men­te Ro­main Gary, pe­ro es­tá cla­ro que, ca­si 40 años des­pués de su muer­te, es un au­tor más leí­do que la ma­yo­ría de sus con­tem­po­rá­neos.

En Es­pa­ña sal­drá a la ven­ta la se­ma­na que vie­ne una nue­va edi­ción de su no­ve­la Lady L. (Ga­la­xia Gu­ten­berg), mien­tras que en Fran­cia se es­tre­nó re­cien­te­men­te una pe­lí­cu­la ba­sa­da en su au­to­bio­gra­fía, La pro­me­sa del al­ba, con Char­lot­te Gains­bourg. Una nue­va tra­duc­ción al in­glés del li­bro que pu­bli­có po­co an­tes de sui­ci­dar­se, Las co­me­tas, le ha con­ver­ti­do en el pro­ta­go­nis­ta de lar­gos ar­tícu­los en la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, des­de The New York Ti­mes has­ta The New Yor­ker. Su aven­tu­ra vi­tal ha si­do ob­je­to de bio­gra­fías del pro­fe­sor de Prin­ce­ton Da­vid Be­llos y de la aca­dé­mi­ca fran­ce­sa Do­mi­ni­que Bo­na, de re­crea­cio­nes li­te­ra­rias de Nancy Mil­ford y Lau­rent Sek­sik. Y es­ta se­ma­na, Pe­rro blan­co, una de sus obras más co­no­ci­das, es­ta­ba en­tre los más ven­di­dos en Ama­zon Fran­cia.

Pe­ro, so­bre to­do, su mi­to se ba­sa en su bur­la del es­ta­blish­ment li­te­ra­rio fran­cés cuan­do se es­con­dió de­trás del seu­dó­ni­mo de Émi­le Ajar pa­ra pu­bli­car una se­rie de no­ve­las de enor­me éxi­to. De he­cho, es el úni­co es­cri­tor que ha ga­na­do dos ve­ces el Premio Gon­court, al­go que en teo­ría es­tá prohi­bi­do: con su nom­bre por Las raí­ces del cie­lo, una pro­fé­ti­ca no­ve­la eco­lo­gis­ta so­bre la ca­za de ele­fan­tes, y co­mo Ajar por La vi­da por de­lan­te, la his­to­ria de una su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to que se ocu­pa­ba de cui­dar a hi­jos de pros­ti­tu­tas en el ba­rrio po­pu­lar pa­ri­sien­se de Be­lle­vi­lle. Na­rra­da en pri­me­ra per­so­na por un ado­les­cen­te ára­be en un fran­cés in­só­li­to, se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un gran éxi­to li­te­ra­rio y su ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ga­nó el Os­car al me­jor fil­me de ha­bla no in­gle­sa. Has­ta su muer­te, no se des­cu­brió el en­ga­ño. Cuan­do se sui­ci­dó, el 2 de di­ciem­bre de 1980, Gary ha­bía de­ja­do al cui­da­do de su edi­tor, Ga­lli­mard, un ma­nus­cri­to en el que ex­pli­ca­ba la in­ven­ción de su seu­dó­ni­mo, una de­li­cia ti­tu­la­da

En él, ex­pli­ca que cuan­do al­gu­nos in­sis­tie­ron en que Gary y Ajar eran la mis­ma per­so­na, no les cre­ye­ron: “No que­rían sa­ber na­da: Gary era in­ca­paz de es­cri­bir al­go así. Era un au­tor cla­si­fi­ca­do, ca­ta­lo­ga­do, amor­ti­za­do”. Cua­tro dé­ca­das des­pués la vi­sión de su obra ha cam­bia­do.

“Ro­main Gary fue un es­cri­tor po­pu­lar en Fran­cia y sus gran­des li­bros siem­pre han es­ta­do dis­po­ni­bles”, ex­pli­ca por co­rreo elec­tró­ni­co su bió­gra­fo Da­vid Be­llos, tra­duc­tor y au­tor de re­tra­tos de Geor­ges Pe­rec y Bal­zac. El tí­tu­lo de su li­bro re­sul­ta to­da una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: Ro­main Gary: A Tall Story (Una his­to­ria in­ve­ro­sí­mil). “Pe­se a que fue un au­tor muy leí­do en los cin­cuen­ta y se­sen­ta en Es­ta­dos Uni­dos, la re­ve­la­ción del en­ga­ño de Ajar tras su sui­ci­dio le con­vir­tió en un per­so­na­je tó­xi­co pa­ra mu­chas edi­to­ria­les. Sin em­bar­go, ahora las co­sas es­tán cam­bian­do”, di­ce Be­llos.

La vi­da de Gary es una gran no­ve­la de aven­tu­ras, tan in­creí­ble co­mo la que des­cri­be en La pro­me­sa del al­ba. Gran par­te de lo que cuen­ta en ese li­bro no es cier­to, aun­que sus bió­gra­fos sos­tie- “Su re­sur­gi­mien­to co­mo un maes­tro tie­ne que ver con la re­va­lua­ción de la his­to­ria de la fic­ción fran­ce­sa de la pos­gue­rra”, ex­pli­ca su bió­gra­fo Da­vid Be­llos. “El le­ga­do in­te­lec­tual del no ha re­sis­ti­do la prue­ba del tiem­po. Gary, que nun­ca fue del gus­to de los ár­bi­tros li­te­ra­rios pa­ri­sien­ses, con los años se ha con­ver­ti­do en un es­cri­tor se­rio e in­no­va­dor, que tra­tó te­mas cru­cia­les”.

aca­ba así: “Me lo he pa­sa­do muy bien. Adiós y gra­cias”. nen que sus an­dan­zas reales son igual­men­te in­tere­san­tes. Na­ció co­mo Ro­man Ka­cew en una fa­mi­lia ju­día de Vil­na (hoy Li­tua­nia) cuan­do la ciu­dad for­ma­ba par­te del Im­pe­rio ru­so. Tras la I Gue­rra Mun­dial, la ciu­dad pa­só a Po­lo­nia. Allí cre­ció has­ta 1928, cuan­do su fran­có­fi­la ma­dre se ins­ta­ló en Ni­za con él des­pués de que su pa­dre les aban­do­na­se. La ob­se­sión de su ma­dre fue que su hi­jo triun­fa­se en el país de adop­ción, y mu­rió an­tes de ver­lo con­ver­ti­do en un es­cri­tor de éxi­to des­de sus pri­me­ros li­bros, en un com­pa­ñe­ro de la Li­be­ra­ción, miem­bro de la Le­gión de Ho­nor, en un hé­roe de la avia­ción ami­go de De Gau­lle y de An­dré Mal­raux, en un per­so­na­je cru­cial de la vi­da pú­bli­ca fran­ce­sa des­de los cin­cuen­ta has­ta su muer­te. Fue en­te­rra­do con to­dos los ho­no­res de un hé­roe.

Pro­fun­da­men­te po­lí­glo­ta, ha­bla­ba ru­so, po­la­co, yi­dis; es­cri­bía en fran­cés y en in­glés y se tra­du­cía a sí mis­mo en­tre las dos len­guas. Lady L. , que co­mo ca­si to­das sus no­ve­las fue lle­va­da al ci­ne ca­si in­me­dia­ta­men­te (por Pe­ter Us­ti­nov), es una clá­si­ca no­ve­la de Gary: di­ver­ti­da y con un per­so­na­je fe­me­nino muy fuer­te, que mez­cla la his­to­ria con la ima­gi­na­ción.

“Ten­go la im­pre­sión de ha­ber si­do vi­vi­do por mi vi­da”, de­cla­ró en una en­tre­vis­ta que se pu­bli­có pós­tu­ma­men­te. Pe­se a que su­frió enor­mes pe­rio­dos de de­pre­sión, era un hom­bre con mu­cho sen­ti­do del hu­mor, que lle­nó sus no­ve­las y su vi­da de ri­sas. En La pro­me­sa del al­ba cuen­ta que en su in­fan­cia se de­di­có al ma­la­ba­ris­mo y que lle­gó a ser muy bueno, pe­ro nun­ca fue ca­paz de man­te­ner en el ai­re más de seis pe­lo­tas a la vez. Uti­li­za es­to co­mo me­tá­fo­ra de la li­te­ra­tu­ra y la crea­ción al se­ña­lar que “in­clu­so los más gran­des de en­tre no­so­tros, co­mo Mal­raux, siem­pre se dan cuen­ta de que la última bo­la es­tá fue­ra de su al­can­ce y to­da su obra es­tá mar­ca­da por es­ta an­gus­tio­sa cer­te­za”. Gary, sin em­bar­go, fue ca­paz de po­ner en el ai­re mu­chas más bo­las de las que nun­ca cre­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.