Es­pa­ña de­be vol­ver al BCE

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es­pa­ña de­be re­cu­pe­rar su asien­to en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. En 2012, nues­tro país per­dió esa po­si­ción por­que Ra­joy apos­tó por un can­di­da­to sin per­fil ade­cua­do, cuan­do ha­bía otros nom­bres so­bre la me­sa que bien po­drían ha­ber reuni­do los apo­yos ne­ce­sa­rios. Ra­joy hi­zo pre­va­le­cer sus ses­gos ideo­ló­gi­cos y fra­ca­só, aun­que el cos­te lo asu­mió Es­pa­ña. La pa­sa­da se­ma­na, Luis de Guin­dos pre­sen­tó su pro­pia can­di­da­tu­ra. Re­sul­ta cuan­to me­nos ex­tra­ño que no fue­ra el pre­si­den­te o el mi­nis­tro-por­ta­voz quien lo hi­cie­ra. Esa pro­pues­ta se for­ma­li­zó sin in­ten­tar cons­truir una “can­di­da­tu­ra de país” y uno se pre­gun­ta si al­gu­na vez el Go­bierno tu­vo tal in­ten­ción. Pa­ra ese fin, ele­gir a un mi­nis­tro en ejer­ci­cio no era la me­jor op­ción, pe­ro tam­po­co pa­ra el éxi­to de la ope­ra­ción.

La com­pa­re­cen­cia de Luis de Guin­dos en el Par­la­men­to Eu­ro­peo la no­che del miér­co­les es bue­na prue­ba de ello. El mi­nis­tro asen­tó su can­di­da­tu­ra so­bre sus su­pues­tos éxi­tos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña. Su ges­tión en nues­tro país le va­li­da­ría co­mo can­di­da­to per­fec­to a la va­can­te del BCE. Y aquí es­tá el pro­ble­ma de fon­do.

Re­sul­ta ob­vio que nues­tra va­lo­ra­ción so­bre su ac­tua­ción, es­pe­cial­men­te du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2012 que nos con­du­jo al res­ca­te es terriblemente ne­ga­ti­va, mar­ca­da por de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas y reales de­cre­tos que dis­pa­ra­ron la in­cer­ti­dum­bre. Des­pués, tras el res­ca­te, Eu­ro­pa es­ta­ble­ció una ho­ja de ru­ta or­de­na­da aun­que el mi­nis­tro ha man­te­ni­do cier­ta dis- cre­cio­na­li­dad pa­ra to­mar al­gu­nas de­ci­sio­nes dis­cu­ti­bles en otras cri­sis más pun­tua­les. Sin pre­ten­der eva­luar aquí to­da su ges­tión, el PSOE no pue­de res­pal­dar ac­ti­va­men­te una can­di­da­tu­ra que se ha cons­trui­do so­bre los su­pues­tos éxi­tos per­so­na­les del mi­nis­tro. Re­sul­ta evi­den­te.

Di­cho es­to, es ob­vio que Es­pa­ña de­be re­cu­pe­rar ese pues­to y, por ello, los so­cia­lis­tas la­men­ta­mos pro­fun­da­men­te la ma­ne­ra en la que Ra­joy ha ges­tio­na­do es­te pro­ce­so. Hu­bie­ran si­do ne­ce­sa­rias con­ver­sa­cio­nes pre­vias en bus­ca de una per­so­na con ma­yor pro­ba­bi­li­dad de éxi­to, que hu­bie­ra po­di­do con­ci­tar, ade­más, un apo­yo am­plio tam­bién en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. En es­te sen­ti­do, el pro­pio Par­la­men­to vo­tó en con­tra del can­di­da­to pro­pues­to por el Eu­ro­gru­po en 2012 por los pro­ble­mas de equi­li­brio de gé­ne­ro en el BCE. Y des­de en­ton­ces se ha ma­ni­fes­ta­do en multitud de oca­sio­nes a fa­vor de co­rre­gir es­ta si­tua­ción. Ade­más, el per­fil del can­di­da­to pro­pues­to por Ir­lan­da, Phi­lip R. La­ne, ac­tual go­ber­na­dor de su ban­co cen­tral, plan­tea re­tos adi­cio­na­les pa­ra la can­di­da­tu­ra de un mi­nis­tro en ejer­ci­cio. Am­bas reali­da­des po­drían ha­ber ayu­da­do a pla­ni­fi­car otra es­tra­te­gia en be­ne­fi­cio de Es­pa­ña. La­men­ta­ble­men­te no se ha he­cho y en la com­pa­re­cen­cia par­la­men­ta­ria de am­bos can­di­da­tos con­fir­mé mis tri­bu­la­cio­nes. La­ne con­ci­tó un apo­yo am­plio, que yo no ce­le­bro y que hu­bie­ra desea­do pa­ra el can­di­da­to es­pa­ñol.

En fin, el lu­nes sa­bre­mos si el Eu­ro­gru­po respalda a Guin­dos. Per­so­nal­men­te le de­seo suer­te. Es­pa­ña no se me­re­ce un nue­vo fra­ca­so. Pe­ro co­mo ciu­da­dano, ni tan si­quie­ra co­mo so­cia­lis­ta, de­bo mos­trar mi frus­tra­ción por la ma­ne­ra sec­ta­ria con la que Ma­riano Ra­joy ha ges­tio­na­do es­te pro­ce­so, tal y co­mo hi­zo, por cier­to, en 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.