Mer­kel abre la ca­rre­ra de su su­ce­sión con una nueva ‘nú­me­ro dos’ en la CDU

El País (1ª Edición) - - PORTADA - De­ba­te in­terno

Mer­kel ase­gu­ró que la pro­pues­ta de Kramp-Ka­rren­bauer co­mo nú­me­ro dos en sus­ti­tu­ción del di­mi­ti­do Pe­ter Tau­ber cuen­ta con un gran apoyo in­terno. La ele­gi­da ex­pli­có que acep­ta el re­to que le pro­po­ne la can­ci­ller en “uno de los mo­men­tos po­lí­ti­cos más di­fí­ci­les de la his­to­ria de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral ale­ma­na” y pro­me­tió lan­zar un de­ba­te en pro­fun­di­dad sobre el pro­gra­ma del par­ti­do “des­de la ba­se ha­cia la cú­pu­la”.

Kramp-Ka­rren­bauer es cons­cien­te de que le to­ca pilotar un par­ti­do en ple­na re­de­fi­ni­ción de su iden­ti­dad, tras per­der el mo­no­po­lio de la de­re­cha ale­ma­na con la irrup­ción de Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia (AfD), que por pri­me­ra vez ha en­tra­do en el Par­la­men­to, con un 13% de los vo­tos. Ade­más, la frag­men­ta­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co ha im­pe­di­do has­ta aho­ra la for­ma­ción de un Go­bierno ca­si cin­co me­ses des­pués de las elec­cio­nes ga­na­das por la CDU.

La can­di­da­ta a se­cre­ta­ria ge­ne­ral es una po­lí­ti­ca de 55 años con­si­de­ra­da una cen­tris­ta den­tro del blo­que con­ser­va­dor de Mer­kel. El año pa­sa­do, fre­nó con una vic­to­ria re­gio­nal en el pe­que­ño Es­ta­do del Sa­rre (sur de Ale­ma­nia), don­de go­bier­na, el efec­to Schulz que ca­ta­pul­tó al par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta. Lle­var­la has­ta Ber­lín es in­ter­pre­ta­do en los círcu­los po­lí­ti­cos de la ca­pi­tal co­mo el mo­vi­mien­to que mar­ca el ini­cio de la fu­tu­ra su­ce­sión de la can­ci­ller. Su nom­bra­mien­to de­be ser aún apro­ba­do en el con­gre­so de la CDU que se ce­le­bra­rá el pró­xi­mo lunes, para vo­tar tam­bién el acuer­do de gran coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas. De con­fir­mar­se su elec­ción, se­ría la se­gun­da mu­jer, des­pués de Mer­kel, que ocu­pa la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do.

Por eso, el que a pri­me­ra vis­ta po­dría pa­re­cer un nom­bra­mien­to más den­tro del apa­ra­to de la for­ma­ción, es uno car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do y de in­ten­ción po­lí­ti­ca, en un mo­men­to cla­ve para el cen­tro­de­re­cha ale­mán. Mer­kel ga­nó las elec­cio­nes de sep­tiem­bre y es­tá pre­vis­to que go­bier­ne un cuar­to man­da­to. Pe­ro la san­gría de vo­tos que su­frió la CDU en las elec­cio­nes, pe­se a ga­nar los co­mi­cios con un 33%, in­ten­si­fi­có las ha­bi­tua­les crí­ti­cas a la can­ci­ller lle­ga­das de sus pro­pias fi­las. Mer­kel es acu­sa­da de es­co­rar el par­ti­do ha­cia el cen­tro y de va­ciar de con­te­ni­do la for­ma­ción con­ser­va­do­ra, que ha vis­to cómo ca­si un mi­llón de sus vo­tan­tes ha emi­gra­do a la ex­tre­ma de­re­cha. La ne­go­cia­ción para for­mar una nueva gran coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas (SPD), ce­rra­da ha­ce 12 días, ha ter­mi­na­do de ten­sar la cuer­da que une a un par­ti­do tra­di­cio­nal­men­te dis­ci­pli­na­do. El te­mi­do son­deo para mu­chos en Ale­ma­nia ha aca­ba­do por lle­gar. El par­ti­do ex­tre­mis­ta y an­tin­mi­gra­ción Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia (AfD) ha su­pe­ra­do por pri­me­ra vez en in­ten­ción de vo­to al so­cial­de­mó­cra­ta SPD. La en­cues­ta de In­sa pu­bli­ca­da por el diario

in­di­ca que AfD ob­ten­dría un 16% de los vo­tos fren­te al 15,5% del SPD, lo que su­po­ne, ade­más, un mí­ni­mo his­tó­ri­co para la so­cial­de­mo­cra­cia, en caí­da li­bre tras el es­ca­so 20,5% que ob­tu­vo en las elec­cio­nes del pa­sa­do sep­tiem­bre. El son­deo, que otor­ga al blo­que con­ser­va­dor de An­ge­la Mer­kel un 32% de los vo­tos, aña­de que los dos gran­des par­ti­dos ale­ma­nes no su­ma­rían aho­ra la ma­yo­ría su­fi­cien­te para for­mar una gran coa­li­ción. Mer­kel ce­dió to­ne­la­das de po­der y los prin­ci­pa­les mi­nis­te­rios al so­cio mi­no­ri­ta­rio (el SPD) para lo­grar que el acuer­do de go­bierno sa­lie­ra ade­lan­te, tras me­ses de pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca en Ber­lín. Las cir­cuns­tan­cias no han si­do, sin em­bar­go, un ate­nuan­te para las vo­ces crí­ti­cas, que pi­den en el par­ti­do re­no­va­ción de ca­ras y de con­te­ni­dos y un plan de su­ce­sión.

Kramp-Ka­rren­bauer cuen­ta con un am­plio apoyo den­tro de la CDU, pe­ro, aun así, su nom­bra­mien­to co­rre el pe­li­gro de irri­tar al ala más con­ser­va­do­ra del gru­po, que dis­po­ne tam­bién de candidatos a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en la es­pe­ra­da transición del ma­yor par­ti­do ale­mán.

Es­tá pre­vis­to que Mer­kel ha­ga pú­bli­ca una lis­ta de los candidatos a mi­nis­tros del pró­xi­mo Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción. El nue­vo Go­bierno de­be­ría ver la luz an­tes de Se­ma­na Santa, siem­pre y cuan­do los mi­li­tan­tes del SPD den su vis­to bueno en una con­sul­ta vin­cu­lan­te, cu­yo re­sul­ta­do se da­rá a co­no­cer el 4 de mar­zo. De fi­gu­rar en esa lis­ta de mi­nis­tra­bles al­gún re­pre­sen­tan­te del ala más de­re­chis­ta, los áni­mos en el par­ti­do po­drían apa­ci­guar­se. Si no, el con­gre­so del lunes pue­de de­ri­var en ca­tar­sis. una ex­pe­rien­cia muy va­lio­sa con vis­tas al pró­xi­mo Eje­cu­ti­vo.

La sin­to­nía en­tre Kramp-Ka­rren­bauer y la can­ci­ller es co­no­ci­da des­de ha­ce tiem­po, pe­ro fue la vic­to­ria sor­pre­sa y pro­vi­den­cial en las elec­cio­nes de su Es­ta­do en 2017 la que rom­pió el he­chi­zo del can­di­da­to so­cial­de­mó­cra­ta, Mar­tin Schulz, y desató los ru­mo­res sobre la po­si­ble su­ce­sión.

Pe­ro, pe­se a sus vir­tu­des, Kramp-Ka­rren­bauer es to­da­vía para mu­chos una po­lí­ti­ca de pro­vin­cias que has­ta aho­ra ha go­ber­na­do un Es­ta­do de un mi­llón de ha­bi­tan­tes. Re­sul­ta evi­den­te su fal­ta de ex­pe­rien­cia en la po­lí­ti­ca na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. De su ro­da­je en la ca­pi­tal los pró­xi­mos me­ses de­pen­de­rá su fu­tu­ro y tal vez tam­bién el de Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.