Trump abre la puer­ta a re­vi­sar los an­te­ce­den­tes de los com­pra­do­res

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La pre­sión de las pro­tes­tas ha lle­va­do a Do­nald Trump a un pri­mer ges­to de apoyo a me­di­das que re­fuer­cen el con­trol sobre las ar­mas tras la ma­tan­za de ado­les­cen­tes la se­ma­na pa­sa­da en un ins­ti­tu­to de Flo­ri­da. Trump, un pre­si­den­te muy cer­cano a la po­de­ro­sa Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle, res­pal­da la po­si­bi­li­dad de “me- jo­rar” el sis­te­ma fe­de­ral de su­per­vi­sión de an­te­ce­den­tes para los ciu­da­da­nos que quie­ran com­prar ri­fles o pis­to­las.

El re­pu­bli­cano ha­bló el pa­sa­do vier­nes con un se­na­dor de su par­ti­do, John Cornyn, sobre un pro­yec­to de ley que ha ela­bo­ra­do jun­to a otro le­gis­la­dor de­mó­cra­ta por el cual se re­for­za­ría que to­das las agen­cias fe­de­ra­les co­mu­ni- quen cual­quier de­li­to al Sis­te­ma Na­cio­nal de Com­pro­ba­ción de An­te­ce­den­tes. Ade­más, crea­ría in­cen­ti­vos para que los Es­ta­dos tam­bién lo ha­gan, al­go a lo que no es­tán obli­ga­dos. Esa fal­ta de uni­ver­sa­li­dad en los da­tos es un co­la­de­ro para que mu­chas per­so­nas pue­dan lo­grar un ar­ma pe­se a te­ner cau­sas cri­mi­na­les de­trás.

“Aun­que las con­ver­sa­cio­nes con­ti­núan y se es­tán con­si­de­ran­do cam­bios [a la pro­pues­ta le­gis­la­ti­va], el pre­si­den­te apo­ya los es­fuer­zos para me­jo­rar el sis­te­ma fe­de­ral de ve­ri­fi­ca­ción de an­te­ce­den­tes”, se­ña­ló la por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders.

Por tí­mi­do que re­sul­ta el ges­to, es un cam­bio de ac­ti­tud en un pre­si­den­te que no so­lo se ha mos­tra­do un fir­me defensor del sta­tu quo re­gu­la­to­rio sobre las ar­mas de fue­go, sino que al po­co de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca des­hi­zo una li­mi­ta­ción crea­da por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma por la cual una per­so­na con pro­ble­mas men­ta­les que­da­ba pri­va­da del de­re­cho a te­ner una.

En los 13 me­ses que lle­va Do­nald Trump en el Go­bierno de EE UU ha ha­bi­do ver­da­de­ros ba­ños de san­gre, co­mo el del pa­sa­do oc­tu­bre en un con­cier­to en Las Ve­gas, don­de un hom­bre acri­bi­lló al pú­bli­co des­de una ha­bi­ta­ción de ho­tel y ma­tó a 58 per­so­nas. Aquel fue el ti­ro­teo más san­grien­to de la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se. Le si­guió a las po­cas se­ma­nas una ma­tan­za de más de 20 fe­li­gre­ses en una igle­sia de Texas.

Pe­ro lo su­ce­di­do el miér­co­les en el Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas de Par­kland pa­re­ce ha­ber to­ca­do un re­sor­te di­fe­ren­te. Ayer, coin­ci- dien­do con el Día del Pre­si­den­te, una fes­ti­vi­dad na­cio­nal, un gru­po de es­tu­dian­tes se con­cen­tró fren­te a la Ca­sa Blan­ca para exi­gir a Trump que to­me me­di­das tras un fin de se­ma­na en el que las pro­tes­tas se su­ce­die­ron en Flo­ri­da, im­pul­sa­das por es­tu­dian­tes, al­gu­nos de ellos su­per­vi­vien­tes de la ma­sa­cre. La pre­gun­ta es si es­ta vez es­te im­pul­so no se que­da fre­na­do en se­co lue­go en el Con­gre­so, don­de los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos han pa­ra­do otras in­ten­to­nas.

El de­re­cho a te­ner ar­mas de fue­go es­tá con­sa­gra­do en la se­gun­da en­mien­da de la Cons­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se y los ciu­da­da­nos no lo dis­cu­ten, aun­que las en­cues­tas del Pew Re­search re­fle­jan que la mi­tad de la so­cie­dad sí es­tá de acuer­do en in­cor­po­rar cam­bios re­gu­la­to­rios que res­trin­jan el ac­ce­so en al­gu­nos ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.