El abo­ga­do de los tra­pos su­cios

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El guar­dián de Do­nald Trump se lla­ma Mi­chae­lD. Cohen. El abo­ga­do pri­va­do del pre­si­den­te lle­va años en­cu­brien­do los tra­pos su­cios del mag­na­te con acuer­dos mo­ne­ta­rios y la ayu­da de me­dios afi­nes. Su ta­rea se in­ten­si­fi­có du­ran­te el as­cen­so po­lí­ti­co de Trump y ex­plo­tó re­cien­te­men­te tras co­no­cer­se que Cohen pa­gó cien­tos de mi­les de dó­la­res a la ac­triz porno Stormy Da­niels para si­len­ciar su aven­tu­ra se­xual con el pre­si­den­te. Da­niels no es la pri­me­ra, ni tam­po­co la úl­ti­ma.

Des­de que fue con­tra­ta­do para la Or­ga­ni­za­ción Trump en 2006, Cohen se ha ga­na­do la con­fian­za del mag­na­te y le ha de­mos­tra­do leal­tad, ame­na­zan­do ru­ti­na­ria­men­te a quie­nes su­gie­ren po­seer in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra del re­pu­bli­cano y coor­di­nan­do pa­gos para ca­llar los se­cre­tos más ver­gon­zo­sos. A prin­ci­pios de 2016, el abo­ga­do des­min­tió las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual de una eje­cu­ti­va, Jill Harth, y apun­tó que ella mis­ma las re­co­no­ce­ría co­mo fal­sas. Harth con­tes­tó que el co­mu­ni­ca­do se ha­bía he­cho sin su co­no­ci­mien­to e in­sis­tió en que Trump le ha­bía aco­sa­do.

Ese mis­mo año, Cohen pa­gó, con su pro­pio di­ne­ro, 130.000 dó- la­res a Stormy Da­niels a cam­bio de que no co­men­ta­ra nun­ca su re­la­ción amo­ro­sa con Trump en 2006, al po­co tiem­po de ca­sar­se con Me­la­nia. Fue el pro­pio abo­ga­do el que, la se­ma­na pa­sa­da, ad­mi­tió ha­ber ges­tio­na­do el acuer­do en re­pre­sen­ta­ción del pre­si­den­te.

Aun­que su es­tra­te­gia va­ría, Cohen, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de The New York Ti­mes, com­bi­na ame­na­zas ver­ba­les con ofer­tas su­cu­len­tas: di­ne­ro y ar­tícu­los fa­vo­ra­bles en la red de dia­rios con­ser- va­do­res que per­te­ne­cen al con­glo­me­ra­do Ame­ri­can Media, cu­yos due­ños son ami­gos del abo­ga­do y de Trump. Ade­más de ser fuer­tes crí­ti­cos de sus opo­nen­tes po­lí­ti­cos y en­sal­zar sus lo­gros, es­ta com­pa­ñía se ha coor­di­na­do con Cohen para en­cu­brir al pre­si­den­te. La tác­ti­ca más ha­bi­tual: com­prar la ex­clu­si­va de los he­chos para lue­go no pu­bli­car na­da.

En agos­to de 2016, Cohen y sus alia­dos lle­ga­ron a un acuer­do con Ka­ren McDou­gal, una mo­de­lo de Play­boy que tam­bién fue aman­te del mag­na­te. La mu­jer se pu­so en con­tac­to, a tra­vés de su abo­ga­do, con Ame­ri­can Media, que com­pró la ex­clu­si­va y lue­go de­ci­dió no pu­bli­car­la, gra­cias a las bue­nas re­la­cio­nes en­tre su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Da­vid Pec­ker, y Trump. McDou­gal tam­bién acep­tó que nun­ca po­dría ha­blar de nin­gu­na re­la­ción su­ya con un hom­bre ca­sa­do. “Soy su ami­go, y ha­ría prác­ti­ca­men­te de to­do por él y por su fa­mi­lia”, de­fen­dió el abo­ga­do re­cien­te­men­te. Pe­se a que ya no es un em­plea­do de la Or­ga­ni­za­ción Trump, si­gue man­te­nien­do un víncu­lo cer­cano con pre­si­den­te y apa­gan­do los in­cen­dios que pue­dan sur­gir del agi­ta­do pa­sa­do de Trump co­mo fi­gu­ra de la te­le­rrea­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.