La fis­ca­lía so­pe­sa pe­dir la de­ten­ción de An­na Ga­briel si no acu­de al Su­pre­mo

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Es­tra­te­gia de de­fen­sa

An­na Ga­briel lle­va va­rios días en Sui­za, adon­de su­pues­ta­men­te via­jó para pre­pa­rar su es­tra­te­gia de de­fen­sa an­te la ci­ta de ma­ña­na en el Su­pre­mo. Pe­ro la CUP y el en­torno de Ga­briel han evi­ta­do en los úl­ti­mos días acla­rar si la ex­dipu­tada va a de­jar plan­ta­do al juez, tal y co­mo hi­cie­ron en su día Car­les Puig­de­mont y los cua­tro ex­con­se­je­ros hui­dos con él a Bru­se­las.

No obs­tan­te, las fuentes con­sul­ta­das apun­tan a que la di­ri­gen­te an­ti­ca­pi­ta­lis­ta va a que­dar­se en Sui­za, don­de ya dis­po­ne de un equi­po de ase­so­res con el que es­tá tra­ba­jan­do des­de ha­ce unos días. Si Ga­briel no acu­de al Su­pre­mo, el juez Lla­re­na se ve­ría en la te­si­tu­ra de de­ci­dir si pi­de la de­ten­ción in­me­dia­ta de la ex­dipu­tada.

Sui­za no es miem­bro de la UE, por lo que no es­tá aco­gi­da al pro­ce­di­mien­to de or­den eu­ro­pea de de­ten­ción que ri­ge en­tre los Es­ta­dos miem­bros y que se apli­có en el ca­so de Puig­de­mont. El juez es­pa­ñol ten­dría que pe­dir una or­den in­ter­na­cio­nal de ex­tra­di­ción que se ges­tio­na­ría a tra­vés de la In­ter­pol. El trá­mi­te, se­gún las fuentes con­sul­ta­das, es más com­pli­ca­do que en el ca­so de la eu­ro­or­den, pe­ro en­tre Sui­za y Es­pa­ña hay un lar­go his­to­rial de co­la­bo­ra­ción en ex­tra­di­cio­nes.

La de­ci­sión de pe­dir o no la ac­ti­va­ción de es­te me­ca­nis­mo co- rres­pon­de­ría al juez Lla­re­na, que de­be so­li­ci­tar­lo al Go­bierno es­pa­ñol para que es­te la tra­mi­te. La ley española es­ta­ble­ce que para pe­dir la ex­tra­di­ción de­be ha­ber una sen­ten­cia fir­me de con­de­na o un au­to de in­gre­so en pri­sión, por lo que el juez del Su­pre­mo ten­dría que de­cre­tar el en­car­ce­la­mien­to de Ga­briel an­tes de pe­dir su en­tre­ga. Y para or­de­nar el in­gre­so en pri­sión de la lí­der de la CUP de­be pe­dir­lo al­gu­na de las acu­sa­cio­nes (la Fis­ca­lía, Vox o la Abo­ga­cía del Es­ta­do). Fuentes de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do se­ña­la­ron ayer co- mo “pro­ba­ble” la po­si­bi­li­dad de que se so­li­ci­te al juez la de­ten­ción y en­car­ce­la­mien­to de la lí­der de la CUP si es­ta con­fir­ma su hui­da.

Lla­re­na, no obs­tan­te, po­dría de­can­tar­se por no ac­tuar has­ta que ha­ya dic­ta­do el au­to de pro­ce­sa­mien­to contra Ga­briel y el res­to de lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, co­mo ha de­ci­di­do ha­cer en el ca­so de Puig­de­mont. Es­ta po­si­bi­li­dad per­mi­ti­ría que la pe­ti­ción a la jus­ti­cia sui­za vi­nie­ra ya ava­la­da por to­das las pruebas y tes­ti­mo­nios que el juez es­tá in­cor­po­ran­do a la cau­sa para atar La ron­da de de­cla­ra­cio­nes an­te el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na, por la cau­sa contra el in­de­pen­den­tis­mo, con­ti­núa hoy con las com­pa­re­cen­cias del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Ar­tur Mas y la ex­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios por la In­de­pen­den­cia (AMI), la ex­con­ver­gen­te Neus Llo­ve­ras. Tan­to Mas co­mo la lí­der de los mu­ni­ci­pios pro­se­ce­sión es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por su par­ti­ci­pa­ción en los pre­pa­ra­ti­vos del re­fe­rén­dum ile­gal del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre. Mas aban­do­nó la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca el pa­sa­do mes de enero, al de­jar la pre­si­den­cia del PDeCAT. Llo­ve­ras es al­cal­de­sa de Vi­la­no­va i la Gel­trú (Bar­ce­lo­na) y fue dipu­tada en el Par­la­ment la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra. los in­di­cios de los de­li­tos que atri­bu­ye a ca­da uno de los in­ves­ti­ga­dos.

En el ca­so de Ga­briel, la in­ves­ti­ga­ción se cen­tra sobre to­do en los de­li­tos de re­be­lión y se­di­ción, ya que al no ser par­te del an­te­rior Go­vern ni de la Me­sa del Par­la­ment no pue­de te­ner res­pon­sa­bi­li­dad en la mal­ver­sa­ción que se atri­bu­ye a otros lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas. La le­gis­la­ción sui­za no con­tem­pla ni el de­li­to de re­be­lión ni el de se­di­ción, pe­ro cas­ti­ga con pe­nas de en­tre un año de cár­cel y ca­de­na per­pe­tua los “de­li­tos contra el Es­ta­do” o el in­ten­to de “cam­biar me­dian­te la vio­len­cia la Cons­ti­tu­ción” o se­pa­rar con vio­len­cia “par­te del te­rri­to­rio”.

Con el via­je a Gi­ne­bra, la CUP pre­ten­de “in­ter­na­cio­na­li­zar” el con­flic­to y lle­var­lo al te­rreno de la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos. La ex­dipu­tada ha es­ta­do pre­pa­ran­do su es­tra­te­gia de de­fen­sa jun­to al abo­ga­do sui­zo Oli­vier Pe­ter, que ha de­fen­di­do a miem­bros de la ban­da te­rro­ris­ta ETA y es­tá es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho pe­nal y ex­tra­di­cio­nes. Jun­to a las reunio­nes con el abo­ga­do sui­zo, Ga­briel y su equi­po se pre­pa­ran para dar la ba­ta­lla ju­rí­di­ca en las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos (TEDH). “Con­si­de­ra­mos ab­so­lu­ta­men­te cen­tral la di­men­sión in­ter­na­cio­nal que po­da­mos dar” a la “cau­sa ge­ne­ral que se ins­tru­ye en el Su­pre­mo”, di­jo la CUP en un co­mu­ni­ca­do al ad­mi­tir que Ga­briel se en­con­tra­ba en Sui­za. La ex­dipu­tada cuen­ta con el ase­so­ra­mien­to, ade­más, de una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción de Gi­ne­bra que man­tie­ne el con­tac­to con los me­dios sui­zos. La de­ci­sión sobre si acu­di­rá a de­cla­rar se da­rá a co­no­cer es­ta tar­de en una rue­da de pren­sa.

La ex­dipu­tada Mi­reia Bo­ya, impu­tada en la mis­ma cau­sa, sa­lió ayer en de­fen­sa de su com­pa­ñe­ra de fi­las. “Ga­briel no se es­ca­bu­lle de na­da”, di­jo en alu­sión al via­je de es­ta a Sui­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.