3.000 em­plea­dos del nar­co en La Lí­nea

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “Cier­ta éti­ca”

De una ca­la­da hon­da, Pe­pe —tez mo­re­na de mar­ca­das arru­gas, 62 años y nom­bre fic­ti­cio— se me­te en los pul­mo­nes un cóc­tel de ta­ba­co y ha­chís. “Hoy la mi­tad de to­do es­to se­ría mío, pe­ro lo de­jé. El ne­go­cio ha cam­bia­do mu­cho, ya no son nar­cos, son ase­si­nos”, re­co­no­ce mien­tras ex­ha­la una nar­có­ti­ca nu­be, en una lu­mi­no­sa ma­ña­na en la pla­ya de El To­ne­le­ro, en La Lí­nea de la Con­cep­ción (Cá­diz). Su par­si­mo­nia y sin­ce­ri­dad se co­ti­zan al al­za en el epi­cen­tro de la dro­ga del sur de Es­pa­ña, La Atu­na­ra. En pleno día y ar­ma­dos has­ta los dien­tes, po­li­cías y guar­dias ci­vi­les han en­tra­do a tro­pel en es­te ba­rrio. Ha caí­do una co­lla (ar­got au­tóc­tono para re­fe­rir­se a una ban­da de tra­fi­can­tes) y hay 13 de­te­ni­dos. Los ve­ci­nos se arre­mo­li­nan al­re­de­dor. Al­gu­nos, cal­dea­dos, gri­tan “chi­va­tos” a po­li­cías y pe­rio­dis­tas.

“Ha­béis es­co­gi­do un mal día. De­béis te­ner cui­da­do”, re­co­no­ce Pe­pe, lan­che­ro de ha­chís en los ochen­ta que di­ce es­tar ya re­ti­ra­do. Sen­ta­do en el pre­til de la pla­ya, el li­nen­se con­tem­pla­ba el pa­sa­do jue­ves la es­ce­na, co­mo si no fue­se con él. El ope­ra­ti­vo no pa­re­ce ca­sual. Des­pués de que 20 en­ca­pu­cha­dos asal­ta­sen el hos­pi­tal lo­cal para lle­var­se a un nar­co, era pe­ren­to­ria otra es­to­ca­da a la nar­coe­co­no­mía, des­ple­ga­da con agre­si­vi­dad y ale­vo­sía, en el Cam­po de Gi­bral­tar. Tan so­lo en La Lí­nea, con 63.278 ha­bi­tan­tes, los sin­di­ca­tos policiales es­ti­man que exis­ten unas 30 ban­das con más de 3.000 co­la­bo­ra­do­res di­rec­tos. “Se han echa­do a la po­ca ver­güen­za. Son ma­fias a las que les da igual ma­tar o que les ma­ten”, aña­de Pe­pe.

“El ni­ño se ha he­cho gran­de. Em­pe­zó con el tra­pi­cheo, si­guió con el con­tra­ban­do de ta­ba­co y lle­gó al ha­chís”. Juan Fran­co, al­cal­de de La Lí­nea, re­su­me lo que es­tá ocu­rrien­do en su pue­blo. Ciu­dad fron­te­ra por par­ti­da do­ble (con Gi­bral­tar y Ma­rrue­cos), es la puer­ta de en­tra­da del cho­co­la­te en Eu­ro­pa. En 2017, se aprehen­die­ron 145.372 ki­los de ha­chís fren­te a los 100.423 de 2016, lo que su­po­ne un in­cre­men­to cer­cano al 45%, con 755 de­te­ni­dos, se­gún re­co­no­ció ayer el mi­nis­tro del Interior, Juan Ignacio Zoi­do, en su vi­si­ta a la lo­ca­li­dad. Pe­ro aun­que el mi­nis­tro se em­pe­ñe en re­sal­tar que la zona “no va a es­tar do­mi­na­da por los nar­co­tra­fi­can­tes”, los res­pon­sa­bles de con­te­ner­los sobre el te­rreno tie­nen una vi­sión dis­tin­ta. “Hay un evi­den­te au­men­to de la agre­si­vi­dad. Em­bis­ten, usan ar­mas y van sin pie­dad”, di­ce Ma­ca­re­na Arro­yo, fis­cal an­ti­dro­ga del Cam­po de Gi­bral­tar. Cria­dos en fa­mi­lias de ga­yum­be­ros —pa­la­bra lo­cal para re­fe­rir­se al que tra­fi­ca con dro­ga—, el ac­tual nar­co li­nen­se ha apren­di­do el oficio de sus ma­yo­res y lo ha lle­va­do a otro ni­vel. “No es que quie­ra dar una ima­gen ro­mán­ti­ca, pe­ro la an­te­rior ge­ne­ra­ción te­nía cier­ta éti­ca”, re­co­no­ce Fran­co. Pe­pe re­co­rría 14 ki­ló­me­tros “para ba­jar­se al mo­ro” en una pa­te­ra y traer no más de dos o tres far­dos de ha­chís. Tra­ba­ja­ba para je­fes que pre­fe­rían pa­sar des­aper­ci­bi­dos y, aun­que a él nun­ca le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.