1992, el año del cam­bio en Es­pa­ña

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Los chi­cos

La re­la­ción con los chi­cos, que apa­re­cen cons­tan­te­men­te en el diario, tam­bién es una mues­tra de cómo era la edu­ca­ción que se re­ci­bía en­ton­ces. “Cuan­do lo vol­ví a leer sen­tí un po­co de ver­güen­za: ¡Cómo po­día­mos es­tar tan ob­se­sio­na­das con los chi­cos! Creo que éra­mos una ge­ne­ra­ción que es­ta­ba en esa red pe­ga­jo­sa del ro­man­ti­cis­mo. Pe­ro aho­ra me ha­ce mu­cha gra­cia”, afir­ma. De he­cho, en to­do el diario no hay na­da de se­xo ex­plí­ci­to, más allá de unos be­sos. No pre­ten­de ha­cer un ejercicio de nos­tal­gia con es­te li­bro. “No, yo creo que aho­ra va­mos a ha­blar bas­tan­te de los no­ven­ta por­que ya hay distancia y tam­bién por­que la gen­te que vi­vió eso de una ma­ne­ra in­ten­sa y quie­re ha­blar de ello ya tie­ne una edad. Son pe­rio­dis­tas con nom­bre en los pe­rió­di­cos, son nues­tros po­lí­ti­cos de aho­ra… Pa­blo Igle­sias es del 78, Al­bert Rivera del 79, Íñi­go Erre­jón tam­bién es­tá ahí… Es una ge­ne­ra­ción que em­pie­za a te­ner voz y cier­ta au­to­ri­dad. Y por­que to­ca re­vi­sar, aun­que no nos de­jen”, ma­ni­fies­ta. rar a la po­se­sión de las vir­tua­li­da­des que la com­ple­ta­rían: “Hay que te­ner un al­ma, y para te­ner­la hay que ha­cer­la”. Con fra­ses co­mo es­ta, Sou­riau se es­for­za­ba en pro­po­ner que el in­di­vi­duo, a tra­vés de un pro­ce­so dia­léc­ti­co, y de un per­fec­cio­na­mien­to pro­gre­si­vo, in­ten­ta­ra apro­xi­mar­se lo más po­si­ble a su pro­pio ser, aun cuan­do es­te, a la larga, fue­ra a que­dar siem­pre in­com­ple­to.

Su in­ven­ta­rio de for­mas de vi­da pue­de ser vis­to hoy en día co­mo un ad­mi­ra­ble tra­ta­do sobre el “plu­ra­lis­mo exis­ten­cial”, un tra­ta­do muy cer­cano a las ideas de Hof­mannst­hal y, sin sa­ber­lo (no lo ha­bía leí­do), de Fer­nan­do Pes­soa, para quien, co­mo lue­go se su­po, vi­vir era “un error me­ta­fí­si­co de la ma­te­ria”. De ahí que Da­vid La­pou­ja­de en Las exis­ten­cias me­no­res nos pre­gun­te quién cree­mos que po­dría “desear exis­tir más”, si al­guien co­mo Pes­soa que se sen­tía pri­va­do de esa po­si­bi­li­dad de ser, o un vir­tual an­sio­so de más reali­dad, es de­cir, al­guien que, in­grá­vi­do co­mo no­so­tros, an­de por ahí con la pul­sión de que­rer exis­tir más in­ten­sa y más ver­da­de­ra­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.