El cu­le­brón ‘country’ en­fun­da la gui­ta­rra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Nash­vi­lle na­ció en 2012 co­mo la his­to­ria de una ri­va­li­dad en­tre dos di­vas del country. La ve­te­ra­na Ray­na Jay­mes, in­ter­pre­ta­da por Con­nie Brit­ton, veía pe­li­grar su rei­na­do con la lle­ga­da de la jo­ven y am­bi­cio­sa Ju­liet­te Bar­nes (Hay­den Pa­net­tie­re). Al­re­de­dor de ellas, una cons­te­la­ción de per­so­na­jes re­fle­ja­ban las di­fi­cul­ta­des para con­se­guir el triunfo, con es­ta­cio­nes que in­cluían de con­cier­tos ín­ti­mos en un ca­fé a gi­ras mas­to­dón­ti­cas, pa­san­do por la ne­ce­si­dad de pro­mo­cio­nar­se en las re­des so­cia­les o cómo afron­tar los pe­li­gros de la fa­ma.

La fic­ción, cu­ya sex­ta y úl­ti­ma tem­po­ra­da emi­te Mo­vis­tar Se­ries (vier­nes, 23.50), su­ma a ese con­tex­to mu­si­cal tra­mas de cu­le­brón en las que ha ha­bi­do de to­do, des­de aco­sa­do­res has­ta co­rrup­ción po­lí­ti­ca, in­clu­yen­do en­fer­me­da­des, de­pre­sio­nes pos­par­to, amo­res y desamo­res, bo­das o ac­ci­den­tes de co­che y de avión. Y, por su­pues­to, country in­ter­pre­ta­do por sus pro­ta­go­nis­tas, que in­clu­so han par­ti­ci­pa­do en gi­ras por EE UU con los te­mas de la se­rie.

El ca­mino de Nash­vi­lle ha re­sul­ta­do pe­dre­go­so. Cuan­do su cuar­ta tem­po­ra­da es­ta­ba a pun­to de con­cluir, la ca­de­na ABC de­ci­dió no re­no­var­la. El ca­nal CMT, es­pe­cia­li­za­do en country, la res­ca­tó con cam­bios en el equi­po de pro­duc­to­res y guio­nis­tas. Y a me­dia­dos de la quin­ta en­tre­ga se mar­chó Con­nie Brit­ton.

“Fue­ron cam­bios muy gran­des que afec­ta­ron a la se­rie por fue­ra y por den­tro”, cuen­ta Char­les Es­ten, quien en­car­na al can­tan­te Dea­con Clay­bour­ne, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con EL PAÍS. “Para Dea­con, Ray­na cam­bió su vi­da mu­chas ve­ces y le ha he­cho más fuer­te. Aho­ra la cues­tión es si ese amor le ha he­cho tan fuer­te co­mo para so­bre­vi­vir in­clu­so sin ella”, aña­de.

Es­ten, quien lle­va en la se­rie des­de su ini­cio, des­ta­ca que los asun­tos que ha tra­ta­do Nash­vi­lle tie­nen re­so­nan­cia más allá de la fic­ción: “Para no­so­tros pue­de que so­lo sean tra­mas, pe­ro para mu­cha gen­te son co­sas por las que han pa­sa­do en su vi­da. Ha­blo de las adic­cio­nes de Dea­con o de la lu­cha contra el cán­cer o la muer­te de su her­ma­na. Y aho­ra es­tá ha­cien­do fren­te a al­go por lo que ha pa­sa­do mu­chí­si­ma gen­te: cómo se­guir ade­lan­te cuan­do pier­des a quien pen­sa­bas que siem­pre es­ta­ría ahí”.

Pe­se al ca­mino com­pli­ca­do de la se­rie y las vuel­tas que han da­do sus his­to­rias y per­so­na­jes, ha lo­gra­do com­ple­tar seis en­tre­gas y ten­drá un fi­nal pla­nea­do, lo que no to­das las pro­duc­cio­nes con­si­guen. “Tu­vi­mos mu­cha suer­te de es­tar en una gran ca­de­na en abier­to don­de fui­mos al­go di­fe­ren­te. Y no so­lo por­que ha­ya mú­si­ca; hay otras se­ries con mú­si­ca. Ha­bía mu­chos mo­men­tos muy reales sobre lo que es vi­vir en una ciu­dad co­mo Nash­vi­lle, que es un per­so­na­je más”, pro­si­gue el in­tér­pre­te.

“Nues­tra otra ar­ma ha si­do la mú­si­ca. En otras se­ries, cuan­do vas a lle­gar a una es­ce­na de al­to con­te­ni­do dra­má­ti­co, so­lo tie­nes los diá­lo­gos. En la nues­tra, cuan­do te que­das sin pa­la­bras, co­ges la gui­ta­rra, can­tas una can­ción y pue­des pro­fun­di­zar más en la emo­ción de ese mo­men­to. La mú­si­ca ha si­do un pun­to de co­ne­xión muy im­por­tan­te con nues­tra au­dien­cia”, opi­na Es­ten, tam­bién can­tan­te.

Aho­ra, con Dea­con tra­tan­do de reha­cer su vi­da y Ju­liet­te bus­can­do un sen­ti­do a la su­ya mien­tras cae en ma­nos de una sec­ta, Nash­vi­lle se acer­ca a su fi­nal. “To­do lo bueno se aca­ba y es­to ha si­do muy, muy bueno. So­lo pue­do sen­tir­me in­creí­ble­men­te agra­de­ci­do. Lle­vo mu­chos años co­mo ac­tor y nun­ca ha­bía lo­gra­do te­ner una se­gun­da tem­po­ra­da”, re­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.