CLAVES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Pa­ra ilus­trar de ma­ne­ra grá­fi­ca lo que pa­sa con las re­for­mas que aca­ban yén­do­se de las ma­nos a los po­lí­ti­cos que las pro­mue­ven sir­va la ima­gen del tu­bo de pas­ta de dien­tes: una vez sa­le la pas­ta, no hay ma­ne­ra de de­vol­ver­la a su re­ci­pien­te. Es­to sig­ni­fi­ca que no hay mar­cha atrás y las re­for­mas no pue­den des­ha­cer­se, aun­que el cam­bio en las re­glas de juego aca­be per­ju­di­can­do a quie­nes lo im­pul­sa­ron.

La ima­gen del tu­bo y la pas­ta de dien­tes se ha uti­li­za­do pa­ra ex­pli­car lo ocu­rri­do con la des­cen­tra­li­za­ción del po­der a go­bier­nos re­gio­na­les o lo­ca­les. Quie­nes la pu­sie­ron en mar­cha creían po­der con­tro­lar el pro­ce­so, di­se­ña­do en mu­chos ca­sos pa­ra afian­zar el po­der del Go­bierno cen­tral. Pe­ro la reforma modifica el re­par­to de po­der y el es­ce­na­rio cam­bia pa­ra siem­pre: hay nue­vos ac­to­res po­lí­ti­cos con re­cur­sos y ca­pa­ci­dad pa­ra mol­dear la reali­dad se­gún sus in­tere­ses.

En po­lí­ti­ca, la in­ge­nie­ría ins­ti­tu­cio­nal con­lle­va in­cer­ti­dum­bres. Los lí­de­res po­lí­ti­cos pue­den pre­ver al­gu­nas con­se­cuen­cias del cam­bio en las re­glas de juego, pe­ro no to­das. Un ejem- plo es la reforma del sis­te­ma elec­to­ral que im­pul­san Ciu­da­da­nos y Po­de­mos. Una par­te de sus efec­tos es pre­de­ci­ble: ele­gir una fórmula elec­to­ral dis­tin­ta a D’Hont mo­di­fi­ca­rá me­cá­ni­ca­men­te la re­la­ción en­tre vo­tos y es­ca­ños.

Sin em­bar­go, la di­men­sión psi­co­ló­gi­ca de di­chos cam­bios, co­mo la reac­ción de los po­lí­ti­cos, es me­nos pre­vi­si­ble. Cuan­do las re­glas fa­vo­re­cen a los par­ti­dos gran­des, co­mo aho­ra, los po­lí­ti­cos tien­den a com­pe­tir ba­jo las si­glas que ten­gan más po­si­bi­li­da­des de ga­nar. En cam­bio, si la fórmula elec­to­ral cam­bia y es­tar en un par­ti­do gran­de de­ja de te­ner pre­mio, en­ton­ces sa­lir­se de esa for­ma­ción y pre­sen­tar­se con una es­ci­sión pue­de ser una me­jor op­ción, co­mo apun­ta el so­ció­lo­go Al­ber­to Penadés.

¿Se ima­gi­nan una reforma elec­to­ral que ex­pon­ga a los par­ti­dos a es­ci­sio­nes in­ter­nas? No es­tá cla­ro que es­to pu­die­ra ocu­rrir con la pro­pues­ta ac­tual. Pe­ro re­pre­sen­ta bien el ti­po de con­se­cuen­cias di­fí­ci­les de pre­ver cuan­do cam­bian las re­glas de juego. El cálculo de quién gana o pier­de con las re­for­mas nun­ca es per­fec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.